(horizontal-x3)
Para el partido del miércoles ante los Leones de Ponce, los fanáticos llenaron de lado a lado la Arquelio Torres Ramírez. (David Villafañe)

San Germán - “Un atlético nunca se quita”. Este es el coro que retumba en el coliseo Arquelio Torres Ramírez de la ciudad conocida como “la cuna del baloncesto” en Puerto Rico en cada partido de los locales Atléticos en el torneo del BSN.

Pero lo cierto es que en los últimos 18 años, la inestabilidad administrativa —en una de las franquicias más tradicionales— ha puesto en duda la participación del equipo en múltiples ocasiones. Sin embargo, la franquicia ha encontrado la manera de jugar para así mantener la racha de participaciones desde el 1930 con la suma de 14 campeonatos, aunque el más reciente llegó en 1997.

A partir del 2000, los Atléticos han contado con ocho distintas administraciones por dificultades económicas. El pasado año, incluso, fueron administrados por la liga, cuando el apoderado Rafael “Picky” Servera solicitó un receso. El conjunto tuvo una gran campaña al tener al Jugador Más Valioso en Gary Browne y al Dirigente del Año en Wilhelmus Caanen. Se clasificaron a la postemporada, pero fueron eliminados por los eventuales campeones, Piratas de Quebradillas.

Nuevo apoderado

Este año, la franquicia pasó a manos de una nueva administración con Manuel Ramírez Soto como apoderado. Han sido muchos años de incertidumbre y de sufrimiento en la Ciudad de las Lomas con los cambios de apoderados y las amenazas de receso. Pero aquí, los fanáticos de los anaranjados mantienen esperanzas de que regresen los días de gloria y, sobre todo, de que la franquicia siga operando en San Germán.

“Me preocupa y siempre coopero con todo lo que se pueda hacer, pero hay otras por las que no se puede hacer nada”, dijo Delia Irizarry, sobrina del propio Arquelio Torres Ramírez, quien junto a su esposo Fernando Fragoso, llevan décadas ocupando los mismos dos asientos en la parte baja de la cancha. “Mi primo Armandito (Torres, exjugador y exdirigente) da la vida por los Atléticos y siempre se preocupa por buscar soluciones (para jugar). Me consuela que siga el baloncesto aquí. Y espero que siga muchos años”.

Al otro lado de la cancha, Fernando Santiago Camacho, quien lleva 33 años como abonado, analizó que San Germán se ha convertido en un equipo finca para el resto de la liga al confrontar problemas para retener a jugadores, cuyos salarios van aumentando en la liga. La falta de dinero no ha permitido que el equipo pueda firmarlos y retenerlos, dijo. “Y entonces tenemos que cambiarlos o perderlos ante otros equipos, y eso se convierte en una inconsistencia. Y creo que ese ha sido el patrón de San Germán por muchos años. Me atrevo a decir quizás que en los últimos 15 años”, indicó Santiago Camacho.

A su lado, Luis Montes, con una década como abonado, dijo que no le preocupa la desaparición de los Atléticos. Resaltó que la actual administración ha hecho programas con los abonados y una diversidad de actividades para motivar a la fanaticada.

“Estoy seguro de que el aspecto administrativo va a mejorar mucho para el año que viene porque esta administración va a dejar al equipo bien para’o. Y eso es lo importante”, dijo Montes.

Mientras, Enobel “Marengo” Santiago, otro abonado de décadas, dijo que “a falta de economía, San Germán siempre ha buscado que el equipo esté ahí jugando. A todos nos preocupa si el año que viene van a estar aquí. Es de preocuparse, pero creo que San Germán siempre va a estar ahí de una forma u otra. Todos los sangermeños somos atléticos, y un atlético nunca se quita”.


💬Ver 0 comentarios