Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
En tres años, Jiménez suma récord de 8-3 con 2.05 de efectividad y 89 ponches en 57 innings. (David Villafañe)

Tras un lento inicio de temporada y una lastimadura que lo alejó del terreno de juego una semana en el mes de abril, el corpulento lanzador relevista Joe Jiménez ha dejado sentir su poder con la filial Clase A de los Tigres de Detroit.

Jiménez, de 20 años, es un relevista corto que sin embargo tiene récord de 2-1 con 2.92 de efectividad y tres salvamentos. Su más reciente victoria fue el lunes, cuando lanzó un inning en blanco y ponchó a dos.

El ‘Big Joe’ como ya le llaman algunos comentaristas, ha impresionado en 12.1 entradas, con su total de ponches, ya que dos terceras partes de los outs propinados han sido por esa vía. El tirador de 6’3” y 220 libras, ha abanicado a 24 al tiempo que solo ha regalado cuatro boletos, lo que le da una extraordinaria proporción de seis ponches por cada base por bolas que otorga.

"Había empezado un poquito suave porque el clima estaba demasiado frío acá arriba. Estuve una esmana fuera por un alesión de la espalda baja, y me dieron una semana para descansar. Volví de la lesión y me va superbien. Ahora empezó el calorcito y uno se siente mejor", dijo Jiménez en referencia a West Michigan, hogar de los Whitecaps de la Clase A.

Jiménez, hermano del receptor Antonio Jiménez, ha lucido favorablemente luego de que en el sorteo de novatos de 2013 no fuera escogido por ninguna organización.

"Ahora mismo me tienen tirando las últimas entradas. Casi siempre en la novena o la octava. Me quieren para cerrar el juego. Me llevan poco a poco porque tengo límite de entradas este año. Me dijeron que voy a lanzar 50".

En su tercera temporada como profesional, tras firmar como agente libre con los Tigres de Detroit pocos días después del draft de 2013, Jiménez ha mostrado adaptarse rápidamente. En tres años suma récord de 8-3 con 2.05 de efectividad y 89 ponches en 57 innings.

"Todo va bien... los jefes estuvieron aquí y están contentos con el trabajo. Quieren que siga desarrollándome durante la temporada. Esta es mi primera temporada larga, porque el año pasado me quedé entrenando (campamento primaveral de liga menor) en lo que empezaba la temporada corta (Clase A corta). Es la primera vez y de verdad me siento superbien".

"Trabajé en la temporada muerta y en la invernal (Gigantes de Carolina) para venir preparado para la liga y mantenerme saludable", agregó el relevista derecho, cuya recta ya ha alcanzado esta campaña las 98 millas por hora, y quien consistentemente tira entre las 94 y 97 mph.


💬Ver 0 comentarios