Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El alegado arreglo de combates durante las Olimpiadas de Rio 2016 sigue bajo investigación. Los 36 jueces y referís que participaron en dicha justa fueron suspendidos mientras se realiza la pesquisa. (AP) (horizontal-x3)
El alegado arreglo de combates durante las Olimpiadas de Rio 2016 sigue bajo investigación. Los 36 jueces y referís que participaron en dicha justa fueron suspendidos mientras se realiza la pesquisa. (AP)

La posibilidad de que se hubiesen realizado combates de boxeo amañados durante los Juegos Olímpicos Río 2016, e incluso antes, es algo que el presidente de la Federación de Boxeo de Puerto Rico, José “Chicky” Laureano, no descarta.

Sin embargo, sobre las recientes amenazas del Comité Olímpico Internacional (COI) de dejar al boxeo fuera de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 y de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, basado en estas sospechas y en malos manejos administrativos en el seno de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), entre otras irregularidades, Laureano cree que no se harán realidad.

“Lo que dice el presidente (del COI, Thomas Bach) creo que lo hace para meter presión por unas cosas que ocurrieron con el presidente anterior y que han estado equivocadas”, manifestó Laureano a El Nuevo Día.

El domingo Bach dijo en una rueda de prensa en Corea del Sur que la entidad que dirige estaba “extremadamente preocupada” por problemas éticos y de liderazgo en la AIBA, ente rector del boxeo aficionado en el mundo.

Las expresiones de Bach surgieron luego de una reunión del Comité Ejecutivo del COI antes de las Olimpiadas de Invierno.

Según Bach, el COI tiene serias preocupaciones sobre la AIBA en áreas como sus procesos de gobernanza, asuntos financieros, controles antidopaje y temas relacionados con arbitraje y jueces.

De hecho, desde fines del pasado año, los pagos del COI a la AIBA permanecen congelados. Y desde poco después de los Juegos de Río, los 36 jueces y árbitros que participaron en dicha justa fueron todos suspendidos y puestos bajo investigación.

Para agravar el asunto, el nuevo presidente interino, el uzbeco Gafur Rakhimov, ha sido identificado por la Oficina del Tesoro de Estados Unidos como un individuo ligado al crimen organizado y al tráfico de heroína, según reportó el diario británico The Guardian.

Laureano explicó que el 26 y 27 de enero estuvo en Dubai, donde la AIBA se reunió tras la renuncia del pasado presidente, Wu Ching-kuo.

El exdirigente taiwanés, según contó Laureano, incurrió en prácticas indebidas al tomar préstamos a nombre de la AIBA y fue denunciado en un tribunal suizo. Al renunciar en noviembre, se nombró interinamente a Franco Falcinelli hasta la reunión de enero en que Rakhimov le sustituyó.

Según Laureano, quien cuenta con voz y voto en la AIBA, en Dubai no fue necesario votar pues los estatutos indican que el vicepresidente con mayor antigüedad se declara como interino.

“Creo que hay que darle espacio al interino para ver cómo trabaja, porque lo que va es una semana y pico. Pero si son un hecho las imputaciones en su contra, una persona con ese pedigrí no puede estar al frente. Entonces, deberíamos elegir a una mejor persona en noviembre, cuando son las próximas elecciones”, dijo Laureano.

Sobre los supuestos arreglos de combates en Río, el líder federativo expresó que hay muchas razones para creer que ocurrieron.

“El proceso comenzó un año antes, en las clasificaciones, y ese elemento se vio. Daban como ganador al que no ganó. Había atletas con posibilidades reales de medalla que ni siquiera llegaron a la Olimpiada y ahí comenzaron las evaluaciones”, afirmó Laureano.

Pero, aún así, no cree que el COI cumpla su amenaza.

“Viendo como otras federaciones han pasado por peores situaciones, no creo que saquen al boxeo del 2020, aunque entiendo que el COI tenga una preocupación genuina”, finalizó.


💬Ver 0 comentarios