La ofensiva de Angel Daniel Vassallo será crucial para los Leones en la final contra Aguada. (GFR Media)

Al técnico Wilhelmus Caanen se le ponen los pelos  de punta al mencionarle que tiene la encomienda de darle un campeonato más a la franquicia de su ciudad natal, los Leones de Ponce. 

Y no sería cualquier título. De salir airosos en la final del Baloncesto Superior Nacional (BSN) ante los Santeros de Aguada, los selváticos sumarían la corona número 15 en su larga trayectoria, quebrando el empate con  Bayamón y San Germán en el puntero. 

“Es algo que tú vas caminando (en el pueblo) y todo el tiempo te lo están mencionado. Para ellos es tanto orgullo los banderines, los campeonatos, lograr ese número 15. El sentirse dueños y señores de la mayoría de los títulos en el deporte que más apasiona, es un reto mayor y eso lo tenemos presente”, expresó Caanen. 

Pero, para completar el hito, los Leones tienen que superar al mejor equipo de la temporada regular con una profundidad en su banco que es envidiable. .  “Sabemos lo incómodo que es Aguada. Bayamón es un gran equipo, pero Aguada está más lleno de personal. No es secreto que tienen tres equipos en uno, de una segunda unidad, y cuidado de su tercera, que sabemos puede ser de cualquier cuadro regular en un equipo en esta liga”, indicó. 

“Como dirigente, me siento bien contento de mis muchachos, que tengo una segunda unidad que ha hecho el trabajo, pero no puedo pasar por alto de que el banco de Aguada es bien profundo, de que tiene muchos jugadores que están acostumbrado a este escenario, que han ganado campeonatos y han puesto números. Dicho eso, ahora tenemos que hacer nuestros ajustes para competir con ellos”, agregó Caanen, cuyo conjunto deberá robarse un juego en Aguada para tener mejores opciones para ganar el cetro. 

Ponce no es el mismo quinteto que inició la temporada en marzo. No cuentan con el veterano armador Carlos Arroyo, quien se retiró a mediados de temporada, pero sí con Carlos Rivera, múltiple campeón de la liga. 

Brincaron entre refuerzos como Nick Minnerath y J.J. Hickson, y se establecieron con el delantero Will Daniels.  Junto a la veteranía de los cañones de Ángel Daniel Vassallo y Víctor Liz, los Leones terminaron con la misma marca de los Santeros (21-15). 

No obstante, Aguada se quedó con el primer lugar al ganar la serie particular 3-1. 

“Nosotros no somos para nada el equipo que comenzó la temporada. Sí, somos el equipo que cerró fuerte la temporada, que tuvo unos buenos cuartos y buenas semifinales. Somos el equipo que Ponce necesitaba para poder competir con los grandes equipos de la liga. De esa manera podemos contrarrestar lo que Aguada puede ser, que juega un baloncesto bien bonito. Tenemos que ser bien pacientes. Tenemos que velar la cancha abierta de ellos para tener oportunidad”, acentuó Caanen.

A pesar de que los Santeros tiene ventaja local en la serie, los Leones no han perdido en su cueva, el auditorio Juan “Pachín” Vicens desde el pasado 18 de abril.


💬Ver 0 comentarios