Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los rostros apesadumbrados de los compañeros de equipo del centro de los Vaqueros de Bayamón, Robert Traylor, no dejaban lugar a dudas: el ‘Tractor’ había muerto de forma inesperada.

Reunidos en el pasillo que conducía al apartamento que había alquilado en el condominio Marbella del Caribe Este, en Isla Verde, se miraban entre sí con gestos sombríos mientras conversaban en voz baja. Algunos murmuraban por sus celulares. Seguramente, les contaban a sus allegados que la terrible noticia que ya corría como pólvora por los medios era cierta.

Entre los jugadores que se reunieron allí se encontraban Terrence Shanonn, Christian Dalmau, Javier Mojica, Carmelo Lee, Bobby Joe Hatton y Orlando ‘Guayacán’ Santiago.

Aunque en un principio los jugadores no quisieron dar declaraciones, una vez abandonaron el edificio, se desbordaron en elogios para su fenecido compañero.

El primero fue Santiago, quien describió a Traylor como un “excelente hombre y tremendo ser humano”.

“Dentro y fuera de la cancha siempre daba el bien. Es chocante. Me sorprende esta situación. Que pase aquí, que no esté su familia. Deja un niño, una niña, una familia y unas amistades que lo queríamos un montón. Pero nada, estaba pa' él. Es bien lamentable y siento mucho la situación”, dijo Santiago

El capitán del equipo bayamonés, Christian Dalmau, lamentó profundamente la muerte de su compañero.

“Ha sido duro para los jugadores ya que llevamos dos años con él, y más que jugador fue tremendo ser humano y todas las memorias bonitas que tenemos de él. Es un momento bien duro, un momento bien difícil. Todas nuestras condolencias están con su familia, que es lo más importante ahora. El baloncesto pasó a un segundo plano. Era tremendo ser humano, teníamos tremenda relación con él y va a dejar un hueco bien grande en nuestro corazón. Lo vamos a recordar por lo que siempre fue con nosotros”, dijo llorando.

Por su parte, Bobby Joe Hatton recordó lo alegre que era su compañero.

“Lo bueno de Tractor es que siempre estaba alegre, riéndose, haciendo bromas. Le gustaba pasarla bien más que nada. De verdad que fue un honor (jugar con él)”, puntualizó.


💬Ver 0 comentarios