Panamá no estaba en el panorama de la Serie del Caribe a menos de una semana de celebrarse el torneo cuando se activaron las alarmas por la creciente crisis política que surgió en Venezuela, que iba a albergar el torneo. (AP / Arnulfo Franco) (horizontal-x3)
Panamá no estaba en el panorama de la Serie del Caribe a menos de una semana de celebrarse el torneo cuando se activaron las alarmas por la creciente crisis política que surgió en Venezuela, que iba a albergar el torneo. (AP / Arnulfo Franco)

Ciudad de Panamá - El presidente de la Liga de Béisbol Profesional de Panamá (Probeis), David Salayandía, dijo el domingo que la organización se enteró hace dos días que los Toros de Herrera no recibirán un premio monetario por estar entre los finalistas de la Serie del Caribe

En una conferencia de prensa previo al partido de campeonato entre los anfitriones y los Leñadores de Las Tunas de Cuba, Salayandía lamentó que de los $115,000 que reparte la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe a los cuatro mejores equipos de la competencia, no le tocará un centavo a los locales por estar en calidad de invitados

Solo el campocorto canalero Javier Guerra, seleccionado Jugador Más Valioso de la fase regular, recibirá $7,000 por pertenecer a la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas

“Conozco la regla ahora perfectamente y la respetamos. Lo que no nos pareces es que se lo dijeron dos días antes a los peloteros. Uno de los representantes de la Asociación de Peloteros vino al camerino a darnos la noticia durante el cuarto partido contra Puerto Rico. Creo que se pudo manejar de otra forma”, dijo Salayandía. 

“Pero al final los muchachos lo tomaron con mucho profesionalismo y mucha gallardía y aunque el dinero no llegará están pensando en representar a Panamá”, agregó. 

Panamá no estaba en el panorama de la Serie del Caribe a menos de una semana de celebrarse el torneo cuando se activaron las alarmas por la creciente crisis política que surgió en Venezuela, que iba a albergar el torneo en Barquisimeto. 

El país centroamericano surgió como opción alterna y albergó la competencia de forma atropellada. Además, se cambió el formato de juego para darle espacio a la representación panameña, que no juega en el certamen desde 1960 y no pertenece a la Confederación, al igual que Cuba. 

Los cubanos, fuera por décadas de la Pequeña Serie Mundial Caribeña, ganaron la Serie del Caribe en el 2015 y no recibieron premiación en su regreso como invitado. 

“Cuba es la excepción porque no puede recibir dinero como tal (por el embargo). Pienso yo que la Confederación jamás pensó que Panamá iba estar en esta situación. Pero se dieron cuenta que Panamá seguía avanzando y no los dijeron dos días antes”, argumentó Salayandía. 

El mandamás de la Probeis también reclamó unos $100,000 que le prometió la Confederación para cubrir los costos de hospeda, transportación y dieta. 

Antes del partido final, ningún representante de la Confederación estuvo disponible para refutar las declaraciones de la federación panameña. 

El puertorriqueño Jorge Bauzá, director de torneo, dijo que no estaba familiarizado con la situación.  

“Eso no me compete. La Confederación le entrega un dinero a la Asociación de Jugadores y una vez se le entrega el dinero, ellos tienen establecido qué hacen con el dinero”, precisó. 

Bauzá mencionó que se tuvieron que gastar unos $100,000 para realizar mejoras al Estadio Nacional Rod Carew.


💬Ver 0 comentarios