Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

En la Isla se inculcan las técnicas desde temprana edad

NOTA DEL EDITOR: Segunda y última parte del reportaje sobre el desarrollo de los receptores puertorriqueños.

Luego de un largo día escolar, Ezequiel Aquino y Carlos Rodríguez Ruiz, ambos de 9 años, llegaron al parque de béisbol de Jardines de Country Club, en Carolina,  arrastrando pesados bultos como si fuesen peloteros profesionales. 

Y tan pronto fueron llamados, los abrieron para ponerse sus rodilleras, petos y caretas, y luego arrancaron corriendo hacia el plato para una sesión de práctica.

Durante la próxima hora y media, ambos niños practicaron varios aspectos del juego: recibieron tiros desde los jardines y del cuadro interior, bloquearon lanzamientos, fildearon jugadas de toque y pulieron sus tiros a las bases en casos de intentos de robos.

 Los pequeños participan en la categoría de 9 y 10 años del equipo Legends, que juega bajo las reglas de la American Amateur Baseball Congress.

“Me gusta tirar a las bases. Cuando lo hago me emociono. Brinco y salto. Quiero ser como Yadier Molina. Él me gusta porque hace las cosas bien. Pero también me gusta Iván Rodríguez, que fue al Salón de la Fama, y otros jugadores”, expresó Aquino a El Nuevo Día con emoción en el rostro.

Aquino y Rodríguez forman parte del inagotable semillero de receptores en el cual Puerto Rico se ha convertido durante las pasadas cuatro décadas, y que sigue produciendo cada año. 

El pasado año, por ejemplo, un total de 55 receptores boricuas estuvieron activos en el béisbol organizado, incluyendo 11 en las Mayores. Y uno de ellos, Martín Maldonado (Angelinos) sumó un Guante de Oro, el número 28 entre los receptores boricuas en las últimas tres décadas. 

En Puerto Rico, las reglas de la liga American Congress le permiten a los corredores robar las bases desde la categoría 7 y 8 años, pero solamente cuando el receptor captura el lanzamiento. Ya desde 9 y 10 años, los corredores roban almohadillas sin restricciones. Le pueden robar a los lanzadores. Esto permite que los niños receptores desarrollen mayores instintos detrás del plato a temprana edad.

Por ejemplo, Yadier Molina, Martín “Machete” Maldonado y Christian Vázquez comenzaron a desempeñarse detrás del plato desde la infancia.

La reacción de Valentine

En Estados Unidos, la mayoría de las ligas infantiles permiten el robo de bases sin restricciones desde los 12 o 13 años, dijo el exdirigente de los Vigilantes de Texas y los Mets de Nueva York, Bobby Valentine, a El Nuevo Día.

“Así que en Puerto Rico comienzan a aprender desde temprano. De seguro, ayuda en el desarrollo de receptores”, opinó Valentine.

“Hay que darle mucho crédito a Iván Rodríguez. Muchos de los receptores jóvenes crecieron admirando a Pudge, que ahora es un hall of famer. Y luego vino la familia Molina (Yadier, José y Bengie). Ellos aprendieron la técnica y siguieron revolucionando  la posición. He visto que los boricuas sienten mucho orgullo por la posición”, apuntó.

También a diferencia de Estados Unidos, el escucha de los Medias Rojas de Boston, Edgar Pérez, ha observado que el niño boricua -que comienza en la receptoría- continúa jugando la misma posición hasta la juventud. Ve que hay una continuidad en el desarrollo de sus habilidades, incluyendo la coordinación de manos, la flexibilidad de los movimientos de la cintura hacia abajo y el manejo de la trocha.

En Estados Unidos, según Pérez, es muy normal ver a los niños y adolescentes desempeñarse en distintas posiciones hasta definirse por una en  sus años de escuela superior o de universidad.

Mejores instintos

“Si te buscas a la mayoría de los (boricuas) que han ganado Guantes de Oro, comenzaron desde pequeño. Desarrollaron un instinto por la posición. El hecho de catchear tantos juegos los hace mejor con las manos, los instintos y las habilidades de manejar la trocha y de los movimientos de  caderas”, dijo Pérez, quien ha trabajado con el desarrollo de Maldonado, Vázquez,  y Roberto “Bebo” Pérez.

En la historia también hay jugadores que iniciaron jugando otras posiciones y, posteriormente, cambiaron a la posición de receptor y llegaron a las Mayores como Jorge Posada y Víctor Caratini. Pero estos casos han sido menos.

En tanto, el apoderado del equipo Legends, Carlos Sánchez, confirma el planteamiento de Pérez. 

“En Puerto Rico desde pequeño se comienza a trabajar con el instinto del cátcher, de que no le roben las señales, de que tiene que tirar duro hacia las bases y estar pendiente a las jugadas de toque: a dónde tiene que tirar y cómo tiene que tirar”, detalló Sánchez.

“Desde pequeña edad se trabaja en el movimiento, en el approach y en el ángulo al tirar para las bases y crearles la mentalidad de que ellos llevan el juego. De que tienen que estar enfocados y que ellos son los que dirigen a los otros niños”, apuntó Sánchez.

Es curioso y hasta sorprendente ver a niños de 9 años como Aquino y Rodríguez Ruiz trabajar con tanta seriedad y dedicación. Uno de sus instructores, Carlos Valcárcel, les lanza pelotas contra el piso frente al plato, las cuales ambos bloquean con la misma urgencia que se vería en un partido de las Mayores. Más tarde se alternan en el ejercicio de lanzar a las bases.

“Quise ser cátcher”

 “Yo quisiera llegar a las Grandes Ligas porque me gusta ser cátcher. Desde (la categoría) 5 y 6 quería hacerlo, pero estaba en tercero (grado). En 7 y 8 (años) yo quise ser cátcher y me pusieron”, dijo Aquino. “Tengo que estar pendiente al corredor porque me roba, tengo que bloquear, tengo que coger el pitcheo, tengo que tenerlo comostrike para que el árbitro lo cante, y no podemos dejar que la trocha se caiga o se vaya para atrás”, precisó Aquino.

Y la teoría de que los receptores en las Mayores inspiran a los más jovencitos es confirmada.

Rodríguez Ruiz, por ejemplo, admira a Yadier Molina, estelar receptor de los Cardenales de San Luis con ocho Guantes de Oro. “Me gusta (que se pueda robar) porque aprendo y quiero ser como él (Molina)”, indicó con timidez Rodríguez Ruiz. “También jugué primera y tercera, pero me gusta más ser cátcher”.


💬Ver 0 comentarios