(semisquare-x3)
Stephen D. Keener, el presidente de la organización internacional de las Pequeñas Ligas, le entrega una camiseta a Antonio Castro, el hijo del fallecido presidente cubano Fidel Castro, quien representó al béisbol cubano durante una ceremonia en La Habana

La Habana, Cuba - El próximo torneo de las Pequeñas Ligas contará con Cuba, un participante por el cual se esperó por décadas y que a partir de este año entrará al ecosistema de la principal organización de béisbol infantil del mundo.

La Federación Cubana de Béisbol (FCB) y la Little League Baseball de Estados Unidos(Pequeñas Ligas) anunciaron hoy en La Habana la firma de un memorando de entendimiento que permitirá a los peloteros cubanos menores de 12 años participar en los eventos de ese circuito internacional, comenzando con el torneo del Caribe, que se jugará en Curazao en julio próximo, y, si Cuba gana esa fase, podrá asistir a la Serie Mundial en Williamsport, Pennsylvania, en agosto.

“Este es un sueño hecho realidad y por lo cual muchos compañeros han trabajado varios años”, dijo el presidente de la FCB, Higinio Vélez, al hacer el anuncio en conjunto con Stephen D. Keener, presidente y CEO de las Pequeñas Ligas.

“Hoy es un día feliz. Hemos logrado la firma de este acuerdo dos entidades sin fines de lucro sólo para hacer felices a nuestros niños”, agregó el dirigente federativo.

“Este pacto no es sólo para tener a los niños cubanos jugando en los torneos, sino que nuestra organización tiene el deber de desarrollar el béisbol a nivel global. Por eso vamos a traer recursos a Cuba, como equipamiento, clínicas, recuperación de terrenos de juego, entre otras, para ayudar el béisbol en Cuba”, indicó Keener.

El acuerdo comenzó a cuajarse desde el 2016, a la luz de la reactivación de las relaciones diplomáticas entre ambos países, aunque la idea rondaba en la cabeza de Keener desde los 90.

Antonio “Tony” Castro, hijo del fenecido presidente Fidel Castro Ruz y figura en la Federación Internacional de Béisbol y Sóftbol, fue figura central en las negociaciones y estuvo en sala al momento del anuncio, aunque no hizo expresiones.

El pacto se anuncia luego de que la FCB anunciara uno similar, pero a nivel profesional, con las Grandes Ligas para el movimiento de sus jugadores hacia Estados Unidos, un acuerdo que está bajo fuego por sectores conservadores de la política estadounidense, quienes lo ven como una violación al embargo o bloqueo que pesa contra la isla.

Keener no espera mayores problemas a nivel político, pues su organización cuenta con un “sólido apoyo” de dirigentes a nivel local, estatal, nacional e internacional, los cuales expresaron su solidaridad y aprobación a la iniciativa de incluir a Cuba entre los países participantes de sus torneos.

“Contamos con un sólido apoyo de las Grandes Ligas en este proyecto y ellos están muy felices de que hayamos logrado este acuerdo, a pesar de que somos dos organizaciones separadas”, manifestó Keener.

La expectativa es que Cuba tenga un representante en el próximo torneo regional del Caribe, donde topará con representaciones de Puerto Rico, República Dominicana, Aruba, Curazao, Venezuela, entre otros países de la región.

Para ellos la FCB tendrá que hacer ajustes en sus formatos, pues sus calendarios y estructura está formada para asistir a los torneos de corte federativo, a los cuales no dejará de asistir, por lo que se requerirá de modificaciones.

Las Pequeñas Ligas arrancan con torneos municipales y es el campeón de un pueblo el que, reforzado, acaba representando al país. No es el caso de lo que pasa en Cuba, donde los equipos arrancan en los municipios, pero se van formando selecciones provinciales de entre las cuales se escoge un equipo nacional.

Este año Cuba enviará al campeón del torneo nacional, o sea, a un equipo de una de las provincias del país, no a una novena de un pueblo reforzada, como ocurre con los otros países. Las Pequeñas Ligas hizo esa concesión para dar tiempo a Cuba para que se reorganice, por lo que espera que el primer campeón nacional proveniente de un pueblo cubano se dé el próximo año.

Puerto Rico tendrá un papel importante en esa reorganización, ya que la oficina de las Pequeñas Ligas para América Latina está en San Juan y contará con un rol activo en asistir a la FCB, según Keener.

Creada en 1939 por Carl Stotz, en las Pequeñas Ligas participan alrededor de 200,000 equipos de 85 países, a los que se suma ahora Cuba. Sus torneos internacionales son transmitidos por la cadena ESPN, además de recibir una extensa cobertura mediática en Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios