Carlos Correa ha tenido momentos de brillo en la postemporada, como el hit que quebró el empate en el primer partido ante los Medias Rojas de Boston. (AP / David J. Phillip) (horizontal-x3)
Carlos Correa ha tenido momentos de brillo en la postemporada, como el hit que quebró el empate en el primer partido ante los Medias Rojas de Boston. (AP / David J. Phillip)

Houston – La salud de Carlos Correa no es motivo de preocupación para la dirección técnica de los Astros de Houston ni para la alta plana de la gerencia.

Después de todo, los cañonazos que soltó ayer durante la práctica de bateo en el Minute Maid Park, alrededor de una hora antes del tercer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante los Medias Rojas de Boston dieron una buena señal.

Correa, el estelar campocorto que ha jugado buena parte de la temporada 2018 aquejado por una lesión en su espalda, ha revelado que el dolor le ha afectado su swing. Sin embargo, ayer se vio muy suelto en sus movimientos con el torso al abanicar con el bate, y ya dio señal de mejoría en el fin de semana en el Fenway Park de Boston y hace dos semanas en Cleveland.

Ayer, durante la práctica de bateo de los Astros, el sonido que la pelota producía al estrellarse con las vallas publicitarias en lo alto del jardín izquierdo del Minute Maid Park era una buena noticia para la fanaticada presente, quienes vitoreaban sus cañonazos.

Si está recuperado por completo habrá que verlo en lo que resta de la serie, pero ni el piloto A.J. Hinch ni el dueño de la franquicia, Jim Crane, han caído en pánico.

“Carlos ha tenido que batallar con un par de cosas diferentes a través del año, y ha sido un año errático para él medicamente. Y ha tenido que afrontar eso. Ha tenido algo casi todos los años de su carrera. Ha tenido que aprender a ser fuerte y a atravesarlo”, reconoció Hinch. “Lo bueno sobre Carlos es que él siempre va a estar ahí cuando está disponible. Yo nunca dudo él; si él quiere jugar, puede jugar”.

Con todo y dolencias, Correa ha continuado produciendo, mayormente con su guante. Aunque en la temporada regular solo bateó .239 —su promedio más bajo desde que debutó en las Mayores en 2015— y en esta postemporada solo tenía un raquítico .176 antes del partido de ayer, a la defensa ha sido el mismo de siempre. Incluso, tuvo el que hasta ahora ha sido su mejor porcentaje de fildeo, con .984. Y este año solo cometió seis errores, su menor cifra en una temporada.

“Su defensa es grandiosa. Él ha ayudado. Esperamos que en el tiempo muerto pueda sanar y estar de regreso (el año que viene)en un 100 por ciento. Sí ha tenido unos pocos momentos malos. Creo que Carlos va a estar bien. Ha dado par de hits grandes ya, le ha dado a la bola realmente fuerte y está produciendo”, destaco por su lado Crane, propietario de la franquicia que consiguió el primer título de Serie Mundial de su historia en 2017.

Plena confianza

Si alguien ha sido enfático defendiendo al jugador, Novato del Año de 2015 en la Liga Americana y primer puertorriqueño en ser seleccionado en el primer turno global de un sorteo de jugadores de Grandes Ligas (2012), ha sido su dirigente.

Ha tenido que batallar haciendo algunos ajustes en el swing durante todo el camino, y con algunos dolores y molestias, fallando algunas veces. Pero pienso que a veces tienes que recordarle a la gente que él es realmente un buen jugador y que él tiene la oportunidad de hacer un gran impacto. Ha tenido algunos hits grandes para nosotros esta postemporada”, recordó Hinch, al aludir el jonrón de tres carreras en el Progressive Field de Cleveland, para sepultar a los Indios en el cierre de la Serie Divisional hace dos semanas.

Y en el inicio de esta Serie de Campeonato el sábado en Boston, conectó un sencillo impulsador de carrera que quebró un empate a 2-2.

“ Confío en él cuando él está en el terreno. Y él es un jugador realmente bueno”, concluyó el técnico.


💬Ver 0 comentarios