En diciembre Carlos Correa (izquierda) salió airoso del Tribunal Federal en San Juan tras la desestimación de la demanda que radicó en su contra Frankie Higginbotham. (semisquare-x3)
En diciembre Carlos Correa (izquierda) salió airoso del Tribunal Federal en San Juan tras la desestimación de la demanda que radicó en su contra Frankie Higginbotham. (Teresa Canino )

El campocorto boricua de los Astros de Houston, Carlos Correa, y su exrepresentante en asuntos de mercadeo e imagen, Frankie Higginbotham, llegaron a un acuerdo extrajudicial para dar por terminados los pleitos legales entre ambas partes, que comenzaron cuando el jugador finalizó su relación de negocios en enero de 2017.

Los pormenores del acuerdo no han sido divulgados y no fue posible conseguir reacciones de las partes para que comentaran al respecto, pero documentos del Tribunal Federal a los que la prensa tiene acceso confirman que negociaron confidencialmente y dieron por terminado el pleito legal.

La determinación final de la desestimación de la demanda fue con fecha del 26 de septiembre, por orden de la jueza de distrito Aida M. Delgado Colón, cuando el jugador y su equipo de los Astros estaban en la recta final de la temporada regular en el béisbol de Grandes Ligas.

Los pleitos legales comenzaron en enero de 2017, cuando representantes legales del campocorto santaisabelino, contratados por la agencia de peloteros que lo representa (The Legacy Agency), le enviaron una comunicación a Higginbotham sobre la terminación del acuerdo de representación en asuntos de mercadeo e imagen, que databa de 2014.

Un mes después, Higginbotham le envió una carta a Correa y a sus padres detallando los gastos, porcentajes y compromisos incluidos en el acuerdo que supuestamente le debían. En su carta, este ofrecía finalizar el pacto si lo compensaban con unos $750,000. Pero el jugador y su equipo legal respondieron demandándolo en Florida en busca de que el acuerdo de representación exclusiva fuera anulado.

Higginbotham y su empresa contestaron entonces con una contrademanda el 15 de junio de 2017 en el Tribunal Federal de Distrito, en San Juan, alegando incumplimiento y otros reclamos ascendentes a $6,000,000.

Correa y sus representantes también sometieron en la isla una demanda similar a la radicada en Florida, y poco después, en diciembre, la demanda entablada por Higginbothan y CFK Sports fue desestimada por el juez federal Francisco Besosa por falta de jurisdicción. En el ínterin, Higginbotham solicitó sin éxito una reconsideración del juez Besosa y luego radicaría una apelación ante el Primer Circuito de Apelaciones de Boston, que al parecer no continuó su curso cuando ambas partes accedieron a negociar este verano.

Según consta en la lista de casos del Tribunal Federal en San Juan, hace unas semanas, el 18 de septiembre, se hizo una notificación sobre una solicitud de desestimación voluntaria por parte de la familia Correa en torno a la demanda que ellos entablaron contra Higginbotham.

En su solicitud, aseguraban que las partes procuraban la desestimación de sus respectivos reclamos y renunciaban a potenciales contrademandas.

(El reportero Alex Figueroa colaboró en esta historia)


💬Ver 0 comentarios