(semisquare-x3)
Andrew Benintendi. (AP)

Envueltos en una temporada de ensueño, los Medias Rojas de Boston tienen de frente, a partir de hoy, a un rival que podría poner freno a sus intenciones de llegar y conquistar la Serie Mundial.

Los Astros de Houston, vigentes reyes del béisbol de las Grandes Ligas, presentan una escuadra que cuenta con el potencial para retener su corona.

Y si existe un equipo que puede entorpecer lo que hasta ahora ha sido una de las actuaciones más memorables de equipo alguno en las historia de las Mayores —en el caso de Boston— son los Astros.

Los Medias Rojas, bajo la tutela del puertorriqueño Alex Cora, podrían encontrarse con una muralla en esta Serie de Campeonato que inicia en el Fenway Park.

Con Cora en el timón, Boston finalizó con la mejor marca en las Grandes Ligas, 108-52, estableciendo una marca en la franquicia.

Los Medias Rojas no fueron segundos de nadie en las Mayores. Con una alineación encabezada por el binomio de Mookie Betts y J.D. Martínez, lideraron prácticamente todos los departamentos ofensivos.

La ofensiva es su sello de fábrica. Lo fue en la temporada regular y en la Serie Divisional. Podrían preguntarle a los Yankees de Nueva York al marcarle 20 carreras en los últimos dos juegos de la serie. Y en la fase regular remolcaron la mayor cantidad de carreras con 829.

Por su parte, los Astros, no se quedaron atrás con 235 jonrones.

Su alineación es variada y productiva. José Altuve, Alex Bregman y George Springer son los motores ofensivos, pero también cuentan con varias figuras complementarias como Yuli Gurriel, Marwin González, Evan Gattis y Josh Reddick. Houston no ha podido contar con la acostumbrada y valiosa aportación del boricua Carlos Correa, quien ha estado aquejado de dolencias en la espalda.

La ofensiva está de parte de Boston, aunque los Astros no están no muy distantes.

Estelar trío de lanzadores

Ahora bien, el pitcheo abridor de los Astros merece un capítulo aparte. Houston cuenta con la rotación más sólida de las Mayores. El trío compuesto por Justin Verlander (16-9, 2.52), Gerrit Cole (15-5, 2.88) y Dallas Keuchel (12-11, 3.74) constituye la principal arma de los campeones. Entre los tres obtuvieron marca combinada de 43-25.

Charlie Morton, quien fue enviado al bullpen durante la Serie Divisional ante los Indios de Cleveland, podría regresar a la rotación ante Boston. Tuvo marca de 15-3 con 3.13 de efectividad.

El pitcheo abridor de los Medias Rojas también estuvo sólido con Chris Sale (12-4, 2.11), David Price (16-7, 3.58) y Rick Porcello (17-7, 4.28). Entre los tres totalizaron marca de 45-18.

Aunque la marca de estos lanzadores fue superior, el trío de Houston fue más dominante con mejor efectividad y cantidad de abanicados. El relevo fue igualmente parejo, aunque la efectividad de Houston fue menor.

Son dos equipos sólidos y parejos en casi todas las áreas. Igualmente bien dirigidos (Cora yA.J. Hinch son de la misma escuela). El pitcheo abridor de Houston debe ser determinante. Esa será la clave para que los Astros avancen al Clásico Otoñal.


💬Ver 0 comentarios