Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Era apenas un jovencito jugando en un torneo de hombres. Y con 17 años, Yadier Molina ya enviaba un mensaje detrás del plato en el béisbol de la Coliceba.

Era la temporada de 1999 y los Tigres de Hatillo tenían un pobre arranque con marca de 0-4.

La novena confrontaba problemas con la receptoría y las opciones eran escasas en aquel momento.

El inicialista Luis ‘Prieto’ Rosario conocía de un joven receptor que jugaba en la Legión Americana en Vega Alta. Era Yadier.

Rosario lo recomendó al dirigente Gilberto ‘Gilo’ Avilés, quien lo evaluó en dos partidos de la Legión y salió convencido que podía ayudarlo en el aspecto defensivo.

“Teníamos problemas en la receptoría y necesitábamos a alguien. Lo vi jugar y estaba seguro que podía hacer el trabajo”, recordó Avilés a El Nuevo Día.

“Hablé con el papá y lo dejó jugar. Me dijo que no tenía problemas. Lo firmamos y el equipo enderezó. Clasificamos a la postemporada y llegamos hasta a la semifinal ante Villalba”, agregó.

Yadier jugaba en un torneo repleto de peloteros veteranos. Era el jugador más joven del torneo, pero dejó su huella detrás del plato.

Avilés rememoró la capacidad defensivamente de Yadier, quien pese a su corta edad sobresalía con el guante y el brazo.

“Se veía que iba a ser un tremendo receptor. Tenía una gran habilidad para manejar la trocha, pareciendo un veterano. Y el brazo era potente”, dijo Avilés al señalar que ofensivamente “fue mejorando en el transcurso de la temporada”.

En las gradas no solo los fanáticos seguían a Yadier. Los evaluadores de organizaciones de Grandes Ligas también mostraban interés en verlo jugar.

“Los escuchas me llamaban todas las semanas para saber si iba a jugar. Me pedían permiso para grabarlo”, contó el exjugador de los Atenienses de Manatí en la pelota Doble A.

Y en el verano de 2000 llegó el sorteo de novatos, y el doradeño fue seleccionado en la cuarta ronda por los Cardenales de San Luis. Cuatro años más tarde, Yadier debutó en las Mayores, haciendo su primera aparición en una Serie Mundial.

Considerado el mejor

Y hoy día es considerado el mejor en su posición, sumando cinco Guantes de Oro y cinco participaciones en Juegos de Estrellas con dos títulos de Serie Mundial, a la vez que busca un tercer anillo en esta edición del Clásico de Otoño ante los Medias Rojas de Boston.

“Para mí fue un honor haberlo dirigido. Y siempre se ha mantenido sencillo y humilde. Siempre que me ve me saluda. Me alegra mucho todo lo que ha conseguido en su carrera, porque sé que ha trabajado mucho para alcanzarlo”, destacó Avilés, quien es hermano del exjugador y exdirigente profesional, Ramón Avilés.


💬Ver 0 comentarios