El pasado 26 de mayo, Hodge fue arrestado en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín. (GFR Media) (horizontal-x3)
El pasado 26 de mayo, Hodge fue arrestado en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín. (GFR Media)

La Comisión de Apelaciones de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico ordenó hoy al Baloncesto Superior Nacional (BSN) que se permita la radicación del contrato del armador Walter Hodge, Jr. y su participación en el torneo con los Capitanes de Arecibo, contrario a la determinación que había tomado el BSN.

Hodge encara una acusación por violencia de género contra su esposa, en presencia de un menor, lo que constituye un agravante. Los hechos se remontan a septiembre de 2017, cuando se radicaron cargos en ausencia contra el jugador, quien nunca compareció ante las autoridades.

A su arribo al país el pasado sábado, 26 de mayo, Hodge fue arrestado en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín y luego quedaría libre bajo fianza.

La pasada semana los Capitanes intentaron someter su contrato ante la liga, pero el BSN no lo aceptó indicando que el jugador había violado el código de conducta de la liga.

El representante del jugador, Ricardo Carrillo apeló la decisión del BSN ante el cuerpo apelativo de la Federación, que entonces emitió su fallo del día de hoy.

“Determinó que hay que permitir la participación del jugador. Hemos tenido poco tiempo de estudiarla (la resolución), pero por lo que hemos visto, tiene una serie de planteamientos que están equivocados. Ellos hicieron una determinación de que, por no haber (en el BSN) una política específica sobre violencia doméstica, no se podía aplicar sanción. Eso está errado porque tenemos un código de conducta antisocial que es amplio”, denunció el licenciado Fernando Quiñones, presidente del BSN.

“Eso como si ahora un jugador le disparara a su madre, y nos dijeran que no podemos suspender al jugador porque no tenemos algo específico (en el reglamento) sobre matricidio”, agregó.

Quiñones dijo que acudirá al Tribunal de Apelaciones y Arbitraje Deportivo (TAAD) del Comité Olímpico de Puerto Rico, para denunciar lo que entiende fue un acto impropio de la Comisión de Apelaciones de la federación, al pasar por encima de los poderes de la liga.

Dicha Comisión está integrada por Ángel Toro y los licenciados Álex Rosa y Ferdinand Ocasio.

“Al no permitir que el caso se vea en sus méritos, y por el mensaje que envían sobre una conducta como esta, eso no tiene cabida en nuestra liga. Están usurpando los derechos que tiene la liga”, añadió el licenciado, quien indicó que están mezclando los campos de derecho con lo que es una liga autónoma con su propio reglamento.

“En las manos de la comisión está la participación de un jugador que no cumple con los requisitos de disciplina que el BSN ha tratado de imponer, y sin que se permitiera completar el proceso que llevaría un examinador independiente”, añadió.

Quiñones se refirió así a la persona que habría de comisionar el BSN para evaluar el caso luego de la reconsideración solicitada por la gerencia de los Capitanes ante la decisión de la liga de no aprobar su contrato la semana pasada.

“Luego de que en su resolución original dijeron que no dudaban que el presidente del BSN tiene potestad velando por los mejores intereses del organismo, ahora indican que no la tenemos. Si no la tenemos nosotros, no sabemos quién la tiene para decidir casos como este. De acuerdo a ellos (la Comisión de Apelaciones de la Federación) nadie la tiene. Y eso deja huérfana cualquier tipo de conducta. Según ellos, si no hay una política que diga, esta acción en particular conlleva esto, no se pueden tomar acciones. Eso es un fundamento de derecho penal, que nada tiene que ver con el fundamento del deporte”, concluyó Quiñones.


💬Ver 0 comentarios