El dirigente de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, habla esta madrugada del triunfo ante los Astros de Houston. (AP) (semisquare-x3)
El dirigente de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, habla esta madrugada del triunfo ante los Astros de Houston. (AP)

HOUSTON - El dirigente puertorriqueño de los Medias Rojas de Boston, Alex Cora, dio el crédito esta madrugada, al concluir el cuarto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, a la defensa en conjunto que su equipo desplegó, no solo en la última jugada, sino en otro par de instancias en que sus patrulleros evitaron que los Astros de Houston anotaran.

Si bien fue un juego de mucha ofensiva, como lo demuestra el marcador final de 8-6 con el que Boston colocó a Houston contra la pared, fue la defensa la que evitó que la serie amaneciera este jueves empatada. Ahora los Medias Rojas buscarán esta noche, en el quinto desafío, vencer nuevamente a los locales Astros en el Minute Maid Park, para adelantar a la Serie Mundial por primera vez desde 2013, cuando obtuvieron su último título.

"Asombrosa", contestó Cora en la conferencia de prensa postjuego cuando la prensa le preguntó cómo describía la defensa que se jugó el miércoles, específicamente la atrapada de Andrew Benintendi luego del batazo de Alex Bregman con las bases llenas, que pudo haberle dado el triunfo a los Astros y dejar tendidos a los Medias Rojas sobre el terreno.

"Sentimos que tenemos el mejor 'outfield' de las Grandes Ligas. El esfuerzo que hizo Mookie (Betts) en esa bola contra la pared, el esfuerzo que hizo en el batazo de Tony Kemp por la línea y entonces Beni (Benintendi) en su turno ahí (en la novena). Esos tres muchachos, cuando están unidos, ellos son bien especiales", elogió Cora, quien también destacó al pelotero Jackie Bradley, Jr.

"Fue un completo esfuerzo en equipo", agregó.

La jugada a la que se refirió primero Cora fue un batazo del venezolano José Altuve en la primera entrada de los Astros, que ni siquiera Betts atrapó, pero que con un gran salto casi le llega a la bola sobre la valla del bosque derecho. La bola rebotó dentro del terreno, pero la jugada fue a revisión y fue decretada una interferencia de parte de un fanático que estiró su guante para intentar atrapar la bola al mismo tiempo que Betts.

Esa acción privó a Altuve y a los Astros de un cuadrangular con uno a bordo que hubiera empatado la pizarra a 2-2 en la primera entrada.

"José pagó el mayor precio, porque la trayectoria de la bola lucía que iba a dejar el parque. Pero asumimos -y tú puedes asumir mucho con Mookie porque es un atleta increíble- que él va a hacer esta espectacular atrapada brincando tan alto como pueda entre los fanáticos. Pedí la revisión. Y, obviamente, nos la iban a dar", comentó, por su parte, el piloto de Houston, A.J. Hinch.

"Entonces, ellos la revisaron y vinieron con el mismo resultado. Así que una vez que el fanático cruza la línea de la verja, quiero decir que vamos a estar penalizando a los bateadores todas las veces. Eso cambió todo", lamentó Hinch.

Luego en la octava, Kemp abrió la tanda con un largo batazo al bosque derecho y la bola corrió pegada a la línea hasta internarse a lo profundo. Pero, allá la atrapó Betts y con un tiro certero a segunda base se apuntó una asistencia para fusilar al corredor, que intentaba convertir en doblete el hit.

Esa jugada fue crucial, pues de haber quedado quieto, la entrada se complicaba para el relevista de Boston, Craig Kimbrel. Es que, luego de ese out en Kemp, Kimbrel le dio pelotazo a Alex Bregman y George Springer pegó doblete. Ese batazo pudo haber traído una carrera en caso de que Kemp no hubiera sido fusilado. De todos modos, Altuve trajo una carrera al plato con una rola al cuadro, para el segundo out del inning, pero Marwin González se ponchó para acabar la amenaza.

Entonces, en la novena los Astros volvieron a amenazar y tuvieron el juego en sus manos, pero luego de que Kimbrel regalara tres boletos casi seguidos  y se llenaran las bases con dos outs, fue Benintendi quien se vistió de héroe al atrapar el largo batazo que presumiblemente podía vaciar las bases y darle el triunfo a Houston, o cuando menos empatar el marcador.

Hoy, Boston enviará a la lomita al zurdo David Price con tres días de descanso, mientras Houston responderá con el derecho Justin Verlander, ganador del primer juego de la serie en el Fenway Park el pasado sábado.

"Ellos (los Astros) pudieron venir de atrás el año pasado contra los Yankees (en la Serie de Campeonato), y perdieron el sexto juego de la Serie Mundial en el Dodger Stadium, pero ganaron el séptimo. Esto no se ha terminado, lo sabemos. Pero, tener la oportunidad de terminarlo mañana (hoy), siempre es bueno", agregó Cora. "Así que saldremos al juego a trabajar fuerte y ver qué pasa".

"Sabemos que estamos frente a un tremendo equipo, pero nosotros también consideramos que somos muy buenos. Ha sido una serie bastante batallada. Venir aquí y ganar dos juegos en Houston es gratificante, pero todavía tenemos chance de ganar tres. Verlander es uno de los mejores, no solo de este año, sino de la historia del béisbol. Es cuestión de batallar, poner buenos turnos (al bate) y ver qué pasa".


💬Ver 0 comentarios