Mookie Betts (izq.) y Xander Bogaerts celebran chocando sus brazos el triunfo de los Medias Rojas de Boston sobre los Dodgers de Los Ángeles. (AP / Elise Amendola) (semisquare-x3)
Mookie Betts (izq.) y Xander Bogaerts celebran chocando sus brazos el triunfo de los Medias Rojas de Boston sobre los Dodgers de Los Ángeles. (AP / Elise Amendola)

Boston – La paciencia en el plato le está rindiendo frutos a los Medias Rojas de Boston en situaciones después de dos outs, y los rivales parecen estar impacientándose por no encontrar la manera de cerrar entradas sin que les hagan daño.

Boston mejoró anoche su récord a 9-0 en los partidos de esta postemporada en que ha anotado primero, y aumentó a 36 el total de carreras que ha marcado después de dos outs, con el triunfo 4-2 que le dio ventaja en la Serie Mundial de 2-0 sobre los Dodgers de Los Ángeles.

Christian (Vázquez) hizo tremendo trabajo, batalló ese turno y puso la bola en juego, Mookie (Betts) hizo lo mismo y después Andrew (Benintendi) tuvo tremendo turno. Eso es lo que nosotros hacemos. Ponemos la bola en juego con dos strikes, ponemos la bola con corredores en posición de anotar, y haciendo eso cosas buenas van a pasar”, dijo el dirigente de Boston, Alex Cora, al finalizar el desafío.

La franquicia bostoniana viajará hoy, jueves, a Los Ángeles, donde tendrán la oportunidad de acabar el Clásico si logran dos victorias en los tres partidos programados en el Dodgers Stadium.

Cora se refería a la crucial quinta entrada en que Boston hizo daño otra vez después de dos outs. Los Medias Rojas han anotado 68 veces en estos playoffs, por lo que sus 36 carreras después de dos outs representan el 53 por ciento del total.

Y Vázquez tuvo mucho que ver con un gran turno en que luego de caer abajo 0-2 en el conteo de bolas y strikes, conectó luego en 1-2 un sencillo que mantuvo viva la entrada luego de que el coreano Hyun-Jin Ryu parecía tener el control en la entrada.

Fue grande. Mi plan era llegar a base para que Mookie Betts y los muchachos del lineup arriba empataran el juego, y lo hicieron. Tremendo trabajo de ellos. Vamos siempre con un plan y no nos podemos salir de él. Esa es la clave, no importa cuántos outs, nunca salirse del plan”, dijo por su parte Vázquez en el camerino local del Fenway Park.

“Trabajar el conteo. Yo no soy un bateador de jonrón. El plan era llegar a base como fuera, ya que Mookie venía detrás. Estoy contento con el trabajo que hice y con la victoria. Como dije antes la clave es no salirse del plan es la clave, y seguir atacando pitcheo porpitcheo”.

Ya con las bases llenas luego de los sencillos al hilo de Vázquez y de Betts, y el boleto recibido por Benintendi que hizo trabajar bastante a Ryu desde la lomita, Ryan Madson entró a relevar y le dio boleto a Steve Pearce para permitir la carrera del empate de Boston, 2-2.

Fue entonces cuando el bateador designado J.D. Martínez puso el batazo clave, un sencillo remolcador al bosque derecho que trajo dos carreras más que resultaron suficientes gracias al trabajo del abridor David Price. El zurdo duró seis entradas por segunda apertura consecutiva en esta postemporada para apuntarse el triunfo, y el relevo de Boston completó la jornada.

“Vivimos en una era en que batear .210 con 30 jonrones y 70 carreras empujadas es aceptable y la gente lo ve como tremenda temporada. Nosotros no. Creemos que hay situaciones en que si te ponchas con nadie en base y temprano en el juego, está bien. Pero con corredores en posición de anotar y con dos strikes, hay que poner la bola en juego a ver lo que sucede”, agregó Cora quien naturalmente dio crédito al trabajo que hizo también su lanzador abridor, el zurdo David Price.

Price, que antes de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Houston, no había obtenido nunca un triunfo como abridor en series de postemporada, y tenía récord negativo de 0-9 iniciando en el montículo, lleva ahora dos aperturas consecutivas saliendo con la victoria, y esta de anoche en un gran escenario como la Serie Mundial.

“Es tremendo. Este es el más grande escenario en el béisbol. No hay otro escenario que vaya a ser más grande que lanzar en un juego de Serie Mundial, a menos que sea un séptimo juego de la Serie Mundial. Ser capaz de hacer esto, se siente bien, de seguro. Estoy animado por mí, por mis compañeros y coaches, por estar a dos victorias. Estar 2-0 ahora mismo en la Serie Mundial es una gran sensación”, dijo Price.

En el lado de los Dodgers, el dirigente Dave Roberts sabe la premura que tienen ahora de ganar cuando menos dos de tres juegos para asegurarse de que la serie se extienda y regrese a Boston la semana que viene.

“Tenemos que encontrar la manera de ganar un juego. Obviamente salimos de aquí hacia nuestra casa abajo 2-0”, dijo Roberts, quien a pesar del segundo revés volvió a dar crédito a sus lanzadores por hacer los pitcheos correspondientes, y a la vez reconoció el esfuerzo de los Medias Rojas por hacer su trabajo.

Así se expresó cuando se le preguntó si hubiera sido lo indicado sacar a Ryu de la lomita luego de permitir el sencillo de Vázquez, sabiendo que Boston es peligroso produciendo carreras después de dos outs.

“Él (Ryu) tuvo a Vázquez en 1-2, concedió el hit con un cutter, creo. Y luego con Mookie ahí, permitió un hit con una roleta. Y yo pensé que él estaba ejecutando. Benintendi puso un gran turno contra él, y se ganó la base. Pero para mí, tenía que tomar una decisión de darle a Ryu la oportunidad de salir de esa situación y enfrentar a Pearce (Steve) o irme con alguno que sé que parea bien. Pero sentí otra vez que Madson (Ryan) era el indicado en esa situación”, dijo Roberts.

El técnico aceptó que fue inusual verlo dar una base por bolas en ese turno, que le costó una carrera para el empate.


💬Ver 0 comentarios