El dirigente de los Medias Rojas de Boston nos explica como se siente al ser el primer dirigente puertorriqueño en la Serie Mundial.

Boston - Una serie histórica desde antes de que se tire la primera bola por todo lo que implica.

La Serie Mundial 2018 que comenzará esta noche desde las 8:09 en el Fenway Park de Boston, cuando los Medias Rojas reciban a los Dodgers de Los Ángeles, marcará la primera vez en más de un siglo que estas dos organizaciones se miden en este escenario.

Pero hay mucho más detrás de lo que promete convertirse en un verdadero Clásico de Otoño, no solo por lo balanceado que lucen ambos equipos dentro del terreno, sino porque esta será la primera vez en la historia de Grandes Ligas, que dos dirigentes de minoría en Estados Unidos se enfrentan en la Serie Mundial, según destacó el Elias Sports Bureau.

Alex Cora, de 43 años, es el segundo puertorriqueño en haber sido contratado para dirigir un equipo de Grandes Ligas, al ser firmado por los Medias Rojas de Boston en noviembre pasado, y en este su año de debut se convirtió en el primer boricua en guiar a su equipo a la Serie Mundial.

Dave Roberts, piloto de los Dodgers y de 46 años de edad, nació en Japón y es hijo de padre afroamericano y madre nipona. De hecho, Roberts, al igual que Cora ahora, ya había marcado un hito en 2017 al ser el primer dirigente descendiente de asiáticos en llevar a su equipo a la Serie Mundial. Los Dodgers cayeron eventualmente en el clásico pasado ante los Astros de Houston.

Duelo de estelares zurdos

Esta noche, el juego que marca el inicio de la serie será un duelo de zurdos entre Chris Sale, por el campeón de la Liga Americana, Boston, y Clayton Kershaw, por el monarca de la Liga Nacional.

Me siento grandioso. Estoy orgulloso de estar aquí. Orgulloso de representar no solo a los puertorriqueños que viven en la isla, sino a los que están alrededor del mundo. Sabemos lo que pasó el año pasado. Fue uno difícil”, respondió Cora al preguntársele qué significa estar en la Serie Mundial en el plano personal, luego de lo que pasó su país en 2017 por el huracán María.

“Sé que hay mucha gente en mi país que está orgullosa de mí, de lo que he hecho durante el año. Pero yo estoy orgulloso de ellos. Ya estamos de regreso casi a la normalidad. Ha sido grandioso en el último mes con todos los mensajes”, agradeció.

A Roberts, por su lado, se le preguntó si celebra el hecho de cómo el béisbol está manejando el tema de la diversidad, específicamente en posiciones de jerarquía como es la del dirigente, y si cree que hay suficientes pilotos que representen los grupos minoritarios.

Pienso que podrían ser más. Pero pienso que todo se está moviendo. Quizás no tan rápido como a mucha gente le gustaría, pero yo siempre estoy animando a las minorías a tomar estas oportunidades. Como dijo Alex (Cora), nosotros no hacemos las contrataciones, pero mirar hacia el otro lado del terreno de juego, y ver a alguien de minoría en el dugout, ciertamente es emocionante”, expresó Roberts.

Esta será la primeravez también en que los dos dirigentes enfrentados en la Serie Mundial, jugaron para los dos equipos en sus días de peloteros.

Competir uno contra otro, ver los caminos que hemos tomado y cuán lejos hemos llegado, sencillamente supera todos nuestros sueños. El hecho de jugar por un campeonato, la Costa Oeste contra la Costa Este, Dodgers contra Medias Rojas, sencillamente no veo cómo se puede poner mejor”, agregó Roberts sobre la serie.

Si bien la afición beisbolera está más pendiente a cómo lucirá cada jugador de su equipo favorito, lo cierto es que estas dos organizaciones tienen un lugar en la historia, cada una a su modo. Los Dodgers fueron la primera franquicia en tener un jugador negro, Jackie Robinson, en 1947. Boston fue la última en integrarlos en 1959 (Elijah Jerry “Pumpsie” Green), y este año 2018 tuvo por primera vez un dirigente de minoría.

Emocionado Kike

Es un honor y es algo que estábamos pensando desde que Boston y Houston clasificaron para el ALCS (Serie de Campeonato de la Liga Americana)”, dijo el ‘utility’ Kike Hernández, de los Dodgers, y quien es uno de los dos jugadores puertorriqueños que estarán activos en el Clásico.

El otro es el receptor Christian Vázquez, de Boston.

Tengo sentimientos encontrados, porque nosotros queríamos la revancha contra Houston. Yo quería la revancha porque no solo nos ganaron el año pasado (en la Serie Mundial), sino también porque fue el equipo con el que firmé como profesional, con el que llegué a Grandes Ligas, y después me cambiaron. Pero a la misma vez, era como, ¡wow! ... una serie entre Dodgers y Red Sox es algo grandísimo. Y yo nunca había venido a Fenway Park”, agregó Hernández.

Sale, el abridor por Boston esta noche, dijo estar listo y lo mucho que había estado esperando ser el primer abridor.

“Es por lo que firmamos. Es para lo que nos preparamos todo el año, una oportunidad de ganar un campeonato, y para eso es que estamos aquí ahora. Todos estamos emocionados y listos para continuar”, señaló Sale.

Kershaw, por su lado, reflexionó acerca de haber tenido la experiencia de una Serie Mundial el año pasado.

Pienso que regresar después del año pasado, y de haber probado cómo fue, e ir a siete juegos y estar tan cerca... pienso que la experiencia puede ayudarnos un poco a saber qué esperar”.


💬Ver 0 comentarios