Kawhi Leonard será agente libre desde el 30 de junio, por lo que podría abandonar a los Raptors tras apenas una sola temporada. (AP / Ezra Shaw) (semisquare-x3)
Kawhi Leonard será agente libre desde el 30 de junio, por lo que podría abandonar a los Raptors tras apenas una sola temporada. (AP / Ezra Shaw)

Señalar al alero Kawhi Leonard como la principal diferencia entre esta edición de los Raptors de Toronto y los equipos previos que fracasaron repetidamente en las pasadas cinco postemporadas no es desacertado.

Sin embargo, decir que ha sido el único factor, no sería del todo cierto.

Los Raptors, con ventaja de 3-1 sobre los Warriors de Golden State, buscarán esta noche coronarse como los nuevos monarcas de la NBA cuando sean anfitriones del quinto juego a las 9:00 de la noche. Toronto puso en jaque a los bicampeones con un triunfo de 105-92 el viernes en Oakland.

Y aunque fueron varias las movidas realizadas por la gerencia durante el tiempo muerto y en medio de la temporada 2018-2019 para tener al equipo en esta posición privilegiada, lo cierto es que tampoco sería descabellado darle la mayor parte del crédito a Leonard.

Con 36 puntos y 12 rebotes el viernes, Leonard colocó a los Raptors en posición de dejar atrás un pasado nefasto que convirtió al equipo en objeto de burlas, pues llevaban cinco años yendo a playoffs solo para quedarse cortos una y otra vez.

Como muestra de su valor, Leonard se unió el viernes a un exclusivo grupo de solo cinco canasteros que han registrado 14 partidos anotando 30 puntos o más en una misma postemporada. El grupo lo encabezan Michael Jordan y Kobe Bryant, quienes lo hicieron en dos ocasiones cada uno.

Además, si se toma en cuenta que Leonard está promediando 31.1 puntos por juego con 9.1 rebotes y 3.9 asistencias en los playoffs, cobra mayor valor todo lo que ha logrado Toronto en esta campaña.

LeBron en el camino

Toronto se clasificó a los playoffs de 2014 y de 2015 en la tercera y cuarta posición del Este, respectivamente, pero se eliminó rápidamente en primera ronda en ambas ocasiones.

En el 2016, los Raptors terminaron la temporada regular como el segundo mejor equipo de su conferencia y llegaron más lejos, hasta la final del Este. Pero tropezaron con unos Cavaliers de Cleveland comandados por LeBron James y se eliminaron, 4-2. Un año después fueron barridos 4-0 en segunda ronda por Cleveland.

Pero la principal decepción ocurrió el año pasado, en la temporada 2017-2018, cuando luego de concluir primeros en el Este con récord de 59-23, los Raptors se eliminaron una vez más en segunda ronda, y otra vez vía barrida ante LeBron y Cleveland. Esto resultó en burlas en las redes sociales, al nivel de que bautizaron a la ciudad como “LeBronto”.

Pero al James irse a Los Ángeles tras firmar con los Lakers, se abrió una ventana que los Raptors aprovecharon.

Cambios radicales

El gerente general Masai Ujiri entró en acción como uno de esos héroes tras bastidores que tienen a los Raptors disputando por primera vez un cetro de la liga en 24 campañas. Ujiri, un exjugador que luego de su retiro se convirtió en escucha, hizo varias movidas que hasta ahora han rendido dividendos al conseguir que su equipo adelantara a la final.

En primer lugar, despidió al Dirigente del Año, Dwane Casey, y nombró a Nick Nurse, quien no tenía experiencia en la NBA como dirigente en propiedad.

Como si fuera poco, salió de su jugador franquicia DeMar DeRozan, mediante un cambio con San Antonio. Trajo en ese cambio a Leonard, un jugador que solo podía retener por un año pues será agente libre al concluir esta campaña. Esa transacción de julio pasado también le trajo a Danny Green. Meses después, redondeó el equipo al adquirir en la fecha límite de cambios a Marc Gasol.

El resultado fue que obtuvo la segunda mejor marca de la Conferencia del Este, al jugar para 58-24. Todas las nuevas adquisiciones han sido piezas claves en los playoffs, especialmente en esta final. Pero Leonard ha sido una versión mejorada sobre la que jugó con San Antonio dos finales y dividió honores frente al Heat de Miami de James

En 2013, en la derrota 4-3 de San Antonio ante el Heat, Leonard promedió 14.6 puntos con 11.1 rebotes y 0.9 asistencias en los siete partidos que duró la serie. En 2014 San Antonio logró el desquite y ganó 4-1. Leonard fue el Jugador Más Valioso al terminar con promedios de 17.8 puntos, 6.4 rebotes y 2.0 asistencias.

En esta final ante los Warriors, el alero tiene medias de 30.8 puntos por juego, con 10.3 rebotes y 4.0 asistencias, además de 2.0 cortes de balón y 1.0 bloqueos. Números que transforman una franquicia.


💬Ver 0 comentarios