(horizontal-x3)
El cambio de Blake Griffin se anunció el pasado lunes. (AP)

El negocio en el Este está abierto. El Oeste está cerrado hasta nuevo aviso. 

Es lo que se puede sacar del cambio que envió a Blake Griffin a los Pistons de Detroit desde los Clippers de Los Ángeles, lo que pudiera ser el tema por las próximas semanas hasta la fecha límite de canjes en la NBA. Los Pistons vieron una oportunidad de competir por el campeonato en la Conferencia del Este, mientras que los Clippers saben que la Conferencia del Oeste está fuera de su alcance, además de necesitar una reconstrucción. 

Ambos acertaron. 

Otros equipos probablemente están pensando lo mismo. 

Ninguna persona racional mirará a la NBA ahora mismo y verá un escenario lógico donde el campeón de esta temporada será Golden State o Houston. Lo que ha hecho Brad Stevens en Boston, especialmente después de perder a Gordon Hayward en el partido inaugural, es digno del premio de Dirigente del Año. Toronto es mejor de lo que piensa mucha gente. Cleveland tiene a LeBron James, todavía el mejor jugador vivo en el planeta. 

Sin embargo, ¿alguien escogería un quinteto fuera de los Celtics, Raptors o Cavaliers para vencer a los Warriors o Rockets en una serie del mejor quinteto en siete partidos? 

Probablemente, no. 

Así que lo que pasó el lunes hace mucho sentido para los Clippers y Pistons. 

Comencemos con Detroit: Giffin se lesiona mucho pero solo tiene 28 años y está bajo contrato por las próximas tres temporadas. Cuando está saludable, hay poco jugadores en la pintura mejor que él. Junto a Andre Drummond - amarrado a Detroit por al menos dos temporadas más- pueden ser un dúo aterrador cuando en la liga los hombres grandes son una especie en peligro de extensión. Si funciona, los Pistons pueden hacer ruido en el Este de inmediato. 

Y ahora los Clippers: el mejor escenario este año es una aparición breve en la postemporada. Y eso era un 'tal vez'. Después de apostar todo a Griffin y firmarlo con un enorme contrato el pasado verano, salieron de él siete meses después. DeAndre Jordan está libre para marcharse este verano, así que no sorprendería si lo cambian en los próximos días. Tendían un montón de dinero para gastar a partir del 1ro de julio, además de tener dos turnos de primera ronda para el sorteo de novatos. 

Los Pistons creen que pueden hacer ruido en el Este. 

Los Clippers saben que no pueden ir lejos en Oeste. 

Así que hicieron lo mejor a su alcance: entrar en la batalla por adquirir a LeBron James

Seguramente, habrá otro maratón por James este verano. James adora Los Ángeles, tiene un casa en la cuidad, intereses fuera de lacancha que lo haría pasar más tiempo en Hollywood. James no jugará para ningún otro equipo que tenga aspiraciones al título, así que los Clippers tendrían que hacer un plan serio y realizar compras grandes si quieren atraer al cuatro veces Jugador Más Valioso. 

No ha garantía de que James abandone a Cleveland. Si lo hace, quizás los Lakers sean su mayor atracción. Podría ser también Filadelfia con su personal joven y talentoso, que le gusta. O quizás San Antonio que tiene a Gregg Popovich, un dirigente que James admira. Pero si Giffrin seguía en los Clippers, no habría una oportunidad real para que James fuera el enfoque principal de L.A. el próximo verano. 

Para alcanzar a Golden State y Houston, alguien tiene que armar un súper equipo, como hizo Miami en el 2010. 


💬Ver 0 comentarios