La dinámica en la Liga de Desarrollo es muy distinta a la de FIBA, según dijo Roberto Vázquez. (semisquare-x3)
La dinámica en la Liga de Desarrollo es muy distinta a la de FIBA, según dijo Roberto Vázquez. (David Villafañe)

El deseo de llegar a trabajar en la mejor liga de baloncesto del mundo, la NBA, llevó al árbitro puertorriqueño Roberto Vázquez a participar de un campamento de la Liga de Desarrollo de la NBA (G-League) efectuado en Chicago el pasado fin de semana.

En el evento, que reunió sobre 40 árbitros, Vázquez tuvo la oportunidad de mostrar lo que ha aprendido en sus años como oficial en el Baloncesto Superior Nacional (BSN) y en la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). 

Vázquez dijo que fue una experiencia enriquecedora, de la que espera  crecer profesionalmente.

“Fue una experiencia muy gratificante. En el mismo, uno enseña el talento que tiene, con la esperanza de conseguir un contrato en la Liga de Desarrollo. Los árbitros que interesen ir, llenan una solicitud. Yo lo hice, y fui escogido”, explicó ayer el técnico quebradillaño, de 43 años, a El Nuevo Día.

Los árbitros escogidos tienen la oportunidad de mostrar sus habilidades en, al menos, un juego en el campamento. 

En su caso, Vázquez precisó que trabajó en dos partidos. “Ellos me dijeron que les gustó mi trabajo. Me hicieron uno que otro señalamiento”, declaró.

La dinámica en la Liga de Desarrollo es muy distinta a la de FIBA, según dijo. El juego es más fluido y dinámico.

Por lo demás, Vázquez aguarda por una llamada de la Liga para ver si estará trabajando en la próxima temporada de la G-League.

Vázquez sabe que llegar a la Liga de Desarrollo lo colocaría a un paso de subir a la NBA. En la historia ningún puertorriqueño ha trabajado como árbitro en la NBA.

Vázquez añadió que esta es la primera vez que acude al mencionado campamento, aunque anteriormente fue a una prueba en la Liga de Verano de la NBA.

Asimismo, Vázquez ha pitado por 19 temporadas en el BSN y por 16 años en la FIBA.

Con este último organismo estuvo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

“Si lograra entrar a la Liga de Desarrollo sería un reto mayor. Estar allí fue enriquecedor. Muchos árbitros desearían estar allí. Pero si no se da, al menos lo intenté”, recalcó el profesional que en un futuro le gustaría entrenar a árbitros más jóvenes.


💬Ver 0 comentarios