Ramón Clemente, de Puerto Rico, donquea el balón frente a Italia durante el partido de ayer. Los boricuas concluyeron su participación en la Copa Mundial. (AP / Andy Wong)

Wuhan, China – Para los miembros de la Selección de baloncesto masculino de Puerto Rico, el balance final en la Copa del Mundo FIBA fue uno positivo.

“Creo que le demostramos al mundo que Puerto Rico sabe jugar, que puede competir”, dijo el alero Isaiah Piñeiro al hablar de la actuación del equipo en la competencia.

El combinado nacional cerró el torneo con marca de 2-3 y ocupará una de las posiciones entre la 13 y 16, cuando hoy, lunes, concluya la acción de la segunda ronda en otros grupos.

Las dos victorias se produjeron en la ronda inicial en el Grupo C en la ciudad de Guangzhou para avanzar a la segunda etapa del torneo por primera vez desde el Mundial de Indianápolis 2002.

En su debut, Puerto Rico remontó un déficit de 17 puntos en el cuarto parcial ante Irán para salir airoso 83-81, gracias a un sensacional canasto de Javier Mojica restando apenas siete centésimas de segundo.

En el segundo compromiso enfrentó a España, el segundo mejor equipo en el ranking de FIBA, y peleó hasta el final antes de caer 73-63. Fue una buena demostración para el grupo, especialmente, en el lado defensivo. España apenas lanzó de 30-4 de tres puntos.

Y fue cuando llegó el juego crucial ante Túnez por el pase a la ronda de los mejores 16 equipos. Y un triple de Gary Browne con apenas 5.1 segundos le dio una dramática victoria 67-64 en la última jornada de la ronda inicial.

Y se ponchó el boleto para la ciudad de Wuhan, donde el nivel de competencia aumentaría al medirse al número cuatro del mundo y subcampeón olímpico, Serbia, y a una potencia como Italia.

En el primero choque, Serbia le dio un nocaut por 43 puntos (90-47) para dejarlos fuera de la ronda de los mejores ocho equipos. Y ayer, Puerto Rico desperdició una ventaja de 26 puntos en el tercer parcial antes de perder 94-89 en tiempo extra. La derrota les impidió colocarse entre los mejores 12 del mundo.

“Estoy satisfecho porque competimos”, reaccionó el dirigente, Eddie Casiano, al repasar el desempeño de su conjunto. “Nos dimos la oportunidad de ganar ante grandes equipos como España e Italia. No teníamos la fuerza ni la estatura, aunque sabíamos que éramos más rápidos. Jugamos con corazón y, por lo menos, competimos”, abundó Casiano.

Notables bajas

Puerto Rico no logró reclutar al mejor talento para este certamen. John Holland fue suspendido por solicitar dinero para venir al Mundial; Tyler Davis declinó a última hora integrarse al equipo; Ricky Sánchez anunció su retiro; y los enebeístas Moe Harkless y Shabazz Napier no  respondieron a la convocatoria.

Se armó el plantel con los jugadores disponibles y surgieron dudas acerca de la capacidad del grupo de avanzar de ronda. Así que el pase a los mejores 16 dejó buenas sensaciones en el grupo.

“Este es un grupo hambriento con el deseo de jugar la manera correcta”, dijo el base Gary Browne, por su lado. “Este torneo nos ayuda para seguir aprendiendo y creciendo. Y ahora queremos ir al Repechaje y buscar ese pase a las Olimpiadas”, dijo Browne, quien fue una de las notas positivas en el Mundial, junto a David Huertas e Isaiah Piñeiro.

Puerto Rico se ganó un boleto a uno de los cuatro repechajes del próximo año. Los clasificatorios se jugarán del 23 al 28 de junio con seis países en cada uno.

Satisfecho Ramos

Y el presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico (Fbpur), Yum Ramos, igualmente, reaccionó satisfecho ayer a la conclusión de la competencia de Puerto Rico.

“Cumplimos la meta, que era clasificar a la segunda ronda. En el único juego que no fuimos competitivos fue ante Serbia, que está a otro nivel. Sí fuimos competitivos ante España y hoy (ayer) ante Italia, que perdimos una ventaja de 26 puntos. Me quitó el sobrero ante el esfuerzo de los muchachos que enfrentaron a equipos que nos aventajaban en estatura y mollero”, concluyó Ramos.


💬Ver 0 comentarios