(semisquare-x3)
El piloto boricua Alex Cora es todo felicidad al momento de recibir el trofeo de campeón de la Liga Americana en su primera temporada con los Medias Rojas. (AP)

Houston – David Price recuerda muy bien la primera cena del equipo antes del comienzo de la temporada regular.

Allí, el nuevo dirigente de los Medias Rojas de Boston, el boricua Alex Cora, le lanzó un reto a sus jugadores.

“Si ustedes quieren una Serie Mundial, levanten la mano”, recordó Price.

Y el pasado jueves en el quinto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, Cora celebró al fin junto a sus jugadores, algo que ya tenía presente en su mente desde el primer día que fue nombrado como mentor de la organización y que, posteriormente, le comunicó al grupo en marzo.

Con una victoria 4-1, los Medias Rojas eliminaron en cinco juegos a los campeones Astros de Houston para adelantar a la Serie Mundial por primera vez desde el 2013.

Boston le barrió los tres juegos a los Astros en su casa, el Minute Maid Park, para festejar en grande el gallardete de su circuito. Celebraron el triunfo ante el silencio de miles fanáticos de los Astros en el estadio. El revés fue doloroso para el campeón defensor.

El clásico otoñal empezará el próximo martes en Boston.

“Es especial para todos nosotros (adelantar a la Serie Mundial). Creo que es algo que Alex Cora nos habló desde el entrenamiento primaveral. Simplemente nos dijo: ‘Si ustedes quieren una Serie Mundial, levanten la mano’”, dijo Price, lanzador zurdo de Boston, quien cargó con el triunfo del jueves tras lanzar seis entradas en cero con nueve ponches, para ganar por primera vez como abridor en su historial de juegos de playoffs tras nueve reveses. “Fue en nuestra primera cena antes del primer juego de la temporada. Y para nosotros llegar a este punto, y hacer lo que hicimos en la temporada regular, y hacer lo que hicimos con Nueva York en la serie divisional, y obviamente derrotar a los reinantes campeones, es muy especial para todos nosotros”, agregó Price.

Para los Medias Rojas será su regreso a la Serie Mundial después de ganar el Clásico de Otoño de 2013, y para Cora tendrá un significado aún mayor.

Cora viene a ser tan solo el tercer dirigente novato desde que comenzó la era de la expansión en las Grandes Ligas, que llega a la Serie Mundial en su primer año al mando. Y en términos generales, será el segundo piloto latinoamericano que dirige en una Serie Mundial, luego de que el venezolano Ozzie Guillén guiara a los Medias Blanca de Chicago al título de la Serie Mundial de 2005.

También estará por segundo año al hilo en la Serie Mundial. El pasado año ganó el título como coach de banco de los Astros.

“Es sumamente gratificante llegar a la Serie Mundial. Tenemos un grupo especial, empezando por los dueños hasta los trabajadores del clubhouse. Estoy sumamente agradecido, pero falta trabajo por hacer”, dijo Cora en un eufórico camerino visitante del Minute Maid Park tras el triunfo.

El cagüeño, que se convirtió además en el primer dirigente novato desde Dusty Baker en 1993 que gana 100 o más juegos en temporada regular, ha tenido un año lleno de logros junto a su equipo, como los 108 triunfos para lograr un nuevo récord de la franquicia.

Además, como puertorriqueño, casi cada acontecimiento o logro que obtiene lo está colocando como el primero de la isla. Edwin Rodríguez fue el primer boricua en ser nombrado dirigente a mediados de la temporada de 2010, pero Cora fue el primero con 100 victorias o más en la regular; el primero en clasificar a su equipo a los playoffs; y el primero en llegar a la Serie Mundial. Falta ver si será también el primero en ganarla.

Y en la historia de la ciudad de Boston y su franquicia de Grandes Ligas, Cora también viene a ser el primer representante de una minoría en llegar al puesto de dirigente con esta organización.

“Hay que ser agradecido. Gracias al Señor, a mi familia y a todos los que me ayudan y me han apoyado. Ha sido una experiencia tremenda estos últimos tres o cuatro años. Hay veces que me pellizco a ver si es un sueño, pero no, esta es la realidad”, dijo Cora, quien también ganó un título como gerente general con Caguas en la pelota invernal y el subcampeonato con Puerto Rico en el Clásico Mundial de 2017.

Con Boston será el segundo viaje de Cora a una Serie Mundial. Como jugador ganó el campeonato en 2007. Pero ahora tendrá una mayor responsabilidad como piloto. Y todo apunta a que goza con la confianza de sus jugadores.

El impacto de Cora

“Es algo bien chévere. Son una tonelada de cosas. Eso es lo que lo hace especial. Su habilidad de comunicarse con nosotros. Sentimos que él puede ser uno más entre nosotros, pero también entendemos su liderato, su rol y quién es él. Él toma el control y se asegura de que continuemos presionando”, dijo Jackie Bradley, Jr., seleccionado como Jugador Más Valioso de la serie.

Cora no era el único boricua que festejaba en el camerino. El vicepresidente senior de la organización, Eddie Romero, también se gozaba el momento. “Es demasiado increíble el trabajo que hicieron los muchachos, Alex y su cuerpo técnico. Estamos emocionados y se lo merecen. Hemos trabajado desde el primer día del entrenamiento, y hemos visto que el plan de Alex ha funcionado”, dijo un jubiloso Romero.

Ya los Medias Rojas suman 115 victorias en la temporada, incluyendo siete en los playoffs. Romero espera sumar las últimas cuatro para cargar con el trofeo de la Serie Mundial “Este ha sido tremendo año, y nos quedan cuatro (victorias) más”, dijo.


💬Ver 0 comentarios