Fanáticos celebrar el cetro de los Lakers frente al Staples Center, hogar del equipo. (ETIENNE LAURENT)

Los Ángeles - Setenta y seis personas fueron arrestadas y más de 30 edificios y negocios resultaron dañados cuando una celebración en el centro de la ciudad se volvió caótica luego de que los Lakers de Los Ángeles ganaran su 17mo campeonato de NBA, dijo la policía el lunes.

Las causas de los arrestos incluyeron la falta de dispersión, el vandalismo y el asalto a un oficial de policía, según un comunicado del departamento de policía.

Ocho oficiales fueron tratados por lesiones y dos miembros de la multitud fueron trasladados a hospitales después de ser heridos por las llamadas municiones menos letales disparadas por oficiales, según el comunicado.

Seguidores de los Lakers celebran el 17mo título de la NBA tras su victoria ante Miami en las inmediaciones del estadio Staples Center en Los Ángeles. (ETIENNE LAURENT)

La celebración de unas 1,000 personas fue inicialmente y en gran parte pacífica, pero “individuos rebeldes” se mezclaron con la multitud y arrojaron vidrios, botellas, piedras y otros proyectiles a los oficiales, dijo la policía en el comunicado.

Los Lakers derrotaron al Heat de Miami 106-93 el domingo por la noche en Lake Buena Vista, Florida, para ganar las Final de la NBA en seis juegos.

Los sonidos de los fuegos artificiales resonaron de inmediato en Los Ángeles y los fanáticos se dirigieron al Staples Center, la cancha local de los Lakers, para celebrar, a pesar de las advertencias de mantenerse alejados.

La Policía tuvo que dispersar los grupos que lanzaban fuegos artificiales y chillaban gomas en el área, dos acciones ilegales. (ETIENNE LAURENT)

Las celebraciones fueron en su mayoría pacíficas, pero se arrojaron piedras y botellas a los oficiales, informó KABC-TV. Los videos publicados en línea también mostraron autos haciendo “chilladas de gomas” y fuegos artificiales en la calle, lo cual es ilegal sin un permiso, informó KCAL-TV. Testigos dijeron al Los Angeles Times que los agentes dispararon “balas de salva” en un momento, lo que hizo que algunas personas corrieran.

Algunos oficiales a caballo trabajaron para alejar a la multitud del Staples Center. Más tarde en la noche, la gran reunión se dividió en varios grupos.

Los que se lanzaron a la calle hicieron caso omiso al llamado de no salir a celebrar por causa de la pandemia del coronavirus. (ETIENNE LAURENT)

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, había desalentado las reuniones públicas para celebrar la victoria, y en su lugar instó a los fanáticos a animar al equipo desde casa.

“Mientras celebramos nuestro 17mo campeonato de @Lakers, recuerden que todavía no es seguro reunirse en grupos”, tuiteó el alcalde, en referencia a la pandemia de coronavirus.