El dirigente cagueño Alex Cora alza el trofeo de campeonato de la Serie Mundial luego que los Medias Rojas eliminaron a los Dodgers de Los Ángeles.  (AP / Jae C. Hong) (semisquare-x3)
El dirigente cagueño Alex Cora alza el trofeo de campeonato de la Serie Mundial luego que los Medias Rojas eliminaron a los Dodgers de Los Ángeles. (AP / Jae C. Hong)

Los Ángeles – El puertorriqueño Alex Cora se mantuvo logrando aciertos hasta el último día de la temporada del béisbol de Grandes Ligas, y menos de un año después de su contratación como dirigente de los Medias Rojas de Boston, hizo historia anoche al conducirlos al campeonato de la Serie Mundial sobre los Dodgers de Los Ángeles.

Tras una temporada de ensueño de su equipo, los Medias Rojas coronaron el 2018 de éxitos con fuegos artificiales. Al son de cuatro cuadrangulares, uno de ellos con un corredor en circulación, los Medias Rojas se encaminaron a un triunfo 5-1 en el quinto partido para dominar el Clásico de Otoño 4-1.

Cora no solo hizo historia como el primer boricua en ganar la Serie Mundial como piloto, sino que escribió su nombre en los libros de récords de esta longeva liga profesional al convertirse en apenas el quinto dirigente que conquista el título en su temporada inicial al mando.

Otro hito que marcó el puertorriqueño es que es apenas el segundo latinoamericano que saborea la gloria en la Serie Mundial, detrás del venezolano Ozzie Guillén, quien ganó con los Medias Blancas de Chicago en el 2005.

Celebración una vez más en la carretera de los Medias Rojas de Boston al coronarse campeones de la Serie Mundial. Hoy en el Dodger Stadium de Los Ángeles. #SerieMundial

Posted by El Nuevo Día on Sunday, October 28, 2018

Y ganar el campeonato fue una meta que estuvo clara en su mente desde lo oficializaron como dirigente de los Medias Rojas a principios de noviembre de 2017.

Lo posterior a su presentación como dirigente en la ciudad de Boston, fue una visita a la isla con miembros del equipo, como los lanzadores estelares Chris Sale y Rick Porcello, junto con el receptor boricua Christian Vázquez, para llevar ayuda a familias damnificadas por el huracán María. Esa fue una petición que Cora le hizo a la gerencia tan pronto lo nombraron.

Para Boston es su cuarto campeonato de este siglo, luego de los conquistados en 2004, 2007 y 2013. En total es el noveno título de la organización, que antes de ganar su cetro de 2004, estuvo 86 años sin conocer el triunfo. Desde entonces Boston ha ganado la Serie Mundial en sus cuatro viajes al clásico.

Cora, sumó así su tercer anillo de campeón, pues ganó uno como jugador en 2007 con este mismo equipo, y otro como coach de banco de los Astros de Houston, en la Serie Mundial del año pasado, precisamente ante los Dodgers.

El boricua, cuya única experiencia previa dirigiendo había sido en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente (LBPRC), con sus Criollos de Caguas, saltó al estrellado como mentor de una franquicia que está en una de las ciudades con las fanaticadas más exigentes. Pero no le temió nunca al reto y respondió haciendo engranar a un club que prácticamente con el mismo talento, no pasó de la primera ronda de la postemporada en 2017.

Cora y sus Medias Rojas comenzaron por dejar en el olvido la marca de la franquicia de 104 victorias en una temporada regular, que databa de 1912. Comandados por el piloto cagüeño ganaron 108 juegos, para ganar a galope la División Este de la Liga Americana con ocho juegos de ventaja sobre los Yankees de Nueva York, que también ganaron 100 juegos esta temporada.

Luego superaron a los propios Yankees en cuatro juegos en la serie divisional, y a los Astros de Houston en cinco encuentros en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Todas las series las ganaron antes del límite y solo perdieron tres veces en la postemporada, concluyendo con 11 victorias en octubre.

Ahora Cora une sus nombres a los de una exclusiva lista  que incluye a Bucky Harris (Senadores de Washington, 1924), Eddie Dyer (San Luis, 1946), Ralph Houk (Yankees, 1961), y Bob Brenly (Arizona, 2001), como los únicos dirigentes en ganar en su primera campaña.

Vino a ser también tan solo el tercer dirigente novato desde que comenzó la era de la expansión en las Grandes Ligas, que llega a la Serie Mundial en su primer año al mando.

Pero Cora nuncareclamó el crédito para sí, ni durante la temporada regular ni en las últimas semanas y días, cuando su nombre ha estado en la palestra, recibiendo elogios de todos los sectores, dentro y fuera del béisbol.

Su capacidad de comunicación, su empatía con los jugadores del club interesándose por sus situaciones personales más que por solo jugar béisbol, le hicieron ganarse el cariño y la confianza de sus peloteros, el respeto de la exigente prensa de la ciudad, y la admiración de una ciudad puramente beisbolera y deportiva.

Y la mejor manera de culminar ese año de éxitos en lo personal para Cora y en lo colectivo para los Medias Rojas de Boston, fue la demostración de anoche, con la que el equipo terminó por adjudicarse la victoria nuevamente jugando en la carretera. Tanto las dos series previas ante los Yankees y contra los Astros, las concluyeron jugando como visitantes.

Hoy podrán regresar a su ciudad sin nada en agenda más que celebrar con su gente.

Los Medias Rojas, acostumbrados a atacar primero en el juego durante toda la temporada, y especialmente en los playoffs, no le dieron oportunidad al zurdo Clayton Kershaw y luego de un out en la primera entrada anoche, Andrew Benintendi conectó sencillo al bosque central, y Steve Pearce colgó dos carreras en el pizarrón con un cuadrangular de 405 pies también por el central.

Los Dodgers, que estuvieron a la caza de los Medias Rojas en tres de los primeros cuatro partidos de la serie, respondieron de inmediato en la segunda con una vuelta, cuando el inicialista David Freese se fue para la calle con un batazo de 402 pies hacia el jardín de la derecha para acercar a Los Ángeles 2-1.

Los Ángeles tuvo la carrera del empate a 90 pies del plato en la tercera cuando David Freese se apuntó un triple gracias a una confusión de J.D. Martínez en el jardín derecho, donde salió a buscar la pelota al frente y esta le pasó por encima. Pero Justin Turner se eliminó con rola por el cuadro y el boricua Kike Hernández murió con batazo de foul al que sí le llegó Martínez esta vez para cerrar la amenaza.

Mientras, en el montículo, al dirigente Cora le salió también la movida tardía después del cuarto juego, cuando cambió de parecer y anunció que David Price, en lugar de Chris Sale, sería el abridor del quinto desafío.

Price lanzó siete entradas sólidas para apuntarse la segunda victoria de la Serie Mundial y tercera desde la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Houston, tras un historial nefasto que comenzó en 2008 en playoffs, hilvanando una racha negativa de 0-9 en juegos en que abrió en la lomita.

Kershaw, a quien los Dodgers apostaron todo en un partido de vida o muerte, lanzó impecablemente después de ser víctima del jonrón de dos carreras en el inning de apertura, hasta que volvió a ser atacado con otro batazo de cuatro esquinas en la sexta entrada, cuando el primer bate de Boston, Mookie Bettsle desapareció un envío por el jardín de la izquierda, su primer cuadrangular y primera carrera impulsada de la serie. Antes de ese turno, llevaba apenas de 17-4 (.235) en este clásico.

Previo al partido, Cora le había dicho a la prensa que sentía que ayer podía ser la noche de su primer bate, en alusión a Betts. Y hasta eso le salió al boricua, quien fue repetidamente elogiado y a veces hasta cuestionado por sus movidas de personal, pero que en el terreno probaron ser productivas.

En la séptima entrada J.D. Martínez continuó haciendo daño y también le sacó la pelota a Kershaw, quien finalmente completó siete entradas en las que permitió siete hits y cuatro carreras, tres de ellas por jonrones. Ponchó a cinco. El remate llegó en la octava con otro cuadrangular de Pearce, quien terminó bateando de 4-2 con dos carreras anotadas y tres remolcadas.

Price, quien cargó con el triunfo en el segundo juego de la Serie Mundial al lanzar seis entradas con tres hits y dos carreras permitidas, ayer estuvo aún más brillante con siete episodios de labor, tres hits y una carrera. Dio un boleto y abanicó a cinco rivales.

Revive las incidencias:


💬Ver 0 comentarios