Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Miguel Cotto tras perder ante Sadam Ali. (AP) (horizontal-x3)
Miguel Cotto tras perder ante Sadam Ali. (AP)

En lo que parecía un mal año para el boxeo profesional puertorriqueño luego de que la isla se quedara sin campeones mundiales, los nuevos rostros sacaron la cara para cerrar el 2017 con un saldo positivo de tres cetros mundiales para el país.

Esos nuevos cetros, junto al retiro del múltiple exmonarca mundial Miguel Cotto, y la conquista de un título de Amanda Serrano en una quinta división, fueron las grandes noticias del año dentro del pugilismo boricua.

En el caso de Cotto, es considerado uno de los mejores púgiles en la historia de Puerto Rico, cuando enfrentó a la ‘crema’ de su generación y conquistó grandes victorias.

Como si se tratara de seguir el libreto de una historia de cine, fue precisamente Cotto quien le devolvió a Puerto Rico su sitial internacional al conquistar el 26 de agosto la corona vacante de las 154 libras, versión de la Organización Mundial de Boxeo, tras derrotar por decisión unánime al japonés Yoshihiro Kamegai en el StubHub Center, de Carson, California.

Antes, en el primer tercio del año, la isla se quedó sin campeones mundiales, al menos entre los varones. El cidreño José Pedraza perdió el 14 de enero su récord invicto y su título junior ligero de la FIB ante el también invicto Gervonta Davis, por nocaut técnico en siete asaltos; el welter boricua radicado en Filadelfia, Danny García cedió el 4 de marzo su faja del CMB al caer por decisión dividida en pleito unificatorio ante el titular de la AMB, Keith Thurman; y el también junior ligero Jason Sosa perdió antes del límite (nueve asaltos) a manos del ucraniano Vasyl Lomachenko el 8 de abril (Sosa tuvo que renunciar antes de esa pelea a la faja de las 130 libras de la AMB).

Así las cosas, no fue hasta que Cotto enfrentó en agosto al japonés Kamegai, que Puerto Rico volvió a contar con un campeón mundial. Ese triunfo del cagüeño le puso freno a una inactividad de casi dos años, toda vez que el seis veces campeón en cuatro divisiones no peleaba desde su revés en noviembre de 2015 ante el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez.

Su victoria ante Kamegai abrió las puertas a las coronas que luego conquistaron Jesús Rojas, Alberto Machado y Ángel ‘Tito’ Acosta, los últimos dos pertenecientes a la empresa promotora de Cotto.

“Arrancamos el año con unas derrotas, y nos quedamos sin campeones mundiales. Eventualmente el año trajo campeones mundiales, o campeones una vez más como el caso de Cotto”, repasó el promotor local, Peter Rivera. “Diría que en términos generales hay que decir que fue un gran año para el boxeo, porque hoy día tener campeones mundiales no es tan fácil. Como está el boxeo a nivel mundial, tenemos que sentirnos contentos a pesar de todo, pues ha habido bastante boxeo en la isla, y el hecho de que cerremos el año con varios campeones es algo positivo”.

Rojas se adjudicó el 15 de septiembre el campeonato interino del peso pluma, versión de la AMB, al noquear al dominicano Claudio Marrero. Machado le siguió el 21 de octubre al conquistar la faja de las 130 libras de la AMB, tras noquear en ocho asaltos a Jezreel Corrales. Mientras, la misma noche que Cotto se despedía de los cuadriláteros, en una de las peleas preliminares, Acosta se adueñó del título junior mosca de la OMB al derrotar por nocaut técnico en el décimo asalto al mexicano Juan Alejo.

Dos campeones con Cotto

Rivera, destacó, además, que fue un gran año para Cotto y su empresa promotora.

“Se empezó a ver el fruto del trabajo y el esfuerzo, al tener dos campeones mundiales por primera vez en su empresa después de tantos años, y justo en el momento de su retiro como boxeador profesional. Ojalá se pueda dedicar de lleno como promotor a seguir trabajando con los muchachos jóvenes”.

En otras palabras, aunque su adiós como peleador no fue el que hubiera querido, Cotto se encargó de que hubiera un adecuado pase de batón con dos monarcas de su propia escuadra.

En el ‘ring’, a pesar del revés por decisión unánime el 2 de diciembre ante Sadam Ali, Cotto se retiró como uno de los grandes del boxeo internacional, tras haber reinado en su longeva carrera en las divisiones de las 140, 147, 154 y 160 libras. El cagüeño, que terminó con récord de 41-6 y 33 nocauts en casi 17 años de trayectoria, es el único boricua al momento en haber conquistado coronas mundiales en cuatro divisiones.

Pero también Amanda Serrano reclamó protagonismo en 2017 al hacer historia al coronarse en cinco divisiones del boxeo profesional. Serrano noqueó el 22 de abril a la dominicana Dahiana Santana para obtener el cetro vacante de las 118 libras de la OMB. Venía de adjudicarse en 2016 su tercera y cuarta corona. Ahora es la reina en 118, 122, 126, 130 y 135 libras.

“El 2018 creo que va a ser un año bueno. Espero que peleadores como Tito Acosta y Machado se puedan mantener de campeones mundiales para que les sirva de motivación a los otros muchachos que vienen subiendo. Tengo fe de que sea un gran año para Félix Verdejo como peleador”, agregó Rivera.

Año crucial para Verdejo

Rivera dijo que todavía hay que contar con Verdejo, aunque reconoce que el 2017 fue un año errático para ‘El Diamante’, ya que al igual que en el 2016, se esfumó la ansiada oportunidad titular ante el campeón de las 135 libras de la OMB, Terry Flanagan.

“Va a tener que hacer ajustes y reencontrarse si quiere llegar (a un título mundial) porque el tiempo se le está pasando”.

En términos generales de cara al 2018 el promotor ve mejores oportunidades para Christopher ‘Pitufo’ Díaz, que el 9 de diciembre se hizo campeón regional superpluma de la NABO. “La compañía (Top Rank) está contenta con él y lo van a mantener activo. Tiene una pelea a principios de año y el 2018 va a ser importante para su carrera. Dios quiera sea de impacto. El chamaco está enfocado”, reconoció Rivera.


💬Ver 0 comentarios