Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Si todos los deportistas que fueron exaltados ayer al Pabellón de la Fama del Deporte Puertorriqueño practicaran el mismo deporte, podrían formar un equipo de ensueño.

El excampeón mundial de boxeo Félix ‘Tito’ Trinidad y los exgrandesligas Edgar Martínez y Juan ‘Igor’ González, encabezaron ayer la 51ra. exaltación al prestigioso recinto boricua.

El exbaloncelista Sammy Betancourt, el excorredor y entrenador de atletismo Víctor López, el periodista deportivo Rafael Bracero, Rafael Acosta, director del World’s Best 10K; el exlanzador del béisbol aficionado Jesús ‘Motora’ Feliciano y el exjinete Miguel ‘Macuco’ Vargas completaron el grupo de la 51ra. Exaltación al Pabellón.

Precisamente, dos de los nuevos inmortales del deporte boricua, Martínez y González, fueron parte de ese Dream Team que ganó la Serie del Caribe en 1995.

La emotiva ceremonia, que llevaba como lema “De Londres a Londres”, comenzó con la representación de los medallistas de los pasados Juegos Olímpicos de Londres, el luchador Jaime Espinal y el vallista Javier Culson, además del finalista en gimnasia Tommy Ramos, quienes desfilaron con la antorcha olímpica, la bandera de Puerto Rico y la bandera del Pabellón de la Fama, respectivamente.

Además, se rememoró la gesta del hit 3,000 de Roberto Clemente, lograda hace 40 años, unos meses antes de su trágica muerte.

El orgullo de representar a Puerto Rico y de recibir tan importante distinción en su tierra embargó a cada uno de los exaltados, quienes también se mostraron honrados de formar parte de un selecto grupo.

“Como puertorriqueño, estoy muy orgulloso de haber podido representar a Puerto Rico”, dijo Martínez, uno de los mejores bateadores designados de todos los tiempos.

“Yo digo que estoy aquí hoy por ese hit 3,000 que dio Roberto Clemente. Como niño, me dio la inspiración para llegar a las Grandes Ligas. Gracias a todos esos peloteros que han puesto el nombre de Puerto Rico en alto y que nos han dado la imaginación a nosotros para ser peloteros”.

Otros de los que expresó agradecimiento por la distinción lo fue Trinidad.

“Hemos trabajado duro para llegar hasta aquí, pero ha valido la pena”, dijo Trinidad cuando subió al podio.

“Gracias a mi gente, a todo Puerto Rico. Los quiero”, agregó el expúgil de Cupey Alto, consciente del cariño que siempre le ha tenido el pueblo puertorriqueño y que quiere devolverle.


💬Ver 0 comentarios