El campocorto boricua Carlos Correa (derecha) y el segunda base venezolano José Altuve comparten durante una práctica. (AP) (vertical-x1)
El campocorto boricua Carlos Correa (derecha) y el segunda base venezolano José Altuve comparten durante una práctica. (AP)

La realidad de Houston y Nueva York ha sido bastante similiar en los últimos años, y a partir de la Serie de Campeonato de la Liga Americana que inicia esta noche en el Minute Maid Park de los Astros, podría comenzar a definirse qué le deparará el futuro inmediato a ambas franquicias.

Si bien los Yankees son una organización con mucha más tradición en playoffs, la plantilla actual de los Astros tiene ligeramente algo de ventaja pues comenzó su proceso de reconstrucción un poco antes. Y nuevamente en esta postemporada, los Yankees entran desfavorecidos, luego de eliminar esta semana a los favoritos en su Serie Divisional, los Indios de Cleveland.

Los Indios no solo eran los campeones vigentes de la Liga Americana desde 2016, sino que este año concluyeron con el mejor récord de su circuito con 102-60. Ahora a Nueva York le toca chocar con Houston, que cerró con registro de 101-61.

“Es para demostrarle a mucha gente que el talento y deseo está en este grupo de peloteros”, dijo el coach de tercera de los Yankees, José ‘Joe’ Espada a El Nuevo Día, cuando se le preguntó como tomó el equipo el triunfo sobre Cleveland. “Es un grupo joven pero hemos logrado mucho en esta temporada. Creo que la madurez que han demostrado estos muchachos habla por sí sola. Y no hemos terminado. Creo que estos muchachos no quieren irse para sus casas. Quieren seguir jugando béisbol y lo demostramos anoche (el miércoles en el triunfo decisivo 5-2 sobre los Indios)”.

Los Astros no dejan de ser también un equipo joven, pero comenzaron su reestructuración un poco antes que los neoyorquinos, luego de perder 100 juegos o más por tres temporadas consecutivas, incluyendo 111 reveses en su primer año en la Liga Americana. Eso fue en 2013, tras mudarse desde la Nacional.

Apoyado en el talento desarrollado en su sistema finca de ligas menores, incluidos el segunda base venezolano José Altuve (único integrante de aquellas ediciones perdedoras de los Astros) y el primer ‘pick’ del draft de 2012, el puertorriqueño Carlos Correa, Houston comenzó su travesía en playoffs anticipadamente en 2015, cuando las proyecciones lo colocaban entonces como un equipo con potencial de aspirar al título en dos a tres temporadas, más o menos para este año 2017.

Aquella campaña enfrentaron precisamente a los Yankees en el duelo de wild cards de la Americana y los eliminaron en el partido de muerte súbita, para luego medirse y quedar fuera ante los Reales de Kansas City en la Serie Divisional.

Ya el plazo parece haber vencido y lucen como favoritos para adelantar a la Serie Mundial. Al menos desde que comenzaron los entrenamientos primaverales en marzo de este año, la expectativa de los Astros era llegar y ganar el Clásico de Otoño.

A los Yankees no les preocupa, pues antes enfrentaron a los favoritos Indios, y los acabaron después de caer abajo 0-2.

“Ellos saben que al fin del día uno gana los juegos en el terreno. Pero cuando los muchachos leen eso (que no son los favoritos) y escuchan esos rumores, pues eso motiva. Lo demostraron y tenemos ese mismo deseo y esa misma pelea para esta próxima serie. Va a ser más difícil, porque cada vez que avanzas en estas series, se hace más difícil seguir avanzando”, agregó Espada.

Y bien difícil luce lo que enfrentarán los Yankees esta noche en la lomita. Dallas Keuchel abrirá el duelo inicial de la serie, mientras que Justin Verlander, ganador de dos partidos ante Boston en su Serie Divisional, incluyendo el de este pasado lunes que le dio el pase a Houston a la siguiente ronda, comenzará en el montículo mañana sábado en la tarde.

“Igual que la tomamos con Cleveland (la Serie Divisional), los muchachos saben que no somos los favoritos para ganar esta, y eso los motiva a ellos. Nos vamos a tirar al terreno y vamos a pelear contra ese equipo. Ser el ‘underdoug’ muchas veces… pues es bueno comenzar una serie de esa manera”, expresó Espada.

Los Yankees, por su parte, responderán en los primeros dos juegos con el japonés Masahiro Tanaka y el dominicano Luis Severino, este último ganador del cuarto partido ante Cleveland, que forzó un quinto y decisivo encuentro.

Si difícil será enfrentar para los Yankees la rotación encabezada por sus dos ases (Verlander tiene 7-0 con Houston desde que llegó en un cambio con Detroit en septiembre), más complicado será enfrentar una alineación tan peligrosa como la de los Astros, que colectivamente encabezaron las Mayores en la temporada regular en bateo (.282), en carreras anotadas (896), en impulsadas (854) y en total de hits (1,581).

Pero los Yankees también fueron sumamente ofensivos. Fueron primeros en las Grandes Ligas en cuadrangulres (241), y segundos en anotadas (858) y en impulsadas (821). En bateo colectivo (.262) en su circuito, solo fueron superados por Houston.

“Ese ‘lineup’ es un poquito más largo”, respondió Espada cuando se le pidió que comparara a Houston con su anterior rival, Cleveland. “Tiene bateadores con una combinación de velocidad y poder. Va a ser un poco más difícil navegarla (la alineación)”, aceptó.

Al cuestionársele sobre la ofensiva que también poseen los Yankees, entonces habló de lo que a su juicio será el factor para ganar la serie.

“Aquí la clave va a ser quién va a lanzar mejor. Qué equipo puede mantener al otro anotando menos carreras. Esa para mí va a ser la clave. Se va a batear, pero ahora es quién va a jugar mejor defensa y quién va a no permitir al otro equipo anotar más carreras”.


💬Ver 0 comentarios