El expelotero David Ortiz de las Medias Rojas narra la relación que tiene con el dirigente boricua de Boston.

Washington - Antes del partido de ayer de las Futuras Estrellas de las Grandes Ligas, Alex Cora, dirigente de los Medias Rojas de Boston, telefoneó a David “Big Papi” Ortiz para darle consejos sobre cómo encargarse del equipo  internacional.

“Me estaba dando unos ‘tips’…Le dije, (Alex) quédate manso que esto es solo un día”, dijo Ortiz, quien elogió el trabajo de Cora al frente de la novena de Boston.

Ortiz, quien se retiró como jugador en 2016, sostuvo que Cora verdaderamente le llamó para quejarse de que hace unos días, en una de sus visitas de trabajo a Boston, no pasó por su oficina.

Para Ortiz, los Medias Rojas atraviesan por un período especial, que está fundamentando en la tórrida ofensiva de los jardineros Mokie Betts y J.D. Martínez. 

“La gente ya espera que den tres hits cada día”, sostuvo.

Los Medias Rojas llegan al receso del Juego de Estrellas con marca de 68-30 y el primer lugar en la División del Este de la Liga Americana, con ventaja de cuatro juegos y medio sobre sus archirrivales Yankees de Nueva York

Ortiz sostuvo que fue una gran oportunidad dirigir el equipo de estrellas internacionales, que incluyó al puertorriqueño Heliot Ramos, de 18 años y jardinero que pertenece a los Gigantes de San Francisco.

“Les dije que además del talento que Dios les dio, tienen que aprender a desarrollarse para que puedan tener una carrera prolongada. Yo no fui un jugador de cinco herramientas, pero las dos que tenía supe aprovecharlas con buenos consejos”, agregó.

Su presencia en el equipo internacional, según contó, fue una propuesta de su amigo Torii Hunter, quien dirigió a la novena de Estados Unidos.

Ortiz se mostró preocupado, además, con el impacto en el juego de la intensidad con la cual ahora se hacen cambios ofensivos. “Eso me robó como 500 hits”, dijo en broma.

Pero, Ortiz -quien conectó 541 cuadrangulares en su brillante carrera-, vio con buenos ojos que se revisen las reglas, para limitar losmovimientos defensivos. 

“Como fanático del béisbol, ves los promedios ofensivos, Bryce Harper aquí, bateando como .220 a pesar de que es uno de los mejores bateadores y te preguntas cómo eso sucede. Entonces, ves a esos muchachos bateando líneas frente al jardinero derecho, que se supone sean hits, o al medio, que se supone sean hits, y parece como si hubiesen 20 a la defensiva”, afirmó.

El extoletero dominicano prevé que si no hay cambios en el futuro, el promedio ofensivo del jugador tendrá menos importancia al momento de evaluar el éxito en béisbol de las Grandes Ligas. “Creo que (las estrategias defensivas extremas) eliminan una parte divertida del juego…Vas a tener que centrarse en los jugadores que batean con poder o llegan más a base”, sostuvo.

Ortiz afirmó que ahora tiene la oportunidad –por vez primera vez en décadas–, en ver los juegos por televisión, “comiendo ‘popcorn’” y que otra cosa que le impresiona es la cantidad de lanzadores que tiran a 100 millas o por hora o cerca de esa velocidad. “Batear ahora – subrayó-, es más difícil que nunca”.


💬Ver 0 comentarios