El escolta David Huertas (33) es una de las principales piezas de la escuadra nacional. (Suministrada) (horizontal-x3)
El escolta David Huertas (33) es una de las principales piezas de la escuadra nacional. (Suministrada)

Hoy en el duelo entre las selecciones de Puerto Rico y Uruguay está en juego más que una victoria o una derrota. Esta noche, prácticamente, se juega por la clasificación a la Copa Mundial de China 2019 en la quinta ventana de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) en Montevideo.

Tanto para Puerto Rico como para Uruguay, que con marca de 5-3 ocupan la tercera y cuarta posición, respectivamente, en el standing del Grupo E, una victoria significaría colocarse a las puertas de la clasificación mundialista, ya que los mejores tres equipos de los Grupos F y E y el equipo que finalice con el mejor récord en la cuarta posición de cualquier grupo conseguirán su pase a China.

Y Eddie Casiano, dirigente nacional, lo reconoció así ayer en entrevista con El Nuevo Día al indicar que todos los miembros de la Selección saben de la importancia del partido que se jugará en el Antel Arena de Montevideo a partir de las 7:30 p.m., hora de Puerto Rico.

“Todo el mundo está bien claro. Lo que nos pasó en Argentina (donde los boricuas cayeron 106-84 el 17 de septiembre) abre los ojos de que tenemos que jugar de una manera distinta. Creo que estamos bien claros en la importancia de este juego. Ambos equipos están bien claros y van a dar lo mejor en el partido”, dijo Casiano desde la capital uruguaya.

El partido de esta noche es el primero de dos como visitante de la escuadra boricua en esta ventana. El domingo jugarán en Panamá, encuentro que por el momento está fuera de las prioridades del técnico puertorriqueño, ya que su atención y enfoque están en Uruguay.

“No estoy pensando en Panamá. El juego (ante Uruguay) es tan importante y tenemos que concentrarnos en él. Tan pronto se acabe el partido (en Montevideo) pensamos en Panamá”, comentó Casiano. “Hemos jugado contra Panamá. Estamos preparados para ambos equipos, pero el enfoque de nosotros es estrictamente contra Uruguay, que para mí es un partido sumamente importante”.

Este será el primer encuentro ante Uruguay en el nuevo sistema clasificatorio. Los sudamericanos, de paso, estrenan un nuevo técnico en la figura del argentino Rubén Magnano.

Con la baja del armador Ángel Rodríguez debido a una lesión, Casiano trabajó sesiones de entrenamiento el martes y miércoles con los 12 jugadores. Y dijo que trata de mentalizar a sus jugadores para un choque muy físico esta noche.

“Sé que ellos le ponen presión a la bola. Va a ser un juego duro. (Los uruguayos) Se están jugando la vida. Es un equipo que lleva 30 años sin clasificar a un Mundial. Ellos saben que tienen una oportunidad de competir para cualificar”, indicó Casiano. “Nosotros sabemos la importancia del juego. Va a ser un juego rudo y físico. Un juego que te van a hacer jugar a la manera europea; te van a mover la bola; y te van a abrir los espacios. No son el equipo que la coge y la tira, sino que mueven la bola, saben pasar y ganarle a las rotaciones. Tienen pausa y entienden a quién darle la bola en momentos precisos”, dijo Casiano al hablar del estilo de juego de su oponente.

“Donde más daño te hacen ellos es en el pick and roll. Te hacen mover la defensa y cuando tu empiezas a rotar y llegas tarde, ahí es que ellos disfrutan el juego porque te sacan fuera de posición y defensa moviendo la bola y atacando, y ahí los hombres grandes son los que ‘rolean’, se acomodan en buenas posiciones para tocar la bola y para coger rebotes ofensivos. Todo ese juego tenemos que tratar de contrarrestarlo, viendo que no nos rompan la defensa, de tratar de doblar bien el pick and roll, de contener los tipos e ir los cinco jugadores al rebote ofensivo”, continuó Casiano.

Batista es la figura

Uruguay es encabezado por el exenebeísta Esteban Batista, quien promedia 18.2 puntos y 10.6 rebotes en cinco juegos de las ventanas. Bruno Fitipaldo le sigue con 13.6 puntos y Luciano Parodi con 12.4 tantos.

“Tenemos que quitarnos la mentalidad del BSN y jugar inmediatamente a mover la bola y atacar, con menos dribleos y atacar más sacando la ventaja del pick and roll. Espero que sea un juego fuerte y un juego bien agresivo de parte de ellos con mucha presión a los point guards míos. Van a atacar las tablas y van a jugar inside, especialmente con Batista”.

Asimismo, Casiano indicó que a pesar de que colectivamente Uruguay promedia 69 puntos (el duodécimo total más bajo), 37.9 rebotes por juego y 14.5 asistencias es un conjunto totalmente distinto en casa al que se ve como visitante.

 “En el juego que ellos jugaron anoche (martes, de fogueo) tiraron de 24-10 de tres (41.7%), o sea que tiran de tres. El por ciento de ellos de visitante es malo y el por ciento de ellos de local es muy bueno”, explicó.

Clave el tiro largo

De igual modo, Casiano indicó que es vital para Puerto Rico que sus tiradores lleguen efectivos al partido de esta noche. Los boricuas promedian 85.3 puntos y casi nueve triples por cotejo. Su ofensiva depende mayormente del tiro largo ante la escasez de puntos en la pintura. “Es bien esencial. Dependemos grandemente de ellos (tiradores) especialmente si vemos que no tenemos a nadie dominante en el uno contra uno. Tenemos que jugar en equipo, moviendo la bola a tiempo y que tiren los jugadores que más solo estén”, señaló. “Yo le doy luz verde a todo jugador que esté abierto a que pueda tirar, siempre y cuando sea un buen tiro, pero sacando provecho en la velocidad de nosotros en el pick and roll, y en el movimiento de la bola”.

“Los hombres grandes tienen que estar en sus posiciones porque aunque no tenemos a un hombre grande que domine de espalda al canasto, se puede jugar adentro de diferentes maneras. Pero dependemos de que los gares puedan llegar al área de la pintura para darle la bola al hombre grande”, agregó.

Del grupo en Uruguay, Gian Clavell es el mejor anotador con 128. puntos por juego, seguido de David Huertas con 11.8 puntos y Ángel Daniel Vassallo con 10.8.

Los restantes jugadores del elenco son los bases Gary Browne y Javier González; el escolta Javier Mojica; el alero Alex Franklin; los delanteros Devon Collier, Ricky Sánchez, y Luis “Pelacoco” Hernández; y los pívots Jorge Brian Díaz y Carlos “Yao” López.

Confiado en sus armadores

Ante la ausencia de Barea, por sus compromisos con los Mavericks de Dallas en la NBA, y de Ángel Rodríguez, quien sufrió una lesión en el hombro y estará fuera de acción por tres semanas, el armar el ataque boricua estará a manos de Browne y González, y Casiano manifestó su confianza en sus mariscales de campo.

“Angelito ya conoce el sistema. Es el jugador que defensivamente me cierra muchas puertas en cuestión de los gares que son rápidos. Ya conoce lo que quiero buscar en el juego. Pero al final del día Gary es un jugador muy parecido a él, que ha jugado muy bien en las ventanas”, señaló. “Javi González tuvo un tremendo Centroamericano, conoce el sistema. Ya yo lo había dirigido en Santurce, donde él lució muy bien”.

“Tengo a Gian, que jugó en la universidad de point guard, y Mojica, puede ayudar por ratos. Creo que el tercer point guard no juega mucho a menos que yo rote a los 12 u once jugadores. Creo que estamos cubiertos en los point guards”.


💬Ver 0 comentarios