La Selección jugó tres de sus cuatro juegos locales de las ventanas en el coliseo Roberto Clemente. El otro fue en Orlando. (GFR Media) (horizontal-x3)
La Selección jugó tres de sus cuatro juegos locales de las ventanas en el coliseo Roberto Clemente. El otro fue en Orlando. (GFR Media)

La Federación de Baloncesto de Puerto Rico (Fbpur) ha comenzado a levantar vuelo en términos económicos, luego de tomar medidas correctivas para reducir sus gastos y generar ingresos en auspicios y boletos con la Selección Nacional adulta masculino durante los partidos de las ventanas clasificatorias de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) a la Copa Mundial de China 2019 que se han realizado en el país.

Así lo declaró el tesorero de la Federación, Ricardo Dalmau, quien recordó que la actual administración —bajo la presidencia de Yum Ramos— tomó las riendas del organismo con un déficit de $400,000 y sin dinero para pagar las deudas hace dos años y medio.

Hoy día hay un leve superávit de alrededor de $30,000, precisó Dalmau. “Salimos de coma y estamos en el cuarto de recuperación. Aún no estamos boyantes, pero esperamos aumentar los ingresos con los dos juegos de la última ventana”, dijo ayer Dalmau a El Nuevo Día.

Dalmau proyecta una inyección económica de $200,000 en los partidos locales del combinado ante Argentina y Uruguay en la sexta y última ventana en febrero próximo en el coliseo Roberto Clemente. “El apoyo de la gente ha sido la clave. El público ha sido bien responsivo con la Selección. Los boletos se venden en horas. Si la gente te apoya, tienes la oportunidad, y eso le da espacio a la Federación”, dijo el exjugador.

Dalmau puntualizó que el apoyo de la fanaticada en los tres juegos de las ventanas que se han realizado en la isla han contribuido en parte a la recuperación de la Federación. Por ejemplo, los dos partidos efectuados en el verano generaron ganancias de $198,199, detalló Dalmau. “Ahora mismo con los gastos que tuvimos en la última ventana con dos juegos en la carretera (Uruguay y Panamá), las ganancias en total de las primeras cinco ventanas son de casi $50,000. Pero esperamos que el impacto total sea de $250,000 con los últimos juegos en febrero”.

Los ingresos pudieron haber sido mayores, según Dalmau, si el juego local de la primera ventana se hubiera celebrado en la isla y no en Orlando, Florida, en noviembre de 2017, tras el paso del huracán María. Ese juego dejó pérdidas, dijo Dalmau. Luego, el combinado viajó a Cuba para el segundo choque.

Esa primera ventana cerró con un déficit de $84,631, tras registrar $217,057 en gastos y solo $132,426 en ingresos. Dalmau entiende que la Federación dejó de devengar alrededor de $100,000 en esa ventana. “En lugar de tener menos $84 mil, hubiéramos tenido más $100,000”, dijo.

En la segunda ventana, Puerto Rico tampoco pudo capitalizar porque ambos juegos se realizaron fuera del país (México y Estados Unidos) lo que representó gastos de $94,763.

Ventanas de la suerte

En la tercera y cuarta ventana, la Federación generó mayores ganancias al celebrar tres de los cuatro juegos ante casa llena en el Clemente. La Federación tuvo ganancias de $198,199 en la tercera y de $86,507 en la cuarta. Ya en la quinta, en la que la Selección se tuvo que movilizar a Uruguay y Panamá, tuvieron gastos de $57,973. Para esa ventana, la Federación recibió un donativo legislativo de $50,000.

Entre las medidas correctivas tomadas en este tiempo, Dalmau dijo que redujeron en un 25% los gastos de la oficina federativa, negociaron las deudas y eliminaron de forma temporera la compensación mensual de $3,000 que debe recibir el presidente. De hecho, no fue hasta diciembre pasado que el presidente Ramos recibió un cheque de tres meses, dijo Dalmau.


💬Ver 0 comentarios