Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (semisquare-x3)
El joven púgil zurdo es el primer sembrado en las clasificaciones juveniles de USA Boxing en las 141 libras. (Jorge Ramirez Portela)

Desde muy pequeño, John Bauzá quería ser boxeador como su padre. Pero no fue hasta que su familia se mudó de Cataño a North Bergen, New Jersey que su progenitor accedió a que incursionara en el deporte de las narices chatas. Y, a juzgar por los logros que ha conseguido como aficionado el joven de 17 años de edad, Juan Bauzá tomo la decisión correcta.

Actualmente John es considerado uno de los peleadores más prometedores en el programa de boxeo aficionado de Estados Unidos (USA Boxing, como se le conoce en inglés).

El joven púgil zurdo es el primer sembrado en las clasificaciones juveniles de USA Boxing en las 141 libras. El próximo mes de octubre, John formará parte del equipo estadounidense que participará en el Mundial de Boxeo Juvenil Aficionado a celebrarse en Rusia.

Nada mal para un joven cuyo mismo padre pensaba que no tenía pinta de púgil.

“Cuando él era bien chiquito, yo me lo llevaba al gimnasio de boxeo de Cataño, para que corriera por allí en lo que yo entrenaba”, recordó Juan sobre el precoz interés que su vástago mostró hacia el boxeo. “A los nueve años empezó a decirme que quería entrenar (como boxeador). Pero yo le veía la carita y pensaba: ‘Na, este muchachito no tiene cara de boxeador. No aguanta ese tren’”.

La historia está demostrando lo contrario.

Cuando John tenía 10 años, su familia se mudó a North Bergen, donde al día de hoy aún residen.

“Al lado de donde yo alquilé un apartamentito, había un gimnasio de boxeo”, relató el pasado viernes Juan, quien se encontraba de visita en la Isla junto a su hijo. “Cuando se enteró, entonces él se puso bien contento con venirse a vivir acá”, agregó el padre, quien para esa esa época ya había colgado los guantes como boxeador aficionado.

“En Puerto Rico mi papá no quería que yo boxeara porque él no tenía tiempo para dedicarme en eso. Pero cuando nos mudamos me dio permiso y me ayudó”, explicó John, quien aún tiene muchos recuerdos de sus primeros nueve años de vida en Las Vegas, Cataño. “Ya en Nueva Jersey, pues él pudo sacar mucho tiempo para entrenarme. Cuando nos fuimos para allá fue que comenzó mi carrera como tal”.

El ascenso de John fue impresionante. Ganó siete veces tanto el torneo Guantes Dorados de Nueva Jersey como el campeonato estatal. Además fue cuatro veces campeón estatal Guantes de Plata. 

“Y en verano (del 2015) vine a Puerto Rico y gané la Copa Wilfredo Gómez”, agregó el púgil.

Quizás su mayor logro hasta el momento lo alcanzó el pasado 10 de enero, cuando conquistó el título júnior welter del torneo nacional juvenil de USA Boxing, celebrado en el hotel Grand Sierra Resort en Reno, Nevada. 

John ganó sus cinco peleas, incluyendo la final contra Branden Pizarro, para coronarse campeón nacional 141 libras. También fue seleccionado como el Boxeador Juvenil Más Destacado del torneo.

“La final fue una pelea un poco fuerte, pero la gané 3-0, por decisión unánime”, relató John el pasado viernes, luego de una sesión de entrenamiento leve en el gimnasio municipal Félix Pagán Pintor, en Guaynabo.

El próximo mes de abril, John participará en el torneo nacional Guantes Dorados. Luego irá al Mundial Juvenil en Rusia, en octubre.

Y, de todo salir de acuerdo al plan de Juan y John, el joven esgrimista zurdo daría el salto al profesionalismo tras su participación en el Mundial Juvenil.

“Quiero hacer una carrera profesional. Ya tengo 178 peleas. Creo que es tiempo. Me siento preparado”, dijo John.


💬Ver 0 comentarios