Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En lugar de ir a Casa Blanca, Carlos Correa se quedó con su familia recogiendo suministros para continuar ayudando a damnificados de la isla por el huracán María. (vertical-x1)
En lugar de ir a Casa Blanca, Carlos Correa se quedó con su familia recogiendo suministros para continuar ayudando a damnificados de la isla por el huracán María. (Archivo)

La ausencia del puertorriqueño Carlos Correa  durante el recibimiento que hizo la Casa Blanca a los campeones de la Serie Mundial, Astros de Houston, no tuvo una motivación política o de rechazo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al menos según se lo expresó el campocorto a los medios estadounidenses. 

"No fue por política ni nada así”, dijo Correa el martes. “Simplemente que el día de descanso era perfecto para proveer ayuda a la gente en Puerto Rico que lo necesita”.

Puerto Rico fue azotado en septiembre por el huracán Maria. Con la asistencia de los Astros, Correa envió un avión con ayuda a Puerto Rico en octubre.

"No solamente represento a los Astros, no solamente represento a mi familia, sino también a los ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico”, dijo Correa. “Solamente quiero atraer atención a lo que está sucediendo”.

La familia de Correa y su prometida, Daniella Rodriguez, se le sumaron el lunes para ayudarle a finalizar su próximo envío, que él espera salga en barco desde Florida antes del final de los entrenamientos de primavera.

"No pensé que era apropiado que yo fuese a la Casa Blanca a hablar con el presidente sobre Puerto Rico cuando el equipo está allí por el increíble año que tuvimos y lo que llevamos a la ciudad de Houston”, dijo Correa. “Es un honor ser invitado a la Casa Blanca. Quiero agradecerle al presidente toda la ayuda que le dio a mi segunda ciudad, Houston, y alguna de la ayuda que le ha dado a Puerto Rico, pero aún necesitamos ayuda en Puerto Rico”.

Correa dijo que las tareas de ayuda continuarán durante la campaña.

"Para mí nada es mejor que recibir llamadas de la gente en mi pueblo agradeciéndome, videos de las gente agradeciéndome la ayuda que he proveído”, dijo.

La realidad es que Correa no fue el único miembro del equipo ausente de la tradicional cita en Casa Blanca. Ken Giles también justificó su ausencia por compromisos familiares.

Mientras, el también puertorriqueño Carlos Beltrán había adelantado hace meses que no asistiría al recibimiento que el presidente Donald Trump le haría al equipo campeón de las Mayores.

El manatieño se retiró al terminar la pasada campaña pero declinó la invitación del equipo de los Astros para unírseles en el viaje a Casa Blanca. En su momento aseguró que su decisión tampoco correspondía a razones políticas. Pero sí ha dicho públicamente que está decepcionado por la manera en que el gobierno federal reaccionó tras la catástrofe causada por el paso del huracán María por la isla el pasado 20 de septiembre. 

Beltrán se quedó en Nueva York bailando con su hija

En entrevista con El Nuevo Día este martes, Beltrán reaccionó al mensaje que publicó el lunes en la cuenta social Instagram, justo el día en que los Astros visitaron la Casa Blanca. El mensaje incluyó un vídeo bailando durante un ensayo en la escuela de su hija mayor Ivana, en Manhattan, Nueva York. 

"Me encantó ver y participar en el recital de baile en la escuela de mi hija Ivana. Esta experiencia no la cambio por ninguna", escribió Beltrán el lunes en su cuenta, lo que generó múltiples comentarios de felicitación de parte del lanzador de los Mellizos, el boricua José Orlando Berríos, del dirigerente de los Medias Rojas de Boston, Álex Cora, y de algunos aficionados, incluyendo uno que no vaciló en mencionar que fue la mejor decisión estar con su hija.

"Porque en esta vida hay prioridades, y nunca cambiaría pasar tiempo con la familia que pasar tiempo con el payaso del trump! Bien hecho caballo! #HoustonStrong #astros", le escribió un fanático a Beltrán.

Cuando este diario le preguntó al exjugador si dicho escrito fue una indirecta a Donald Trump, Beltrán lo negó en cierta manera.

"No, eso es para los que no tengan claro por qué no fui, pues esa es una de las razones por la cuales no fui. Yo decidí estar con mi familia. Cada uno tiene derecho a tomar la decisión que entienda que es correcta para cada uno. Y nada", continuó, riendo, "eso es básicamente un mensaje compartiendo la experiencia con mi hija en la escuela".

Cuando se le preguntó si piensa incursionar en el baile tras su retiro del béisbol, naturalmente lo tomó a chiste.

"No, no, no. Tú sabes que uno por los hijos hace cualquier cosa. Uno se las inventa por los hijos de uno".

El venezolano José Altuve, sí estuvo ayer en la ceremonia de recibimiento en Casa Blanca, donde fue protagonista de un pequeño incidente. Luego de que Trump hizo alusión al jugador durante su mensaje al equipo y se volteó para estrecharle la mano, al finalizar su alocución el presidente procedió a saludar a los jugadores nuevamente pero Altuve mantuvo sus manos en los bolsillos como negándose a saludar de nuevo a Trump.

El martes, en su regreso a los entrenamientos primaverales, la prensa abordó al segunda base venezolano para cuestionarle, entre otras cosas, por qué se mantuvo con rostro tan serio durante el mensaje del presidente.

"El presidente estaba hablando. ¿Qué ustedes querían que yo hiciera? Solo estaba parado ahí escuchando. Fue un honor estar allí. Si no hubiera querido ir, no hubiera ido", dijo Altuve según escribió en Twitter el reportero Jake Kaplan. "Estaba detrás del presidente, probablemente uno de los individuos más importantes en el mundo. No podía estar riéndome o haciendo cosas estúpidas mientras él estaba hablando. Necesitaba escuchar".


💬Ver 0 comentarios