Alex Cora se quedó corto, por una sola victoria, de igualar la marca de 109 partidos ganados como mentor debutante. (AP / Tom E. Puskar) (semisquare-x3)
Alex Cora se quedó corto, por una sola victoria, de igualar la marca de 109 partidos ganados como mentor debutante. (AP / Tom E. Puskar)

La serie regular 2018 del béisbol de Grandes Ligas finalizó con una actuación protagónica de Puerto Rico, y Caguas tuvo una brillante aportación a ese fenomenal balance final gracias a la actuación de Francisco "Paquito" Lindor, estelar torpedero de los Indios de Cleveland, y Alex Cora como dirigente de los Medias Rojas de Boston.

Y ahora ambos tienen la inmediata oportunidad de añadirle mayor brillo a su sobresaliente actuación.

Cora, en su primer año como dirigente a este nivel, y apenas el segundo piloto boricua en la historia de las Mayores, guió a los Medias Rojas a la mejor actuación en la historia de la legendaria franquicia al acumular brillante marca de 108-54 en camino a ganar su tercer gallardete seguido en la División Este de la Liga Americana.

En su último partido de la campaña vencieron 10-2, el pasado domingo, a sus archirrivales, los Yankees de Nueva York, en el mítico estadio Fenway Park de Boston.

La marca previa de 105 triunfos en una temporada estuvo vigente por poco más de un siglo, desde el 1912.

“Piensas acerca de toda la historia de este deporte y la historia de esta franquicia”, dijo Cora tras alcanzar hace unos días la histórica victoria 106 de los Medias Rojas, equipo con el que ganó una sortija de Serie Mundial en el 2004.

Cora se quedó corto, por una sola victoria, de igualar la marca de 109 partidos ganados como mentor debutante, establecida por Ralph Houk con los Yankees en 1961. Sin embargo, en el camino estableció hitos en la historia del béisbol puertorriqueño como primer estratega boricua en completar una temporada, llegar a 100 juegos ganados y en obtener un banderín divisional. 

Y Lindor, estelar torpedero de los Indios, cerró otra formidable campaña con un cuadrangular solitario en la victoria dominical de 2-1 sobre los Reales de Kansas City. Fue su bambinazo número 38 y la carrera empujada número 92, ambas cifras máximas de su carrera. Terminó, además, de colíder en anotadas con 129, empatado con Mookie Betts, de Boston.

También pegó 42 dobles, se robó 25 bases y conectó nueve vuelacercas abriendo juegos como primer bate en la alineación de los Indios, nuevo récord en la franquicia. Como si fuera poco mantuvo, además, su excelencia defensiva en el campocorto. Cleveland, con 91-71, repitió como campeón en la División Central de la Americana.

“Esas son muchas carreras”, declaró el piloto de los Indios, Terry Francona, en referencia a la gesta de Lindor. “Al tenerlo de primer bate, esa (carreras anotadas) es la estadística más importante. Ha hecho muchas cosas realmente buenas. Y cuando marcas tantas anotaciones es un número muy importante para nosotros”, añadió.

Ahora ambos cagüeños tratarán de mantener su paso ganador en la postemporada. Cora y los Medias Rojas se medirán en su serie divisional al ganador del juego de comodín entre los Yankees y los Atléticos de Oakland, mientras Cleveland se enfrentará a los monarcas del Oeste y campeones de la Serie Mundial 2017, los Astros de Houston.

“Ahora empezamos (otra vez). Estamos listos para jugar el viernes contra cualquiera”, afirmó Cora a la prensa en Boston tras el último partido de la fase preliminar. “Debe ser una semana de béisbol divertida”, agregó.


💬Ver 0 comentarios