Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Pérez es admirador de Derek Jeter y Carlos Correa. (David Villafañe)

LOÍZA. - Desde finales de los 80 a Puerto Rico no le han faltado receptores de primer nivel en el béisbol de Grandes Ligas, y al parecer, en el futuro cercano tampoco habrá escasez de torpederos.

Cuatro años después de que la Isla tuviera uno de los mejores resultados en el sorteo de novatos de las Mayores, con cuatro selecciones en las primeras tres rondas, incluyendo el histórico primer ‘pick’  del siore Carlos Correa, el 2016 se perfila tan productivo como esa Clase 2012 y nuevamente un campocorto nacido y desarrollado aquí es la figura principal.

Delvin Pérez, un siore de 17 años natural de Medianía Baja, en Loíza, no solo es considerado por MLB Pipeline como una de los mejores 10 promesas para el draft 2016 en toda la nación, sino que algunos entendidos aseguran que en su posición en específico no hay otro jugador de escuela superior de su calibre. Pérez, sin embargo, no siempre fue un siore.

“Siempre había sido un buen pitcher, como hasta la edad de 14 o 15 años”, contó por Delvin, cotizado como un jugador con las llamadas cinco herramientas del béisbol y quien perfila incluso, en opinión de escuchas de béisbol, con opciones a ser escogido en la primera ronda del draft en junio.

“Un día tiré un juego contra Jimmy Andino. Me vio y me dijo que fuera a hacer un tryout para la IBA (academia). Fui, hice el tryout como pitcher, y luego vino Luis Castro (director) y me dijo, ‘pero ven acá, tú no eres siore o algo así’”.

Lo cierto es que Delvin había jugado en dicha posición solo ocasionalmente, pero desde entonces tuvo un verdadero encuentro con la posición. Poco después Pérez entró al equipo FTB de Juncos, dirigido por el veterano hombre de béisbol Roberto ‘Milloíto’ Santana.

Antes fue pitcher

“Me gustaba ser pitcher, pero cuando empecé a jugar siore, me gustó más. Me empezó a ir bien, las manos siguieron fluyendo y me desenvolví bien”.

Delvin se convenció también que como campocorto puede aspirar a un mejor futuro. A Pérez se le atribuyen habilidades defensivas excepcionales y velocidad en las bases.

“Tuve la oportunidad de estar en California y en Tampa, donde jugaron los mejores 200 peloteros de Estados Unidos. Él fue, y verdaderamente no vi un siore de high school con las herramientas que él tiene”, opinó Santana.

“Tira sobre las 93 millas desde el siore (a primera), corre 3.9 y 4 (segundos) de home a primera, y tiene unas manos en el jardín corto, brutales. Un don natural”.

Apenas comienza

Delvin, sin embargo, procura mantener los pies en la tierra y está consciente de que su trabajo apenas ha comenzado, aunque tiene claro su norte.

“Todo los días me levanto pensando que quiero llegar a ser un ‘Grandes Ligas’”, dijo.

“Sinceramente hay que fortalecer todo, porque todavía soy joven. Mi fuerte es correr y el fildeo. El bateo es bueno y siempre estoy en base, pero últimamente lo que me están tirando es curva y tengo que hacer ajustes”.

Conoce más de Delvin Pérez en la edición impresa del domingo de El Nuevo Día


💬Ver 0 comentarios