Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El estadio Hiram Bithorn lucirá sus mejores galas para la serie de dos partidos que arranca esta noche. (Juan Luis Martínez)

Esta noche, tras una ausencia de ocho años de suelo boricua, se cantará “playball” a las 7:10 p.m. en el Estadio Hiram Bithorn y la afición volverá a disfrutar del béisbol de Grandes Ligas.

Los Indios de Cleveland, con la presencia de los jugadores nacionales Francisco Lindor y Roberto “Bebo” Pérez, se medirán a los Mellizos de Minnesota, que serán el equipo local y cuentan en sus filas con los puertorriqueños Eddie Rosario y José Orlando Berríos, lanzador abridor del segundo partido de la serie mañana, miércoles.

El momento en que se lleva a cabo la denominada “Puerto Rico Series” de Major League Baseball (MLB) luce como el ideal. El béisbol puertorriqueño atraviesa por un gran momento, como lo ratifican las demostraciones del Equipo Nacional en las últimas dos ediciones del Clásico Mundial, la actuación estelar de los jugadores del patio en las Mayores y el regreso al trono de la Serie del Caribe con el bicampeonato de los Criollos de Caguas.

“Yo espero que MLB continúe haciendo estos eventos. No solo en Puerto Rico, sino en otros países también. Sé que han ido muchas veces a México. Puerto Rico es un país sumamente bello. Si por mí fuera jugaría todos los años aquí. Es un sueño”, dijo ayer Lindor durante una visita a la escuela en que estudió en Gurabo.

El partido de esta noche reúne todos los ingredientes para ser atractivo. Los Mellizos y los Indios luchan en estos momentos el liderato de la División Central en la Liga Americana. Minnesota está en el puntero con apenas medio juego de ventaja, con marca de 7-4. Cleveland juega para 8-6.

“Van a ser unos partidos buenos. Cada vez que jugamos contra Cleveland lo damos todo porque sabemos que ellos son un buen equipo”, indicó Rosario. “(Somos) dos equipos que se ven bien completos y competidores en la sección. Aquí la temperatura es caliente como me gusta. Ellos juegan en Ohio y nosotros en Minnesota. La temperature siempre está fría para nosotros. Vamos a tratar de dar el mejor show al pueblo de Puerto Rico”.

Esta noche los Indios, finalistas en la Serie Mundial de 2016, enviarán a la lomita al dos veces ganador del Cy Young (2014, 2017), Corey Kluber ( 1-1 y 1.57 de efectividad en 2018).

Su rival en el montículo será Jake Odorizzi (1-0, 2.20 ERA), quien dijo estar a gusto por lanzar en un clima cálido tras pasar los pasados días en Minnesota con temperaturas de 40 grados y nieve.

“Prefiero no lanzar en clima frío, así que aquí estamos de lujo. Esto es algo que estábamos esperando desde ‘spring training’, estar aquí con este clima. Creo que el calor le dará a cada uno un poco de energía extra para salir al terreno y pasarla bien”, expres'o Odorizzi.

Aunque en las primeras semanas de campaña la ofensiva no ha engranado, la constante de los Indios ha sido su cuerpo de lanzadores. Tienen a Carlos Carrasco como colíder de victorias, con tres; y al taponero Cody Allen entre los mejores cinco en salvamentos, con tres también.

Los Mellizos, por su parte, marcan el paso en su grupo gracias en gran parte a la actuación de su veterano Joe Mauer, quien comanda la Americana en bateo con .412. Cuentan con el poderoso bateador dominicano, Miguel Sanó, el mejor del club en carreras remolcadas con ocho. Por los lanzadores, el bayamonés Berríos ha sido clave con récord de 2-1 y efectividad de 2.18. Pero ni en su primera apertura, cuando tiró el juego completo, ni en la tercera, permitió carreras a sus rivales. Su cuarta apertura será el miércoles ante su familia y compatriotas.

“Va a haber muchos familiares y amigos apoyándome, pero es una salida más de la temporada. Me voy a preparar como siempre lo hago. Lo único diferente es que es ante mi pueblo, ante mi país. Eso lo hace especial”, indicó Berríos.

En 2016 debía celebrarse en Puerto Rico una serie de partidos oficiales entre los Marlins de Miami y los Piratas de Pittsburgh, pero fue cancelada ante el temor de los peloteros de ambos equipos de contagiarse con el virus del zika. Luego en 2017 se confirmó que Puerto Rico no sería sede de una de las rondas del Clásico Mundial, y la fanaticada se quedó con las ganas de ver al que luego sería bautizado como “Team Rubio.

Pero uno de los que recibió con regocijo la temporada pasada la noticia de que su equipo jugaría en la isla en 2018, fue Lindor, quien nunca había tenido la oportunidad de jugar en Puerto Rico. Esta noche sabrá qué se siente al jugar ante un Estadio Hiram Bithorn atestado de fanáticos.

Tres peloteros nacionales que estarán activos en esta serie de dos partidos entre Cleveland y Minnesota que sí han visto acción en la isla, son Pérez, Rosario y Berríos. Pérez y Rosario han jugado en la pelota invernal, mientras Berríos fue parte de la selección en el Clásico Mundial de 2013, que jugó la primera ronda en en el Bithorn.


💬Ver 0 comentarios