Carlos Beltrán capturó, este año, su primer y único anillo de Serie Mundial cuando los Astros de Houston superaron a los Dodgers de Los Ángeles en siete partidos. (AP / Matt Slocum) (semisquare-x3)
Carlos Beltrán capturó, este año, su primer y único anillo de Serie Mundial cuando los Astros de Houston superaron a los Dodgers de Los Ángeles en siete partidos. (AP / Matt Slocum)

Carlos Beltrán puso fin ayer a su   gloriosa carrera como pelotero de Grandes Ligas, y de inmediato se activó el conteo regresivo que deberá llevarlo en cinco años al Salón de la Fama  en Cooperstown.

Luego de 20  años de servicios en las Mayores y tras ganar,  al fin,  una sortija de Serie Mundial hace dos  semanas con los Astros de Houston, el manatieño anunció su retiro a través de un escrito en el  portal The Players Tribune.

Con su salida, el béisbol de las Grandes Ligas pierde a uno de los bateadores más completos de su historia y uno de los más productivos en series de postemporada.

Puerto Rico le dice también adiós a uno de sus mejores productos. Su nombre estará en la historia junto a los inmortales Roberto Clemente, Orlando ‘Peruchín’  Cepeda, Iván Rodríguez y Roberto Alomar.

“Hoy (ayer), oficialmente, anuncio mi retiro. Muchas gracias, béisbol. No puedo esperar a ver qué traerá el próximo capítulo”, expresó  Beltrán en su escrito.

“Soy bendecido por poder compartir todas mis experiencias con mis esposa y mis tres hijos, mi familia y mis amigos; por tener una gran fanaticada, por haber podido construir una escuela en Puerto Rico y cambiar la vida de tantos jóvenes, por haber ganado el premio Roberto Clemente, que es el honor más grande que pude haber recibido como pelotero.  Y soy bendecido por ser un campeón. Pero ahora, mi tiempo como jugador ha llegado a su final”.

Rumbo a Cooperstown

De inmediato, las reacciones en los círculos de béisbol no se hicieron esperar. Con un premio de Novato del Año, tres Guantes de Oro, dos Bates de Plata y nueve participaciones en Juegos de Estrellas en su resumé, el consenso entre los entrevistados por El Nuevo Día  es que Puerto Rico tendrá otro miembro de Cooperstown en un futuro no muy lejano.   Beltrán será elegible en el 2023.

“Carlos es uno  de los mejores bateadores ambidextros que ha dado el juego. Para mí,  es un jugador del Salón de la Fama”, dijo Álex Cora, flamante dirigente de los Medias Rojas de Boston.

Cora, quien tiene una relación estrecha con Beltrán, no puso en duda el hecho de que con su anuncio comenzó el conteo regresivo para su inmortalidad.

“No hay otra manera de verlo. Cuando hablamos de los peloteros puertorriqueños, sin temor, sin que se me quede nada por dentro, el impacto de Carlos en sus equipos y a través de toda su carrera fue al nivel de Roberto (Clemente, Alomar) e Iván.  Lo mejor de lo mejor. Fue un jugador completo, lo hizo todo bien. La carrera de Carlos es más que bonita”, sostuvo Cora, quien este año fue parte del cuerpo de entrenadores de los campeones Astros.

Beltrán, de 40 años, debutó en las Mayores en el 1998 con los Reales de Kansas City. Fue reclamado por dicha organización en la segunda ronda del sorteo del 1995.

De inmediato, el béisbol pudo comprobar la grandeza del joven bateador ambidextro. Catalogado un jugador de cinco herramientas, Beltrán se llevó el galardón de Novato del Año en el 1999.

“Los números están ahí. En el ‘peak’ de su carrera fue uno de los mejores en su posición y el más completo”, indicó por su parte Edwin Rodríguez, dirigente de la novena nacional de Puerto Rico.

“El hecho de  que participó en varios playoffs y fue pieza clave,  particularmente en el 2004,  cuando se volvió loco dando jonrones,  es significativo”.

Rodríguez hizo referencia a la actuación de Beltrán en los playoffs del 2004 mientras jugaba con los propios Astros. En las dos series que participó, totalizó ocho jonrones y catorce empujadas.

Tanto Rodríguez como Cora coincidieron, por separado,  que Beltrán tomó la decisión correcta al anunciar su retiro, aunque en el caso del primero hubiese deseado verlo jugar un año adicional.

“Tengo sentimientos encontrados. Su retiro se veía venir, pero tenía la esperanza que jugara un año más. Pero me siento feliz por él. Tuvo una carrera de 20 años de gloria. Comparado con Clemente,  dentro y fuera del terreno”, dijo Rodríguez, quien dirigió a Beltrán en las últimas dos ediciones del Clásico Mundial.  

“Fue una buena decisión. Como dije, yo hubiese querido que jugara un año más, pero se fue en un momento glorioso para él: ganando una Serie Mundial”.

Rodríguez, quien en el 2011 se convirtió en el primer boricua en dirigir en las Mayores (Marlins de Florida), agregó que su compatriota se engrandeció aún más este año al envolverse de lleno en la situación de emergencia que atravezó su país por causa del huracán María.

Beltrán no escatimó en enviar aviones con suministros para ayudar a sus paisanos. De hecho, aún continúa activo en esos menesteres.

“En la situación trágica de Puerto Rico fue una figura clave... dio un paso adelante”, dijo sobre Beltrán, quien en una entrevista que le realizaron en Houston no pudo contener el llanto al recorder por lo que estaba pasando su país.

Cero sorpresas

Por su parte, Cora indicó que no le sorprendió la determinación de su compatriota.

“Sí, lo veía venir. Y terminar así, ¿qué más tú quieres? Fue gratificante  para él. ¿Que le hubiese encantado terminar con una temporada de ensueño como la que tuvo David Ortiz a lo último y retirarse así? Claro. Pero creo que,  siendo honesto, terminar de la forma que terminó es suficiente para él”.

Cora no descartó que Beltrán se mantenga activo en alguna faceta dentro del béisbol.

“Lo veo como una persona de impacto en el béisbol. No sé qué planes tiene. No sé cuáles son sus metas, pero sé que va a impactar el juego. Lo puede hacer en el terreno o en una oficina”.

El hoy dirigente de los Medias Rojas tuvo la oportunidad de compartir más de cerca con Beltrány su familia durante la permanencia de ambos en los Astros. La experiencia fue enriquecedora, según el cagüeño.

“Agradecido de que pudimos compartir esta temportada juntos. Fue especial y no solo por los resultados sino porque tuvimos muchas conversaciones no solo béisbol sino sobre la vida”.

“Muy contento conque se haya dado, por su familia. Poder compartir con su esposa Jéssica, sus hijos. Fue sumamente especial poder verlo a él, irónicamente ver sus prioridades. Lo demostró en ese mes después del huracan. Me siento orgulloso de poder decir que tenemos una tremenda relación. Uno de mis mayores fanáticos. Su familia y él me apoyaron en este proceso. Fue gratificante poder estar ahí con él”.

Beltrán culminó su carrera con un promedio vitalicio de .279 con 2,725 imparables, 435 cuadrangulares y 1,587 carreras empujadas.

En la historia del béisbol puertorriqueño, está tercero en imparables, segundo en dobles (565) y segundo en jonrones. Además, es el líder histórico en carreras empujadas y bases robadas con 312. 

Vistió los uniformes de los Reales (1998-2004), Astros (2004 y 2017), Mets de Nueva York (2005-2011), Gigantes de San Francisco (2011), Cardenales de San Luis (2012-2013), Yankees de Nueva York (2014-2016) y los Vigilantes de Texas (2016).

De igual manera, vistió el uniforme de Puerto Rico en las cuatro ediciones del Clásico Mundial de Béisbol.


💬Ver 0 comentarios