Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Pérez, de 17 años, es considerado un campocorto de excepcionales habilidades defensivas y un veloz corredor en las bases. (José L. Cruz Candelaria)

El campocorto loiceño Delvin Pérez, considerado por los entendidos del patio como el principal jugador boricua entre los candidatos al sorteo de novatos 2016 en junio, aparece clasificado octavo entre los mejores 100 de todo Estados Unidos según MLB.

Junto a Pérez, quien de paso es el único ‘shortstop’ entre las principales 50 promesas, hay otros dos puertorriqueños en ese centenar. El también siore Luis Curbelo y el segunda base Carlos Cortés, quienes se fueron a estudiar su escuela superior a Florida, están clasificados 98 y 100, respectivamente.

En el caso de Delvin, mejoró dos posiciones con respecto a su clasificación en el ranking de MLB Pipeline a principios de este año, cuando figuraba décimo.

Pérez, de 17 años, es considerado un campocorto de excepcionales habilidades defensivas y un veloz corredor en las bases, que todavía está trabajando por mejorar otros aspectos.

“En el bateo”, contestó al preguntársele en qué le han dicho los evaluadores que ha mostrado mejoría en los últimos meses. “En identificar los pitcheos rompientes. Antes me iba con ellos, pero ahora me estoy quedando atrás (esperando el lanzamiento), y si la veo que es bola la dejo pasar”.

Pérez fue uno de alrededor de dos docenas de jugadores que estuvieron en una reciente práctica del equipo de la Big League, como preámbulo al próximo Torneo de la Excelencia del 4 al 7 de mayo en el Estadio Mariano ‘Niní’ Meaux de Juncos.

Dicho torneo será para muchos la última gran oportunidad de exponer su talento ante los evaluadores de Grandes Ligas, antes del sorteo. Y a poco más de un mes para el draft (9 al 11 de junio), es el bateo precisamente en lo que ha enfatizado Pérez con la ayuda del exjugador de Grandes Ligas y máximo jonronero boricua en la historia de las Mayores, Carlos Delgado.

“Me dijo (Delgado) que la bola tiene que llegar a ti; no tienes que ir a buscarla. Que si la veo que rompe, que me quede atrás, y si la veo bajita y veo que me voy adelante, que siga con ella bajito, me quede atrás pero bajito, y le de”, explicó. “Estoy practicando con él dos veces a la semana en el parque Calcaño Alicea en Bayamón”.

Su rutina diaria, dijo, incluye una sesión matutina en el gimnasio, y luego en las tardes va al parque a correr (pista) y luego a fildear y batear.

Pérez, sin embargo, no es el único nombre destacado por algunos escuchas como candidatos con posibilidad a ser escogidos en el sorteo. Los también campocortos José Miranda y Alexis Torres, los jardineros Francisco del Valle y José Layer, y los receptores Mario Feliciano, Bryan Torres, Alan Marrero, Alberto Schmidt y Luis Colón, son algunos de los que más suenan.

“Hay que trabajar las fallas todos los días, repeticiones, el ‘foot work’, el ‘receiving’, que es lo más particular que necesitamos nosotros los catchers”, dijo por su parte Feliciano sobre el enfoque primordial de su entrenamiento, en la recta final antes del draft.

Feliciano destaca por ser un bateador con poder natural. Tanto así que dijo que ya le plantearon la posibilidad de cambiar de posición, a la incial, algo común que ocurra con los receptores jóvenes con buen bateo. De hecho, el dirigente de la Big League para el Torneo de Excelencia, Jaime Muñoz, indicó que lo utilizará como receptor y como primera base en el certamen de la semana entrante.

“No me han dicho fallas, pero que mejore, lo que yo pueda dar más. Me dijeron que me preparara para el Torneo de la Excelencia y que practicara todo. Especialmente el catcheo, la defensa”, añadió el estudiante de la Carlos Beltrán Baseball Academy.


💬Ver 0 comentarios