El debutante dirigente cagüeño de los Medias Rojas de Boston elogió la labor de todos sus jugadores tanto durante la temporada regular como en la postemporada.

Houston – El camerino visitante del Minute Maid Park de Houston era todo euforia al acercarse la medianoche del jueves, pero sobre todo reinaba el sentimiento de gratitud mutua entre compañeros que desde el inicio de los campos de entrenamiento primaveral en febrero tenían una meta clara en su mente: llegar a la Serie Mundial.

Esa era la encomienda del puertorriqueño Alex Cora, quien precisamente antes de celebrarse el pasado Clásico de Otoño 2017 fue entrevistado por la gerencia de Boston para el puesto de dirigente y luego confirmarían su contratación para convertirse en el segundo boricua en escalar a la posición más alta dentro del terreno de juego.

Cora no decepcionó a la administración de la franquicia bostoniana, que anoche cumplió una meta más al doblegar 4-1 a los Astros de Houston en el quinto juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, para darla por concluida y adelantar un paso más en la búsqueda del campeonato en la Serie Mundial.

Es sumamente gratificante llegar a la Serie Mundial. Tenemos un grupo especial, empezando por los dueños hasta los trabajadores del clubhouse. Sumamente agradecido pero falta trabajo por hacer”, dijo en el festivo camerino de los Medias Rojas, Alex Cora, refiriéndose a que ahora enfrentarán al ganador de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional entre los Dodgers de Los Ángeles y los Cerveceros de Milwaukee, que dominan los primeros 3-2.

“Pero vamos a disfrutar esto porque es algo increíble lo que hicimos contra los Astros de Houston. Es el mejor regalo que me han hecho de cumpleaños después del birthday cake que me llevaron Angélica (su pareja) y los gemelos”, agregó Cora, quien cumplió 43 años el jueves y terminó el día con la celebración en el camerino.

“Hay que ser agradecido. Gracias al Señor, a mi familia y a todos los que me ayudan y me han apoyado. Ha sido una experiencia tremenda estos últimos tres o cuatro años. Hay veces que me pellizco a ver si es un sueño, pero no, esta es la realidad”.

Cora hacía alusión a los múltiples logros personales que trazaron la ruta para lo que está viviendo ahora como dirigente en Grandes Ligas. Entre esa lista de logros estuvieron sus campeonatos con los Criollos de Caguas en el béisbol invernal boricua como gerente general, los dos títulos del equipo en la Serie del Caribe representando al país, y el subcampeonato del Equipo Nacional en 2017 en el Clásico Mundial de Béisbol, para el que el cagüeño fungió como gerente general.

Luego vendría su título de Serie Mundial como coach de banco de los Astros, y su eventual contratación como dirigente de Boston posterior a ganar el anillo.

“Contento por la gente en Puerto Rico. Sé que están sumamente orgullosos de lo que estoy haciendo, y lo que estamos haciendo como grupo. Los llevo en mi corazón y les agradezco el apoyo”, agregó Cora.

El piloto destacó la labor del grupo completo en el terreno, que según dijo supo hacer oídos sordos de la fanaticada rival para llevarse los tres juegos en la carretera en esta serie y acabarla sin necesidad de tener que regresar a Boston para un sexto y séptimo partidos.

A descansar antes de la Serie Mundial

Ahora podrán descansar de cara a la Serie Mundial que comenzará en su estadio, el Fenway Park, el próximo martes, 23 de octubre.

“Demasiado increíble el trabajo que hicieron los muchachos, Alex y su cuerpo técnico. Estamos emocionados y se lo merecen. Hemos trabajado desde el primer día del entrenamiento, y hemos visto que el plan de Alex ha funcionado. De cualquier manera que lo vea, este ha sido tremendo año, y nos quedan cuatro (victorias) más”, dijo por su parte un jubiloso Eddie Romero, vicepresidente senior y asistente del gerente general.

Elogios a granel para el pitcher ganador

En una serie de puro bateo, el crédito en la última noche fue principalmente para el abridor del partido, David Price, quien tiró seis entradas en blanco y se apuntó así su primera victoria como abridor en un juego de playoffs, desde que debutó en este escenario hace 10 años. Price no había ganado en 11 aperturas previas, con nueve reveses y dos instancias en que no estuvo en la decisión. Sus únicas dos victorias en ese lapso de 10 años, fueron en labor de relevo.

“Estoy sumamente contento por él. Mucha gente dudó de él pero nadie aquí dudó de él. Confiamos en David, lo que hizo fue tremendo, y ahora podemos pasar la página y pensar en la Serie Mundial”, agregó Cora.

En tanto el receptor Christian Vázquez, otro de los boricuas en la organización, elogió a su compañero de batería.

“Increíble. Es una de las mejores salidas de su carrera. Ahora él va a ganar esa confianza y va a seguir haciendo su trabajo”, expresó Vázquez mientras recibía un baño de champán por parte de algunos de sus compañeros.

“Nunca nos quitamos. Pienso que siempre estamos peleando pitcheo a pitcheo, juego a juego. Pero esto no se acaba aquí. Faltan cuatro victorias para lograr lo que queremos”.

Correa confía en el futuro de su equipo

Al otro lado del estadio, era resignación lo que se respiraba. Un grupo de los jugadores de los Astros conversaban sentados tranquilamente en un círculo frente a los vestidores, mientras, al otro extremo, el puertorriqueño Carlos Correa, concedía entrevistas a los medios de la prensa.

Obviamente hay decepción, pero pues, al final del día pasó lo que pasó. Ahora tenemos que reagruparnos y mejorar para el año que viene. Definitivamente, hay muchos peloteros que se quedan y muchos muchachos buenos que van a estar ready para la batalla nuevamente el año que viene. Tenemos un gran equipo, lo sabemos, y todo el mundo va a mejorar”, dijo Correa a preguntas de El Nuevo Día.

Cuando se le preguntó cómo evaluaba su temporada, en la que tuvo que batallar con una lesión en su espalda, acogió la situación como una experiencia de aprendizaje.

Fue una temporada difícil. Pero estas cosas te hacen apreciar los momentos buenos y te hacen trabajar más duro cada día. No dejo que las lesiones me tumben, sino que busco la forma de mejorar cada día. Ahora tengo tiempo libre para ver mis doctores, recibir tratamiento y hacer mi trabajo en el off season para mejorar y arreglar las cosas que tengo que arreglar”, concluyó, no sin antes enviar un mensaje de agradecimiento a la fanaticada del país que lo ha apoyado en las buenas, como cuando ganó el título de la Serie Mundial el año pasado en apenas su tercera temporada en las Mayores,  y en las malas, como en esta ocasión, cuando ha batallado contra problemas físicos.


💬Ver 0 comentarios