James Harden, junto a su compañero de los Rockets,  Eric Gordon, opinó que la
James Harden, junto a su compañero de los Rockets, Eric Gordon, opinó que la "falta de energía" llevó a su equipo a la derrota. (AP)

Houston - El escolta estrella de los Rockets de Houston, James Harden, dijo sentirse "frustrado" por la manera como habían quedado eliminados ante los Warriors de Golden State, tras perder el séptimo y decisivo partido por 92-101, pero admitió que al final al equipo le falta la energía extra que necesitaba.

"La ausencia de Chris Paul nos impidió que al final tuviésemos esa energía extra que era necesaria para superar a un rival como los Warriors", destacó Harden, quien a pesar de acabar el partido con 32 puntos, máximo encestador de los Rockets, volvió a fallar en los momentos decisivos y no estuvo inspirado en los tiros desde fuera del perímetro, falló 11 de 13. "Lo que está claro es que al final no logramos los puntos que necesitamos para ganar".

Pero James señaló que el equipo tuvo "oportunidades" en el sexto y séptimo partido para ganarlos, pero no las aprovecharon, aunque dijo que también había que darles crédito a los Warriors que anotaron algunas canastas "decisivas".

Tampoco el resto del equipo estuvo inspirado en los tiros desde fuera del perímetro al anotar apenas 7 de 44, un 16 por ciento de acierto, algo que el entrenador de los Rockets, Mike D'Antoni, admitió que fue una de las razones por las que perdieron el partido.

"Cuando en la segunda parte, la defensa de los Warriors fue mejor e hicieron mejor trabajo con Chris Capela dentro de la pintura, nuestra opción de los tiros exteriores tampoco resultó al no estar inspirados", destacó D'Antoni.

Al margen de la derrota y haber perdido la oportunidad de ver a los Rockets de nuevo en unas Finales de la NBA desde 1995, D'Antoni dijo sentirse "orgulloso" de como el equipo respondió toda la temporada.

"Me quedo con la manera como todo los jugadores lucharon de principio a fin, al margen del resultado final", subrayó D'Antoni. "Me siento orgulloso de todo lo que logramos y ahora lo que tenemos que hacer es trabajar con las cosas buenas para superar todo lo que hicimos mientras estuvimos en la competición".

D'Antoni tuvo un recuerdo especial para Paul, de quien dijo que sentía lo mal que lo estaba pasando al no haber podido ayudar al equipo a conseguir el gran objetivo, pero el hecho de haber estado con ellos había sido una de las mejores experiencias como profesional.

"No tengo ninguna duda que va volver mejor que nunca la próxima temporada y eso significará que nosotros también seremos mejor equipo", agregó D'Antoni. "Es normal que ahora haya desolación y frustración entre toda la plantilla, pero luego veremos las cosas de una manera más fría y objetiva, al igual que los directivos, y estoy convencido que volveremos más fuerte".

D'Antoni también reconoció que los Warriors al final mostraron el por qué son los actuales campeones de la NBA y estaba convencido que de nuevo tendrían grandes posibilidades de revalidar el título porque no sólo tienen a cuatro grandes estrellas sino que además su sistema de juego es muy bueno y el entrenador Steve Kerr hacía un trabajo "excepcional".

"Tenemos que darle crédito a lo que han conseguido los Warriors, tanto como equipo y organización", valoró D'Antoni. "Pero lo bueno para nosotros es que cada vez estamos más cerca de ellos como demostramos durante toda la serie".

Sin embargo, D'Antoni dijo que era el momento de quitarse el sombrero ante los Warriors porque han puesto muy alto el listón dentro de la NBA y eso debe ayudar al resto de los equipos a superarse y hacer mejor las cosas de cara a conseguir derrotarlos.



💬Ver 0 comentarios