Marcus Williams (izq.) jugó en la NBA por cuatro temporadas, incluyendo con los Nets de Nueva Jersey. (semisquare-x3)
Marcus Williams (izq.) jugó en la NBA por cuatro temporadas, incluyendo con los Nets de Nueva Jersey. (André Kang)

Quebradillas – Dos años después de su primera incursión en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) en el 2009 con los Piratas de Quebradillas, el refuerzo Marcus Williams tuvo una cirugía que lo hizo pensar en el retiro justo cuando su carrera comenzaba.

Con apenas 26 años, Williams fue operado del corazón para removerle una especie de tumor benigno, que le descubrieron con estudios médicos posteriores a un examen físico cuando se aprestaba a jugar en Rusia en 2011.

“Era remover algo que ellos (los médicos en un principio) no sabían lo que era, pero que tenían que sacar. Yo pensé que representaba riesgo de muerte, pero me dijeron que era un procedimiento normal, aunque nada del corazón para mí es normal. Pensé en retirarme, no quería jugar más. Se lo dije a mis padres, me hablaron, y me dijeron: ¡Vamos, hombre!”, relató Williams, quien retornó al tabloncillo a los cuatro meses del procedimiento.

Esa experiencia y las millas recorridas entre el baloncesto de Estados Unidos, el europeo y de otras ligas, lo hacen mirar el deporte desde otra perspectiva en la actualidad.

Hoy día, con 32 años, no se muere por regresar a la NBA, en la que debutó en 2006 y jugó cuatro campañas luego de ser seleccionado en la primera ronda del sorteo de novatos de 2006, en el turno 22 por los entonces Nets de Nueva Jersey.

Incluso, su regreso al BSN  lo hace con un enfoque distinto hacia el baloncesto. “Esto (el BSN) no tiene que ver con tratar de ir a otra liga. Solo quiero jugar baloncesto. Hablé con Joel Jones, él conoce gente del equipo, me dijo que necesitaban gares, y entonces Gaby (Miranda, gerente general) me contactó”, dijo el refuerzo de los Piratas. “Disfruté la última vez que jugué aquí”.

Y bien que disfrutó su estadía, pues fue un jugador de impacto con promedios de 15.7 puntos, 8.6 asistencias y 4.7 rebotes por juego en la  regular, con la edición de 2009 de los Piratas. Ese año,

Quebradillas clasificó a los playoffs y Williams jugó hasta los cuartos de final, donde fue más productivo con medias de 25.5 puntos, 11.8 asistencias y 6.0 rebotes.

En este momento no estoy en el final de mi carrera, pero voy hacia el final de mi carrera. Estoy mirando las cosas de una manera distinta. Puedo ayudar a los muchachos jóvenes, y enseñarles algunas cosas”, dijo Williams al promediar 8.6 puntos y 8.0 asistencias enlos primeros cinco juegos de esta temporada.

“Definitivamente pienso que esta es una nueva oportunidad”, añadió en referencia a su regreso al BSN con los Piratas. “Aunque es la misma organización, pero soy nuevo aquí. Ellos (los Piratas) ganaron el año pasado y, por lo tanto, hay altas expectativas. Cuando vine la primera vez, simplemente fue a jugar. Ahora tienen un fundamento, un coach ganador. Y yo quiero ser parte de eso, y añadir a eso. Ahora soy más viejo y juego un poco distinto. No he visto a muchos de estos muchachos, pero me gustan las experiencias nuevas y va a ser un reto para mí”, apuntó Williams.

Su dirigente en Quebradillas, Carlos González, piensa que a Williams “le queda millaje”.

“Fue en 2009 cuando vino (por primera vez). Ha pasado un gran tiempo, pero él ha jugado en las mejores ligas después de eso... en la Euroliga y en tremendos equipos. En 2009 fue un jugador espectacular que impactó la liga. Y viene ahora con más experiencia. Esperamos que sea un jugador de gran imapcto. Llegó en mejor condición física que en 2009.  Es un jugador espectacular, su capacidad de pasar es impresionante. Es joven, con solo 32 años, aunque hoy día a esa edad se consideran veteranos. Pero todavía le queda millaje”, resaltó el técnico.


💬Ver 0 comentarios