Yadier Molina, receptor de los Cardenales de San Luis. (horizontal-x3)
Yadier Molina, receptor de los Cardenales de San Luis. (AP)

Este contenido es solo para subscriptores. 

La primera semana tras el receso del Juego de Estrellas no fue diferente para el grupo de peloteros boricuas si se compara con el rendimiento de éstos durante toda la campaña.

Francisco Lindor, Eddie Rosario, Javier Báez continuaron luciendo con el madero, mientras Yadier Molina sigue demostrando que es una de las grandes figuras del patio.

Y en el montículo, José Berríos mantiene un paso consistente para superar todas sus marcas personales, mientras Edwin Díaz continúa repartiendo dulces con sus magníficos relevos.

Como nota al calce, el novato Dereck Rodríguez se reafirma como  la nota positiva de esta campaña entre los puertorriqueños.

Yadier Molina -receptor de los Cardenales de San Luis

Luego del receso del Juego de Estrellas el veterano receptor se presentó sumamente caliente. El apodado Marciano promedia .392 con once hits en 28 turnos. Pegó un jonrón y remolcó tres carreras. Fue el boricua más destacado de esta semana.

Javier Báez -intermedista de los Cachorros de Chicago

Promedió .333 en esta primera semana tras el Juego de Estrellas. No conectó jonrones y remolcó dos anotaciones. En total conectó nueve imparables.

Francisco Lindor -torpedero de los Indios de Cleveland

Cuatro de los siete imparables que logró esta semana fueron dobletes. Promedió .318. No empujó carreras, pero marcó en tres ocasiones. Sigue encendido.

Eddie Rosario - jardinero izquierdo de los Mellizos de Minnesota

Consistencia es el nombre del juego para el guayamés. En medio de su mejor temporada en las Mayores, el bateador zurdo promedió esta semana .296. Sin embargo, no remolcó carreras.

José Berríos - abridor de los Mellizos de Minnesota

Una salida y un triunfo. Ese fue el saldo del derecho bayamonés. Trabajó siete entradas y no permitió carreras. Otorgó un boleto y ponchó a nueve.

Edwin Díaz - taponero de los Marineros de Seattle

El ‘Sugar’ sigue en ruta franca para romper la marca de más juegos salvados para un boricua en una temporada. Con los dos logrados esta semana, el taponero tiene 38, a solo seis para quebrar el récord. Sin embargo, también perdió un partido. El resumen fue tres entradas trabajadas, cedió dos hits, una carrera (inmerecida) y ponchó a siete.

Dereck Rodríguez - lanzador de los Gigantes de San Francisco

Sigue causando grata impresión el novato puertorriqueño. Esta semana puso su marca en 5-1. Trabajó en 6.1 entradas. Permitió tres hits y una carrera. Ponchó a cinco.

Kike Hernández - utility de los Dodgers de Los Ángeles

El carismático jugador apenas pegó dos hits en 23 turnos (.086). No remolcó carreras. También fue colocado como relevista en un partido de entradas extras. Dio dos bases y permitió un jonrón para finalizar el partido.


💬Ver 0 comentarios