(semisquare-x3)
Kennys Vargas, arriba realizando estiramientos previo al juego contra Carolina, firmó un contrato de un año con los Marines de Chiba Lotte. ([email protected])

Aunque fue un movimiento sorpresivo, Kennys Vargas aceptó con beneplácito la movida que hizo la novena de los Marines de Chiba Lotte de la Liga de Japón al adquirir su contrato de la organización de los Mellizos de Minnesota.

El jugador canovanense, de 28 años, que se encuentra activo con los Indios de Mayagüez en la temporada de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, dijo que saldrá el 26 de enero de 2019 rumbo a Tokio, Japón, para unirse a su nuevo equipo, del que poco conoce.

“Esto es un equipo sorpresa, que se dio en el último momento. Estábamos esperando que se dieran ofertas de otros equipos que habían mostrado interés en el pasado, pero este equipo salió, sorpresivo de la nada y se dio la oportunidad”, comentó Vargas, quien estuvo en las Menores con los Mellizos en toda la pasada temporada. “Ellos (los Marines) negociaron con Minnesota, porque yo fui comprado de Minnesota hacia Japón. No fui agente libre y es Minnesota el que me envía a Japón. Ellos (los Marines) estaban buscando un primera base, un bateador de poder, recurrieron a Minnesota y Minnesota accedió a venderme hacia allá”, agregó el inicialista, que en parte de cuatro campañas con Minnesota sacudió 35 cuadrangulares y remolcó 116 carreras al tiempo que promedió .252.

Buen acuerdo

Sobre el millonario contrato ($2 millones) de un año al que llegó con el Chiba Lotte destacó que es parte de la recompensa de muchos años de ardua labor.

“Bien emocionado y supercontento. Es una oportunidad nueva en mi carrera. Es una oportunidad que la estaba esperando, no tan solo de establecerme en un nivel de Grandes Ligas, como es la Liga (del Pacífico) de Japón, sino el sustento económico de mi familia poder llevarlo a otro nivel”, comentó. “Eso me da mucha alegría. Al fin, después de tantos años, estoy viendo un poquito de fruto de lo mucho que he trabajado”.

“El contrato es por un año. Si Dios permite y tengo una buena temporada, si se da la oportunidad de regresar a Estados Unidos, regreso, o si no estaría haciendo una extensión de dos, tres años o lo que ellos me den”, añadió.

Vargas comentó que el mes entrante espera reunirse en la isla con directivos del equipo.

“Ellos están supuestos a venir en diciembre a tener un diálogo conmigo y con mi familia y a darme detalles de todo lo que va a pasar desde enero allá: estadías, qué tengo que hacer, dónde tengo que ir, el examen físico y todo eso”, dijo. “Me dijeron que el traductor es como el teléfono mío que va a estar al lado mío todo el tiempo”.


💬Ver 0 comentarios