Roberto Clemente encabezó, en el 1971, la ofensiva de los Piratas de Pittsburgh bateando para .414.  (AP) (semisquare-x3)
Roberto Clemente encabezó, en el 1971, la ofensiva de los Piratas de Pittsburgh bateando para .414. (AP)

La presencia y aporte de puertorriqueños en el Clásico de Otoño se remonta desde finales de la década del 1940 hasta el presente.

De acuerdo con el historiador de béisbol y autor salinense Jossie Alvarado desde que Luis Rodríguez Olmo, de los Dodgers de Brooklyn, conectara el primer indiscutible en el segundo partido de la Serie Mundial ante los Yankees de Nueva York comenzó una rica historia que pasa por los premios de Jugadores Más Valiosos  de Roberto Clemente y Mike Lowell, y que se ha extendido hasta el histórico campeonato logrado por Alex Cora como dirigente de los Medias Rojas de Boston, el domingo.

“El Jíbaro Olmo”, el primer  boricua en jugar en un clásico, debutó en el segundo partido de la serie de 1949 donde los Dodgers cayeron 4-1 ante los Yankees. Entró a jugar en sustitución del jardinero Marv Rackley y en la parte alta de la séptima le bateó un sencillo al izquierdo. En el tercer partido de esta serie le conectó un jonrón a Joe Page en la novena entrada. 

Para Alvarado, en la historia de los clásicos de otoño, la “gesta más importante de un pelotero boricua fue el premio al Jugador Más Valioso (JMV) de Clemente en el 1971”. Logro que fue igualado en el 2007 por Lowell, quien fue el JMV de la Serie Mundial donde sus Medias Rojas barrieron a los Rockies de Colorado.

Pero Alvarado recordó que no solo en el terreno de juego los boricuas han dejado su huella.

“La del 1968, cuando José Feliciano cantó el himno de Estados Unidos”, resaltó el historiador refiriéndose a que el toque personal del artista boricua que le puso al Star-Spangled Banner al entonar el himno previo al quinto partido de la Serie Mundial, entre los Tigres de Detroit y los Cardenales de San Luis, recibió duras críticas.

Luis Rodríguez Olmo (izq.) junto a Carlos Beltrán. (GFR Media)
Luis Rodríguez Olmo (izq.) junto a Carlos Beltrán. (GFR Media)

Luis Rodríguez Olmo - Primer indiscutible en una Serie Mundial

El 6 de octubre de 1949, el “Jíbaro Olmo”, de los Dodgers de Brooklyn, se convirtió en el primer pelotero puertorriqueño en conectar un indiscutible en una Serie Mundial al batearle un sencillo al bosque  izquierdo a Vic Raschi, de los Yankees de Nueva York. También sacudió el primer jonrón en el tercer juego.

Rubén Gómez - Primera victoria y sortija

El 1 de octubre de 1954, “El Divino Loco”, como se le conocía al lanzador nacido en Arroyo, lanzó siete entradas y un tercio en las que permitió cuatro indiscutibles, dos carreras, regaló tres pasaportes y ponchó a dos para guiar a los Gigantes de Nueva York a una victoria 6-2 sobre los Indios de Cleveland. Gómez fue relevado por Hoyt Wilhelm quien dio los últimos cinco  outs para acreditarse el juego salvado. Gómez también ganó el primer anillo para un boricua en una clásico.  

José Antonio Pagán - Líder de bateo en la serie de 1962 

En la serie de 1962 entre los campeones Yankees de Nueva York y los Gigantes de San Francisco, “Ñin”  Pagán, torpedero de los Gigantes, (a la derecha en la foto) bateó para .368 para ser el mejor bateador de ese Clásico de Otoño. Por su parte, Ricky Ledée, de los Yankees de Nueva York,  logró en la serie del 1998 el título de bateo al promediar .600 con seis hits en diez turnos al bate contra los Padres de San Diego.

Roberto Clemente - Primer Jugador Más Valioso

A los 37 años, el astro boricua encabezó, en el 1971, la ofensiva de los Piratas de Pittsburgh bateando para .414 (12 indiscutibles en 29 turnos oficiales) en el triunfo 4-3 sobre los Orioles de Baltimore. Mike Lowell se convirtió en el segundo boricua en lograrlo en el 2007 con los Medias Rojas de Boston.

Bernie Williams (izq.) y Jorge Posada. (GFR Media)
Bernie Williams (izq.) y Jorge Posada. (GFR Media)

Bernie Williams y Jorge Posada - Ganadores de Sortijas

Ángel “Cookie”  Mangual, de los Atléticos de Oakland, fue el primer boricua con tres sortijas de Serie Mundial (1972-74). Jorge Posada (derecha) y Bernie Williams (izquierda) ganaron cuatro sortijas de campeonato cada uno estando en el roster activo de los Yankees. Williams las obtuvo en el 1996 y del 1998 al 2000. Posada tiene las del 1998 al 2000 y la del 2009. El receptor tiene un quinto anillo (1998), pero no estuvo activo en el equipo que venció a Atlanta.

Alex Cora - Primer dirigente

En su primer año al frente de una novena en las Mayores,el exjugador guió a los Medias Rojas de Boston al campeonato de la Serie Mundial con un triunfo 4-1 sobre los Dodgers de Los Ángeles, el pasado domingo, para convertirse en el primer dirigente boricua en ganar el cetro. También se convirtió en apenas el segundo latino en obtener el título.


💬Ver 0 comentarios