El beisbolista expresó que está trabajando duro para lograr cada día ser mejor.

Washington - Justo antes de salir ayer al terreno para el juego de las Futuras Estrellas del béisbol de las Grandes Ligas, el boricua Heliot Ramos afirmó que abraza con entusiasmo la idea de que los Gigantes de San Francisco le lleven a un paso acelerado.

“Quiero llegar (a las Grandes Ligas) lo más pronto posible…Tengo que mejorar un par de cosas, pero si me quieren subir (ya), estoy listo”, dijo Ramos, de 18 años y el principal prospecto de los Gigantes.

Ramos fue ayer el representante de Puerto Rico en el equipo internacional de futuras estrellas que se enfrentó a Estados Unidos, como parte de las actividades relacionadas al Juego de Estrellas de las Grandes Ligas de EE.UU., que tiene lugar mañana.

En un turno al bate, como emergente, Ramos conectó un hit al central, en un partido en el que el equipo de EE.UU. venció a la novena internacional 9-6.

Para Ramos, el partido de ayer, en el Nationals Park de Washington D.C., fue la segunda oportunidad de jugar en un parque del béisbol de las Grandes Ligas. La vez anterior, fue en el partido “All American” de 2016, en el Wrigley Field, un evento que reúne a estrellas de escuelas secundarias de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico.

En aquella ocasión también tuvo una jornada perfecta- bateó de 3-3-, quedándose a un doble de lograr el ciclo ofensivo.

“Es un orgullo y un sueño estar aquí”, sostuvo Ramos, quien fue seleccionado en la primera ronda (turno 19) en el sorteo del 2017.

Después de un inicio lento en la clasificación A, Ramos considera que alcanza más madurez en el plato, para hacerle frente a lanzadores que le ganan en experiencia. Hasta el momento batea para .246, con 8 jonrones, en 81 partidos. “He trabajado más en entender cómo me lanzan”, indicó.

El talentoso jugador boricua es considerado un pelotero con las cinco herramientas del juego de béisbol: poder, alto promedio ofensivo, sobresaliente defensa, brazo y rapidez.

Sueña con el Clásico

Ramos ha crecido viendo a las nuevas estrellas boricuas. Después de saborearse, como espectador, el subcampeonato de Puerto Rico en el Clásico Mundial de Béisbol, ahora piensa en vestir el uniforme del equipo nacional en 2021.

Las extraordinarias temporadas que tienen este año varios de los miembros de ese equipo – como Francisco Lindor, Javier Báez, Eddie Rosario y Edwin Díaz-, le llenan de especial orgullo.

Beltrán es su modelo

Pero, indicó que su modelo como jugador y profesional es Carlos Beltrán, quien se retiró al concluir la temporada de 2017 y obtener su primer campeonato de MLB con los Astros de Houston.

Como Beltrán, Ramos se ha iniciado en elbéisbol profesional como jardinero central.

“Siempre fui jardinero. (Beltrán) es el modelo perfecto a seguir. No lo conozco personalmente, pero por la forma en que jugó, se veía que trabaja fuerte, con liderazgo y que respeta el juego”, dijo.

Sus padres, que han estado desde la semana pasada viéndole jugar en North Augusta (Carolina del Sur), le siguieron este fin de semana al partido de las futuras estrellas. “Están muy orgullosos”, dijo.

En el Nationals Park, pudo conocer a unos de sus ídolos, David “Big Papi” Ortiz, quien fue su dirigente en el partido de ayer. Cuando tenía 10 u 11 años, su hermano Henry le presentó a Ortiz.

“Se acordaba de mi hermano”, sostuvo Ramos.

Ramos, sin embargo, no podrá quedarse a ver el resto de los eventos relacionados al Juego de Estrellas, en el que participarán seis boricuas. Hoy mismo irá de regresa a Carolina del Sur, donde su equipo Augusta Green Jackets tiene juego esta noche y podrá continuar su trayectoria ascendente.


💬Ver 0 comentarios