(horizontal-x3)
Mientras Carlos Correa, de los Astros de Houston, parece no encontrar el ritmo ofensivo, el lanzador José Berríos se mantiene sin ganar desde principios de agosto. (AP)

Entrando en la recta final de la temporada, dos de las principales figuras puertorriqueñas de las Grandes Ligas intentan desesperadamente reencontrarse tras experimentar una marcada merma en sus estadísticas individuales.

El torpedero de los Astros de Houston, Carlos Correa, y el abridor de los Mellizos de Minnesota, José Berríos, atraviesan por difíciles momentos y hasta cierto punto preocupantes, particularmente en el caso del primero, cuando su equipo intenta proteger su liderato en la división Oeste.

Fuera de ritmo

Correa, considerado uno de los bateadores más temibles del béisbol, no ha encontrado su ritmo ofensivo luego de perder casi dos meses de acción debido a problemas con su espalda.

Desde que el santaisabelino regresó a la alineación de los Astros en agosto —hace un mes—, Correa apenas promedia .170 con un jonrón y 13 carreras remolcadas.

“Pienso que de la manera que lo vi en la pasada serie (contra los Medias Rojas de Boston), no está en un 100%. Si no es que le molesta podría ser que tiene miedo de lastimarse otra vez”, opinó Edwards Guzmán, exjugador de Grandes Ligas y actual evaluador de talento de los Cachorros de Chicago.

“Se ve en su movimiento, en el swing. Parece que no se siente cómodo. Como es la primera vez que está tanto tiempo inactivo puede haberse afectado en el timing”.

Correa, quien desde que debutó en las Mayores en el 2015 se ha distinguido por su habilidad por conectar extrabases y batear hacia la banda contraria, apenas tiene dos dobletes desde que regresó hace exactamente un mes. También se ha ponchado en 24 ocasiones.

“Los pitchers logran hacer sus ajustes y lo han hecho con Carlos. Ahora los lanzadores le están pitcheando afuera. Pero yo sé que está haciendo los ajustes con sus coaches y va a terminar bien la temporada”, agregó el gerente general de los bicampeones nacionales y del Caribe, los Criollos de Caguas.

Los campeones vigentes lideran la división Oeste de la Liga Americana con marca de 89-54, pero solo lo separan 2.5 de los Atléticos de Oakland, que ocupan el segundo lugar.

Houston necesita de la ofensiva de Correa para evitar ser desplazado en estas últimas semanas por los impetuosos Atléticos.

Sin incluir el partido de anoche, Correa promedia en la temporada para .242 con catorce jonrones y 62 remolcadas.

Saludable Berríos

Por su parte, Berríos atraviesa también por un mal momento. El bayamonés lleva tres derrotas al hilo y no gana una salida desde el 4 de agosto cuando puso su foja en 11-8 con efectividad de 3.51.

Desde entonces lanza para 0-3 —tres no decisiones— con un promedio de carreras limpias de 5.96. Le han pegado siete jonrones.

Guzmán no cree que Berríos tenga molestias en el brazo. Tampoco piensa que esté cansado. Tiene un total de 27 ponches en 27.2 entradas durante ese periodo.

“No ha pitcheado mal. Se ha mantenido saludable que es lo importante. Su velocidad no ha bajado, por lo menos se ve que no está cansado”.

“Pienso que lo que ha pasado es que que los días que viene lanzando bien no ha tenido el respaldo ofensivo como en el juego que lanzó frente a Jorge López (sábado). Cuando su equipo batea él no ha tirado bien”.

Guzmán tiene otra teoría de lo que pudiera estar ocurriéndole a Berríos, aunque no se atreve asegurarlo.

“Distracciones. El recientemente hizo un cambio de agente. Eso podría haberle afectado”.

Berríos, uno de los brazos más prometedores de la Liga Americana, tiene balance de 11-11 con una efectividad de 3.83.

Sus rivales le promedian .225. Tiene un total de 176 ponches en 173.2 entradas.


💬Ver 0 comentarios