Edwin “Sugar” Díaz, de los Marineros. (horizontal-x3)
Edwin “Sugar” Díaz, de los Marineros. (AP)

Cuando Edwin “Sugar” Díaz partió de su pueblo natal de Naguabo hacia a los campos de entrenamientos de los Marineros de Seattle en febrero pasado, tenía un número de salvados en su mente para este año.

“Mi meta eran 40”, recordó ayer el taponero de los Marineros en entrevista con El Nuevo Día. Lucía como un número adecuado para el relevista boricua, cuando venía de rescatar 34 en la temporada anterior. 

En aquel momento en febrero, Díaz jamás imaginó que llegaría a los 40 salvamentos a la conclusión del mes de julio y mucho menos que alcanzaría el récord de rescates en una temporada para un puertorriqueño en la historia de las Grandes Ligas.

El jueves en la noche, el naguabeño igualó la marca de 43 salvados del exrelevista Roberto Hernández al registrar tres ponches y permitir una carrera en la victoria de los Marineros 8-6 sobre los Astros de Houston. 

Hernández estableció el récord en el 1999 con Tampa Bay. Y anoche, Díaz volvió a la loma para quebrar la marca de Hernández con el rescate 44 y así escribir su nombre en la historia del béisbol boricua.

Este es un sueño hecho realidad. Nunca pensé que iba a lograrlo tan rápido, pero he trabajado muy fuerte para estar en esta posición. Gracias a Dios pude empatar el récord de Roberto y si es posible voy a superarlo”, agregó el cerrador antes de quebrar anoche la marca de Hernández en la victoria de Seattle 5-2 sobre Houston.

En apenas su tercera campaña en las Mayores y su segunda como taponero, Díaz lidera ambas ligas en salvados con 44 en medio de una excepcional temporada.

También acumula 96 ponches en 57 entradas con solo 15 boletos gratis. Tiene efectividad de 2.05.

Al subir al montículo el jueves en Houston, Díaz sabía que tenía una cita con la historia. “He estado pendiente a todo lo que se ha publicado en las redes sociales. Así que cuando di el último ponche (a Josh Reddick) sabía que era mi salvado 43 y que había empatado el récord”.

¿Y alguna vez has conocido o hablado con Hernández?, se le preguntó. “Nunca lo he conocido. En estos días leí un reportaje que él habló de mí y me siento contento porque habló bien. Espero algún día saludarlo y conocerlo”.

Restando mes y medio de la fase regular, Díaz tendrá más oportunidades de rescate con los Marineros, quienes batallan por alcanzar, al menos, el segundo comodín de la Liga Americana. Y lleva un buen ritmo para llegar a la cifra de los 50 rescates.

Rumbo a los 50 salvados

En la historia de las Mayores, un total de 16 veces se han registrado 50 salvados o más en una campaña. Jeurys Familia fue el último con 51 en 2016. Francisco Rodríguez posee la marca con 62,

 seguido de Bobby Thigpen con 57.

Díaz confesó que registrar 50 salvamentos es su nuevo objetivo. “Salvar 50 sería un privilegio y una bendición de Dios. Lograr 50 en mi segundo año como cerrador, sería algo grande”, comentó Díaz, de 24 años. “Pienso que tendré más oportunidades de salvar juegos. Es cuestión de ir juego a juego, y aportar un granito de arena para llegar a los playoffs”, dijo el boricua, cuyo conjunto estaba a dos juegos y medio del segundo wild card con marca de 66-50, sin incluir la jornada de anoche.

Mejor comando

Desde el primer día de competencia, el espigado relevista ha

 sido consistente en su desempeño con su potente recta y su efectivo slider. Una de las claves en la temporada, según Díaz, ha sido el buen control en sus lanzamientos. El pasado año regaló 32 boletos con 89 ponches y efectividad de 3.27 en 66 entradas. “Cuando se acabó la temporada reflexioné y hablé con mi padre, que es mi otro coach de pitcheo. Y aunque venía de una buena temporada, entendíamos que tenía que bajar las bases por bolas y decidimos enfocarnos en trabajar mi comando. Lo hice en Loíza (con José “Iche” Santiago) y he logrado bajar las bases y aumentar los ponche”.


💬Ver 0 comentarios