Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Kevin Durant, con el balón, fue el jugador ofensivo principal de los Warriors de Golden State durante casi todo el desafío contra los Rockets de Houston. (AP / David Phillip) (vertical-x1)
Kevin Durant, con el balón, fue el jugador ofensivo principal de los Warriors de Golden State durante casi todo el desafío contra los Rockets de Houston. (AP / David Phillip)

Los Warriors de Golden State finalmente eliminaron a unos aguerridos Rockets de Houston en el séptimo y decisivo juego de la final de la Conferencia Occidental de la NBA, 101-92, y clasificaron a su cuarta final de la NBA consecutiva.

Golden State se tuvo que emplear al máximo para vencer a un equipo de Houston que dio el máximo pese a que no contaron, por segundo partido al hilo, con los servicios de su estelar armador Chris Paul. Paul sufrió una lesión del tendón de la corva durante el quinto choque de la serie que tampoco le permitió ver acción en el sexto partido.

Ahora los monarcas actuales de la NBA se enfrentarán, desde este jueves, a los Cavaliers de Cleveland en lo que será una repetición de la final del año pasado que los Warriors dominaron al son de 4-1.

Ésta será la cuarta final de la NBA corrida en que los Warriors y los Cavaliers batallarán por el título nacional. Golden State salió airoso en el 2015 al vencer a los Cavaliers en seis partidos, pero Cleveland realizó una espectacular remontada en el 2016 para obtener el primer campeonato en su historia. Golden State, sin embargo, regresó al trono en el 2017 al imponerse a los Cavs en cinco desafíos.

Golden State comenzó la primera mitad con fuerza y le sacó provecho a la ausencia de Paul al tomar una leve ventaja, pero la labor ofensiva de James Harden, Clint Capela y Eric Gordon, unida a una sólida defensa, le dio a los Rockets el primer parcial con marcador de 24-19.

La situación mejoró poco para los campeones nacionales en el segundo parcial, pues Houston prosiguió con su ataque balanceado y cerró la primera mitad con delantera de 11 unidades, 54-43. Afortunadamente, Klay Thompson comenzó a marcar canastos a larga distancia y Golden State recortó la delantera a 58-50 restando ocho minutos del tercer episodio.

La ofensiva de los Warriors, sin embargo, se destapó en la segund mitad, y con un triple de Kevin Durant restando poco más de cuatro minutos, los Warriors igualaron las hostilidades a 61 puntos por bando. Acto seguido, Curry marcó un bombazo que le dio a Golden State la delantera definitiva, 64-61. El parcial favoreció a los Warriors, 76-69, y el equipo despegó en la cuarta manga. Golden State superó a los Rockets en puntos en el tercer parcial por 15 tantos.

Un canasto de tres puntos de Thompson con 9:33 en el reloj le dio a los Warriors delantera de 10 unidades, 83-73. Houston intentó la remontada y cerró la brecha a 89-83. Pero, cesta de Durant y triple de Thompson aumentó la ventaja de Golden State a 94-83 on 3:54 por jugar.

Durant fue el mejor anotador del partido con 34 puntos, seguido por Curry con 27 tantos, y Thompson con 19 unidades. Harden finalizó el encuentro con 30 puntos, mientras que Gordon contribuyó con 23 unidades.


💬Ver 0 comentarios