(semisquare-x3)
Camila Cora junto a su padre, Alex, durante la caravana por Caguas. (Gerald López Cepero)

Caguas. - Camila Cora ha vivido días emocionantes al lado de su padre y dirigente de los campeones Medias Rojas de Boston, Alex Cora.

Dentro y fuera del terreno ha acompañado a su progenitor desde el último out del quinto juego de la Serie Mundial  al eliminar a los Dodgers de Los Ángeles para conquistar el título de la Serie Mundial, el pasado domingo.

Esa noche posó con su padre que cargaba con el trofeo de campeón en el Dodger Stadium.

El pasado miércoles lo acompañó en la parada de celebración en la ciudad de Boston, cargando una bandera de Puerto Rico y saludando al público.

El jueves también estuvo a su lado en la presentación del trofeo en el TD Garden en un partido de los Celtics de Boston de la NBA.

Y ayer no podía faltar a la gran cita con la gente de Caguas.

Camila también estuvo cerca de su progenitor durante el recorrido por las calles de la ciudad y sobre la tarima.

Camila, sin embargo, niega haberse convertido en una celebridad. “Es solo una oportunidad que he tenido de exponerme”, dijo ayer. “Me lo he disfrutado al máximo. La escuela me permitió estar en las últimas semanas con el equipo. Estoy feliz por estar aquí y porque mi papá está muy feliz”, dijo la estudiante, luego de una entrevista que hizo para la televisión nacional.

Los Cora Amaro están viviendo el sueño de cualquier familia que ama el béisbol. Están con el trofeo de la Serie Mundial en mano, con su pueblo natal de Caguas disfrutando sus éxitos y orgullosos por su origen.

Varios familiares recordaron ayer al patriarca de los Cora, José Manuel “Macuco” Cora, quien falleció hace 30 años, no sin antes enseñarles a sus hijos, Alex y Joey, a jugar pelota y al resto de la familia a amar el deporte.

“Tío está presente con nosotros celebrando”, dijo ayer el primo de los exjugadores, Jorge Oscar Guzmán Cora, luego de mirar al cielo.

Los Cora son gente reconocida en Caguas por su tradición beisbolera. El mayor de los hijos, Joey, precedió Alex en las Grandes Ligas y jugó en la postemporada con los Marineros de Seattle. También fue coach de banco en el campeonato de los Medias Blancas de Chicago  de las Grandes Ligas en el 2005.

Joey no estuvo ayer en la celebración. Actualmente es coach de los Piratas de Pittsburgh. Pero en sus tiempos de pelotero también distinguió a los Cora por demostrar sus orígenes en la plataforma de las Grandes Ligas. Mientras jugaba con los Marineros en los playoffs, Joey llevaba en su gorra dos ‘pines’, uno de un gallo simbólico de Borinquen y otro de la bandera de Puerto Rico.

Orgulloso de sus raíces

Ayer, en la conferencia de prensa, Alex dijo que a los Cora le sale natural decir de dónde vienen.

“Sé que Joey lo hizo y que lo hizo natural. Es lo que le sale a uno. Siempre he dicho que sea en las Pequeñas Ligas o en las Grandes Ligas, o en el béisbol federativo, nosotros estamos representando a Puerto Rico, y utilizar la bandera y hablar de Puerto Rico es natural”, dijo Cora, quien utilizó camisetas con diseños patrióticos durante esta campaña.

Otros familiares de Cora estuvieron en la celebración de pueblo con los Medias Rojas en el centro de gobierno de Caguas, como su señora madre, doña Iris Amaro, quien estuvo en Boston presenciando y celebrando a los Medias Rojas. Los familiares del dirigente participaron ayer de la caravana y del recibimiento.

“Mi familia se lo disfrutó. Ha sido un día excepcional”, resumió Cora, quien también contó con la presencia de su hermana Aimée.


💬Ver 0 comentarios