Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Los niños tuvieron la oportunidad de compartir con el exreceptor en las Grandes Ligas Iván Rodríguez y de escuchar un mensaje en el que los instó a seguir sus sueños y a creer en ellos. (semisquare-x3)
Iván Rodríguez ofrecen mensaje a los niños en el hogar. (Juan Luis Martínez)

Ante la mirada atenta de una docena de chicos residentes del hogar de niños Forjadores de Esperanza, en Bayamón, el expelotero e integrante del Salón de la Fama del Béisbol, Iván “Pudge” Rodríguez, los instó a perseguir sus sueños y a creer en ellos.

“Tienen que ponerse metas en su corazón, en su mente, y tienen que quererse. La vida se trata de ser uno mismo y ser lo mejor que se pueda”, les dijo Rodríguez a los menores que han sido ubicados allí por el Departamento de la Familia.

El exreceptor, considerado uno de los mejores de las Grandes Ligas, les recalcó a los jovencitos “que cuando uno quiere ser alguien en la vida, y se lo propone, lo puede llograr”. Asimismo, les aconsejó que mantuvieran una actitud positiva, sin importar las circunstancias de sus vidas.

“Tienen que ponerse metas aquí (señaló a su corazón) y aquí (tocó su cabeza)”, les remachó.

“Yo quería ser el mejor cátcher, y lo logré. Yo quería ser un hall of famer, y lo logré. Yo quería jugar en Grandes Ligas, y lo logré aquí (en el corazón) y aquí (en su cabeza)”, subrayó el atleta vegabajeño.

La charla fue parte de una actividad convocada ayer, miércoles, por el banco hipotecario Sun West Mortage, en la que se le entregó un donativo de $10,000 al hogar, que sufrió daños por el huracán María. La ayuda se logró gracias a las aportaciones anónimas de un grupo de personas.

Responsabilidad social

En un aparte con este medio, Rodríguez destacó el potencial de los menores que viven allí y la necesidad de que más personas ayuden organizaciones como esta, particularmente en los momentos que vive el país.

“Hay que ayudar estos niños porque son el futuro. No nos podemos enfocar en lo malo, hay que enfocarse en lo positivo. No importa lo que ellos hayan pasado en su vida. No podemos echarnos a un lado, hay que dedicarles tiempo porque son niños que tiene un corazón grandísimo”.

Por su parte, Luis Raúl Padilla, presidente de Sun West, sostuvo que llevan cuatro años colaborando con este hogar, tras identificarse con el trabajo que hacen y ver las necesidades que tienen..

"Este hogar tiene una misión de esperanza. De recoger muchachos, que por cosas de la vida sus papás y sus mamás no los pueden tener, y los cuidan y les dan un hogar. Al ver las necesidades que tienen, y nosotros siendo un banco hipotecario, decidimos ayudar a este hogar, junto a Iván".

Mientras, Damaris Rivera, directora del hogar, agradeció el dinero recibido, y explicó que el mismo los ayudará a rehabilitar la estructura, que les da albergue a niños de 5 a 19 años removidos de sus familias por el Departamento de la Familia. “Recibir este donativo es una señal de que no estamos solos”, expuso.

La mujer agregó que el hogar sufrió daños considerables tras el paso del huracán María, el pasado mes de septiembre, los que calculó sobrepasan los $150,000. De hecho, al momento de la visita de este medio, se podían observar como los techos de varios de los salones aún tenían carpas azules. Asimismo, de una matrícula de sobre 20 niños, han tenido que bajar a 12 porque no pueden acomodar más personas.

La directora indicó que las personas que quieran ayudar al hogar pueden comunicarse al teléfono 787-640-6940 o llegar hasta el hogar, ubicado en el kilómetro 0.6 de la carretera PR-862, barrio Pájaros Americanos, en Bayamón.


💬Ver 0 comentarios