(semisquare-x3)
Max Muncy de los Dodgers y Nathan Eovaldi de los Medias Rojas. (AP)

El tercer juego de la Serie Mundial entre los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Ángeles fue el más largo en la historia del clásico de otoño al extenderse a 18 entradas, pero sepa usted que esta marca está lejos del partido con más entradas jugadas en las Mayores.

Además, este juego tiene la distinción de durar más tiempo que toda la Serie Mundial de 1939. El juego de ayer duró siete horas y 20 minutos, mientras que el clásico otoñal duró siete horas con cinco minutos.

¿Cuál es el récord? 26 innings. El 1 de mayo de 1920, los Robins de Brooklyn y los Bravos de Boston escenificaron un partido de 26 innings, que terminó empatado 1-1 ante la ausencia de alumbrado en el estadio.

Mientras en el 1984, un duelo entre los Medias Blancas de Chicago y los Cerveceros de Milwaukee se extendió a 25 innings y duró ocho horas con seis minutos. Chicago ganó el juego 7-6.

También hubo otro encuentro de 25 innings en 1974 entre los Cardenales de San Luis y los Mets de Nueva York con una duración de siete horas y cuatro minutos. San Luis triunfó 4-3.

Con 24 entradas, en tanto, aparecen un total de cuatro partidos.

En la madrugada del sábado, los Dodgers alcanzaron su primer triunfo de la serie con una sensacional victoria 3-2 en 18 entradas, gracias a un jonrón de Max Muncy. El partido duró siete horas y 20 minutos.

En Series Mundiales, el partido más largo había sido el de los Dodgers de Brooklyn (conocidos en ese momento como Robins) y los Medias Rojas con 14 entradas en el segundo juego de la serie de 1916.


💬Ver 0 comentarios