El excampeón mundial José Pedraza retomó de inmediato su entrenamiento tras el embate del huracán María, gracias a que el Gimnasio Municipal de Boxeo Nicolás “El Puma” Ortiz, de Cidra, no sufrió daños mayores. (horizontal-x3)
El excampeón mundial José Pedraza retomó de inmediato su entrenamiento tras el embate del huracán María, gracias a que el Gimnasio Municipal de Boxeo Nicolás “El Puma” Ortiz, de Cidra, no sufrió daños mayores. (Aurora Rivera Arguinzoni)

Cidra - Para no perder el enfoque, luego del paso del huracán María por Puerto Rico, el púgil José ‘Sniper’ Pedraza retornó tan pronto pudo al gimnasio y retomó sus entrenamientos con miras a encontrar lo antes posible un rival con quien pelear por primera vez en las 135 libras.

Por fortuna para él, ni su residencia ni el Gimnasio Municipal de Boxeo Nicolás “El Puma” Ortiz Flores de Cidra, donde entrena, sufrieron daños mayores.

“No la pasamos tan mal comparando con todo el desastre aquí en Cidra y escuchando de otros pueblos. (Ocurrió) Lo normal, un poco de agua por las ventanas, un poco de derrumbe en una terraza vieja que esperábamos, pero de verdad que no fue nada comparado con otros lugares. Estuve en Parcelas Gándaras 2, en Cidra. En el sector hubo mucho desastre, muchas casas en madera que se fueron, por eso digo que, comparado con lo ocurrido a mi alrededor y en otros pueblos, no me pasó nada”, indicó a El Nuevo Día durante una visita posterior al huracán para verificar el estado de las instalaciones deportivas en Cidra y pueblos limítrofes.

María azotó Puerto Rico los días 19 y 20 de septiembre. En Cidra la mayoría de las calles, carreteras y caminos quedaron intransitables por la caída de árboles, postes del tendido eléctrico y derrumbes. Muchas casas y estructuras de madera quedaron destruidas. Inicialmente, instalaciones esenciales como el Hospital Menonita de Cidra, el Parque de Bombas y el mismo centro de Operaciones de Emergencia municipal quedaron con sus accesos bloqueados.

El alcalde del municipio, Javier Carrasquillo, estimó preliminarmente que las pérdidas en instalaciones deportivas de ese pueblo están entre los $3.5 y $4 millones.

En el gimnasio de boxeo se dañó parte del piso de madera debido a la entrada de agua y una puerta tendrá que ser remplazada, pero nada que impida al atleta seguir entrenando.

“Nosotros entrenamos con la luz del sol, así que la falta de electricidad ni nada nos va a impedir que entrenemos. El miedo mío era que el gimnasio no estuviera en condiciones para entrenar, pero vinimos y pudimos ver que sí se puede. La parte de allá (el piso en el lado sur del cuadrilátero) estaba inundada, pero ya bajó un poco”, detalló Pedraza.

“Poco a poco caemos nosotros en tiempo, en condición, y el pueblo también poco a poco va a caer en tiempo”, aseguró.

Por su parte Luis Espada Rosado, padre, manejador y entrenador del boxeador, adelantó que ya ha iniciado conversaciones en busca de nuevos combates.

“Hay unas negociaciones pendientes y no queremos que nos cojan desprovistos. Vamos a estar peleando en las 135 libras; sería su primera pelea en esa categoría, tratando de estar en los primeros ‘rankings’ para poder ostentar una pelea de título mundial lo más pronto posible”, señaló.

El 14 de enero Pedraza perdió el título mundial superpluma de la FIB frente a Gervonta Davis, quien le quitó además el invicto que ostentaba desde que debutó en 2011. Espada Rosado dijo que aun no hay acuerdos con ninguna organización, ni cuentan con posibles contrincantes, por lo que quieren estar preparados para poder pelear contra cualquier rival.

“Estaríamos pelando con los que nos ofrezcan”, dijo.


💬Ver 0 comentarios